Temas de Interés

La importancia del ahorro energético en un hospital sostenible

y la certificación Leed Platinum para hospitales

JPEG - 5.2 KB
Sergio Villanueva-Meyer, BArch, MBC
LEED AP BD+C sergiovm@outlook.com

Cada día hay más conciencia en los ejecutivos y administradores hospitalarios sobre la importancia del impacto ambiental de sus edificaciones. El costo de operación y de mantenimiento de un hospital es alto y las decisiones que se tomen durante la etapa de diseño pueden reducir los costos significativamente.

Es importante tener en cuenta que un 80% de los costos de un hospital ocurren luego de que ya esté construido; y a pesar de que las etapas de su diseño y construcción solo comprenden un 20% de ese gasto, las decisiones que se tomen en estas etapas afectarán mucho el costo operativo durante toda su vida útil.

Citaremos el ejemplo del Dell Childrens’ Medical Center (DCMC) en Texas, que fue el primer hospital en obtener la certificación LEED Platinum de USGBC (United States Green Builidng Council), la certificación más alta y difícil de alcanzar. Este hospital, que abrió sus puertas en 2007, logró 86 de los 110 puntos LEED posibles en la categoría LEED Healthcare. De ellos, 23 puntos se relacionaron con el consumo energético del hospital. El centro médico, de 503 000 pies2 y 169 camas, ubicado en un terreno de 32 hectáreas, tuvo un costo de construcción de 200 millones de dólares. Durante la construcción, se recicló el 92% de sus residuos, que fueron 32 000 toneladas. Se usaron materiales locales como piedra caliza y arenisca en los exteriores y los materiales de acabado fueron en su mayoría de rápida renovación y con bajos niveles de compuestos orgánicos volátiles. Además, se redujo el consumo energético, ya que la luz natural predomina en el 80% del hospital, reduciendo el uso de luz artificial innecesaria.

Una de las característica más interesantes del hospital fue la instalación de una planta de calor y energía (CHP) productora de toda la electricidad, agua refrigerada y vapor, capaz de abastecer el 100% de las necesidades energéticas del centro médico. Esta planta de cogeneración usa una técnica eficiente, no contaminante y confiable de generación eléctrica y térmica que reduce la emisión de los gases de efecto invernadero. El sistema CHP usado (Mercury 50) es considerado 75% más eficiente que las plantas de carbón tradicionales. Además, mejora la confiabilidad de la energía eléctrica ya que usa el suministro de la red eléctrica comercial como respaldo y fuente complementaria de potencia.

Se requiere un esfuerzo multidisciplinario de especialistas comprometidos con el medio ambiente para lograr resultados como estos. Esperamos que continúe este compromiso y que crezca la lista de los hospitales con certificación LEED en Puerto Rico y el mundo ya que los beneficios son positivos no solo para el ambiente y la salud de los habitantes; también significan un ahorro económico atractivo a mediano y largo plazo.