Editorial Invitado

Las infecciones, el cáncer y la medicina preventiva

JPEG - 3.3 KB
Prof. Harald zur Hausen, DSc, MD
Profesor Emérito, Centro Alemán de Investigación en Cáncer, Heidelberg
Premio Nobel de Fisiología y Medicina 2008

Los esfuerzos globales en investigación médica son muy importantes. Los resultados de miles de estudios científicos permiten conocer cada vez con mayor detalle los llamados misterios de la naturaleza.

En oncología en particular, es mucho lo que se ha avanzado en buena parte del siglo pasado y en el actual. El desarrollo científico ha permitido que se estudie y conozca más de una serie de enfermedades que se agrupan bajo la denominación “cáncer”.

La enfermedad oncológica o cáncer, definido como un descontrol en el desarrollo de algunas células en particular, se ha podido diagnosticar y clasificar cada vez mejor. Del mismo modo, se están determinando, aún con mayor detalle, cuáles pueden ser las causas y razones en el desarrollo del cáncer y los tumores. Entre las múltiples probables etiologías se pueden considerar factores genéticos, del medio ambiente o de las costumbres personales como puede ocurrir con el empleo del tabaco, entre otros.

Estudios realizados en las últimas décadas han determinado cada vez mejor, la relación que existe entre los procesos infecciosos y el cáncer. Es así que en la actualidad podemos decir con autoridad que el 21% de la incidencia global del cáncer está relacionado a procesos infecciosos. Entre estos más de un 60% son virus, seguidos por la bacteria Helicobacter pylori con cerca de un 35% y en un porcentaje cercano al 1%, los parásitos.

En medicina en general y en cáncer en particular, es actualmente más claro que se debe de dar énfasis a la medicina preventiva. Esto ya está ocurriendo con importante éxito en algunas sociedades.

Dentro del desarrollo de la medicina preventiva está el empleo de las vacunas. En el caso de cáncer e infecciones, se debe resaltar el empleo de las vacunas para aquellos virus que producen infecciones y que están directamente relacionados a algunas manifestaciones de cáncer. En ese sentido se ha determinado que cerca del 60% de aquellos procesos oncológicos causados por infecciones virales son prevenibles al usar vacunas, ya que estas permiten evitar el factor causante: la infección.

Si bien este es un paso inmenso en la medicina preventiva, queda aún mucho por hacer y por conocer.

El Doctor Harald zur Hausen recibió el Premio Nobel 2008 por el descubrimiento del rol causante de los virus del papiloma humano en el cáncer del cuello uterino que llevó al desarrollo exitoso de una vacuna contra HPV.