Enfermedad neumocócica en infantes:

Importancia de la vacunación
JPEG - 2.5 KB
Gerardo J. Tosca-Claudio, MD, FAAP
Immediate Past President & CME Coordinator
Puerto Rico Pediatric Society
Nicklaus Children’s Hospital (MCH) Ambassador
AAP - PR Chapter - Executive Committee
Centro Pediátrico Paseos
787.999.0889

La enfermedad neumocócica es una infección desencadenada por la bacteria streptococcus pneumoniae (S. pneumoniae), también llamada neumococo. La infección puede causar neumonía, infección de la sangre (bacteriemia / sepsis), infección del oído medio (otitis media) o meningitis bacteriana.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define que la enfermedad neumocócica es causa de muerte entre bebés y niños menores de 5 años y que se puede prevenir con una vacuna.

Clasificación de enfermedad neumocócica

Hay dos tipos principales de enfermedades neumocócicas:

1) Enfermedades neumocócicas no invasivas:
Estas pueden ser menos serias que la enfermedad neumocócica invasiva y ocurren fuera de los órganos significativos o de la sangre. La bacteria S. pneumoniae puede diseminarse desde la nasofaringe (nariz y garganta) hasta el tracto respiratorio superior e inferior y puede causar:

  • Otitis media: infección del oído medio; inflamación del oído medio, generalmente con acumulación de líquido en el oído medio, hinchazón del tímpano, dolor de oídos. Si el tímpano está perforado, hay drenaje de pus en el canal auditivo; y
  • Neumonía no bacteriémica: infección del tracto respiratorio inferior sin propagación detectable de organismos al torrente sanguíneo.

2) Enfermedades neumocócicas invasivas (ENI):
estos tienden a ser más graves y se producen dentro de un órgano principal o en la sangre. Los ejemplos de ENI incluyen:

  • ­Bacteremia (sepsis): infección bacteriana de la sangre. La bacteriemia describe la presencia de bacterias vivas en la sangre, mientras que la sepsis sugiere una infección sanguínea que se asocia con fuga capilar, shock y un mayor riesgo de muerte;
  • Meningitis: inflamación de las meninges, que son las 3 membranas que cubren el cerebro y la médula espinal; y
  • Neumonía bacteriémica: inflamación de uno o ambos pulmones, con neumococo en el torrente sanguíneo.

Epidemiología e importancia de la prevención

De acuerdo con la OMS, hasta 1.6 millones de personas mueren cada año en todo el mundo como resultado de enfermedades neumocócicas, y cerca de la mitad de ellas son niños menores de 5 años en los países en desarrollo. La OMS clasifica la enfermedad neumocócica como un motivo importante de mortalidad y morbilidad.

La enfermedad neumocócica causa 2 muertes cada hora entre los niños menores de 5 años en las Américas cada año, de acuerdo con la OPS (Organización Panamericana de la Salud).

Según la OMS, la vacunación es la única herramienta disponible para prevenir la enfermedad neumocócica. La OMS incluye que “el desarrollo reciente de resistencia microbiana prevalente a antibióticos esenciales subraya la necesidad urgente de vacunas antineumocócicas más eficientes”.

Vacunas antineumocócicas

La enfermedad neumocócica es contagiosa, lo que sugiere que se propaga de persona a persona. Puede conducir a diferentes tipos de problemas de salud, incluidas infecciones graves en los pulmones, en el revestimiento del cerebro (meningitis), en la columna vertebral y en la sangre.

La enfermedad neumocócica es específicamente peligrosa para bebés, adultos mayores y personas con ciertas condiciones de salud. La vacunación es sin lugar a dudas la mejor manera de prevenir la enfermedad neumocócica y sus posibles complicaciones.

Quiénes deben vacunarse
Todos los bebés, niños pequeños y adultos de 65 años en adelante tienen que recibir la vacuna antineumocócica.

Las vacunas antineumocócicas son también recomendadas para personas que:

  1. Tienen condiciones de salud a largo plazo, como enfermedad cardíaca o asma;
  2. Tienen sistema inmune debilitado; y
  3. Fuman cigarrillos.

Vacuna PCV13
Se recomienda la vacuna PCV13 para:

  • Todos los adultos mayores de 65 años (1 dosis);
  • Todos los niños menores de 2 años (4 dosis); y
  • Niños y adultos de 2 a 64 años que tienen condiciones de salud particulares (las dosis pueden variar).

Existen vacunas también para adultos, por lo que también debemos informar a los pacientes sobre las mejores opciones de protección tanto para los niños como para la familia en general.

Quiénes no deben vacunarse
No debe vacunarse contra el neumococo a las personas que han tenido una alergia grave a esa vacuna antineumocócica específica o a alguno de sus componentes. Por eso, es importante verificar lo siguiente antes de la vacunación si la persona:

  • Tiene alergias graves de cualquier tipo;
  • Está embarazada; y
  • En los casos de pacientes enfermos puede ser recomendable esperar hasta que ocurra una mejoría antes de proceder con la vacunación.

Efectos secundarios en vacunas neumocócicas
Los efectos secundarios de las vacunas neumocócicas son generalmente moderados y desaparecen en un par de días.

Los efectos secundarios que podemos observar en niños son:

  • Enrojecimiento o hinchazón donde se puso la inyección;
  • Somnolencia;
  • Falta de apetito;
  • Fiebre moderada; y
  • Agitación.

Los niños pequeños que reciben la vacuna PCV13 al mismo tiempo que la vacuna contra la influenza pueden estar en mayor riesgo de sufrir convulsiones debido a la fiebre.

Comentario

Es importante que podamos contar con la información adecuada sobre los riesgos de la enfermedad neumocócica para poder instruir y orientar a nuestros pacientes –o, en el caso de los niños, a sus padres– sobre la importancia de la vacunación, e informarles que recibir una vacuna antineumocócica es mucho más seguro que contraer la enfermedad neumocócica.

JPEG - 20.9 KB
Micrografía electrónica de streptococcus pneumoniae (CDC).
Copyright 2019 GALENUS REVISTA All rights reserved. | Contacto |  RSS 2.0