Suplemento Especial Sociedad Puertorriqueña de Endocrinología y Diabetología

Hirsutismo:

Algunas consideraciones para su evaluación y terapia

JPEG - 5 KB
Lilian González de Pijem
Especialista en Pediatría y Endocrinología Pediátrica Profesora y Jefe de Sección de Endocrinología Pediátrica, Escuela de Medicina UPR

El hirsutismo es la aparición de vello terminal en las mujeres, siguiendo una distribución masculina. Afecta a cerca del 5% al 10% de las mujeres. Es imperativo determinar su causa para poder establecer un tratamiento definitivo.

Etiología

Clásicamente se considera que el hirsutismo puede tener un origen a nivel adrenal u ovárico, que a su vez produce una alteración (elevación) en los niveles de andrógenos. Las causas adrenales incluyen el síndrome de Cushing, tumores que producen andrógenos e hiperplasia adrenal congénita, más comúnmente por la deficiencia de la 21-hidroxilasa.

Las causas ováricas del hiperandrogenismo incluyen el síndrome de ovarios poliquísticos (PCOS) y los tumores de ovarios. Otras etiologías que hay que considerar son el síndrome hiperandrogénico-insulinoresistenteacantosis nigricans (HAIRAN), la hiperprolactinemia que aumenta el sulfato de la dehidroepiandrosterona (DHEA) y el uso de medicación androgénica.

El 20% de las pacientes que visitan a un médico debido a un hiperandrogenismo pueden presentarse con hirsutismo idiopático (IH), con niveles normales de andrógenos y función ovárica normal. Se cree que en estas jóvenes puede haber un aumento de la actividad androgénica periférica. El IH comienza gradualmente en la pubertad y progresa lentamente. El hirsutismo también puede ocurrir en mujeres premenopáusicas por una disminución de la producción de estrógenos con una producción continua de andrógenos.

Patogénesis

El hirsutismo se atribuye a la producción excesiva de andrógenos, o a un aumento en la sensibilidad de los folículos pilosos al andrógeno circulante.

Síntomas

Las jóvenes presentan un aumento del vello terminal en los lados de la cara, labio superior, barbilla, hombros, esternón y abdomen superior. Puede, o no, haber alteraciones en el ciclo menstrual. También se debe evaluar cualquier signo o síntoma de virilización como acné, amenorrea u oligomenorrea, cambios en el timbre de voz, disminución del tamaño del busto, clitoromegalia, entre otros.

Pruebas para el diagnóstico

La evaluación de laboratorio debe incluir niveles de andrógenos, testosterona, DHEA-S, niveles de 24 horas para cortisol libre en orina, estimulación con ACTH para medir la 17-OH-progesterona, LH, FSH, niveles de prolactina y TSH. Además, con un examen de ultrasonido pélvico se podrá detectar ovarios poliquísticos o una tumoración o neoplasia ovárica. MRI o CT del área adrenal también es útil en el diagnóstico.

Tratamiento

Antes de comenzar ningún medicamento se recomiendan una buena dieta y ejercicio. La obesidad en la parte superior del cuerpo se asocia a niveles bajos de la globulina que fija las hormonas sexuales, lo que aumenta la testosterona libre. También se han utilizado cremas o métodos depilatorios, láser, etc.

Entre los medicamentos más utilizados están las pastillas anticonceptivas, los bloqueadores de andrógenos como la espironolactona, el acetato de ciproterona, los inhibidores de la 5-alfa-reductasa, los glucocorticoides (cuando la causa es una hiperplasia adrenal), entre otros.

Conclusión

El hirsutismo es una manifestación que requiere una evaluación profunda antes de inciarse el tratamiento especializado.