Editorial Invitado

Importancia de integrar la información médica, física y mental

JPEG - 3.5 KB
Ingrid Alicea Berrios, MD
Especialista en Psiquiatría Presidenta Academia de Psiquiatría de Puerto Rico Presidenta Asociación Psiquiátrica Americana Capítulo de Puerto Rico Presidenta Capítulo de Psiquiatría del Consejo de Disciplinas Médicas del Colegio de Médicos Cirujanos
e-mail: ingridalicea@yahoo.com

Los problemas de salud física y salud mental muchas veces pueden estar relacionados entre sí y es importante que ambos sean evaluados y estudiados en toda su magnitud. Para brindar un servicio médico humano y de calidad, tenemos que partir de la realidad de que cada paciente es un individuo en el que se conjuga mente y cuerpo.

Por otro lado, conocedores de la magnitud de las cifras sobre personas afectadas por problemas de salud mental en Puerto Rico, y en nuestra condición de especialistas en Psiquiatría, debemos estar muy atentos a que la mayor parte de la población se beneficie de un servicio profesional del mejor nivel.

La psiquiatría ha tenido avances importantes y significativos en las dos últimas décadas, los que le han ganado a esta especialidad médica el respeto tanto de la sociedad como de los médicos de otras especialidades. Los conocimientos científicos que tenemos en la actualidad acerca del cerebro y de su funcionamiento, así como de las enfermedades mentales, han permitido, que poco a poco, la población le haya perdido el miedo al estigma de la enfermedad mental eliminándose así las fantasías que muchas veces le impedían al paciente obtener el tratamiento necesario.

En la actualidad sabemos, en base a resultados de investigaciones, que los procesos de los pensamientos, además de reflejarse en la conducta del ser humano, se fundamentan en el funcionamiento del cerebro y que esta es la base del tratamiento psiquiátrico. El médico psiquiatra, con preparación en Medicina General, con conocimiento del funcionamiento del cuerpo humano, con años de estudios de especialización que incluyen genética, neurofisiología, neuropsicofarmacología, neuroimágenes, con estudios de la conducta, psicodinámica y psicoterapia, entre otros, es el profesional de la salud más preparado y capacitado para el diagnóstico, prevención y tratamiento de las enfermedades mentales. Del mismo modo, el manejo de los nuevos psicofármacos, la combinación de estos, el conocimiento de las interacciones entre medicamentos y las nuevas modalidades de tratamiento requieren de un peritaje que solo el psiquiatra posee.

Adicionalmente, por tratar y evaluar los trastornos de la conducta y del cerebro, la psiquiatría adquiere una relevancia que va más allá de la medicina, relacionándose así con todas las ciencias que estudian, desde diferentes perspectivas, al ser humano. Es una especialidad en la que se trabaja de forma comprensiva con el paciente y se incluye el trabajo multidisciplinario con otros médicos, psicólogos, trabajadores sociales, además de otros profesionales de la salud. Todo esto sin olvidar el aspecto espiritual del paciente, en el que se incluye al guía espiritual, sin que importen su credo o religión. Por ello, la función del psiquiatra es insustituible.

Los avances requieren mención y difusión. La Academia de Psiquiatría de Puerto Rico, que está compuesta por tres prestigiosas organizaciones: la Asociación Americana de Psiquiatría-Capítulo de Puerto Rico, la Asociación Americana de Psiquiatras de Niños y Adolescentes -Capítulo de Puerto Rico y la Sección de Psiquiatría de la Asociación Médica de Puerto Rico, tiene como misión y uno de sus objetivos principales el difundir conocimientos y brindar educación médica continua de excelencia, en beneficio de la población local.