Suplemento Psiquiatría

Doctor, estoy ganando peso con el medicamento ¿qué puedo hacer?

Intervenciones farmacológicas cuando hay aumento de peso con los psicotrópicos

JPEG - 25.3 KB
Michel Woodbury Fariña, MD
Especialista en Psiquiatría Profesor Asociado, Departamento de Psiquiatría, RCM-UPR michel.woodbury@upr.edu

Muchos medicamentos psiquiátricos se asocian con aumento de peso. Así parece suceder en especial con los antipsicóticos más nuevos y de segunda generación. Aunque todos pueden estar asociados con un aumento de peso, han sido señalados en especial la olanzapina y la clozapina. Si bien este artículo se limita al ejemplo de la olanzapina, las intervenciones pueden ser extrapoladas a cualquier psicotrópico que pueda haber causado aumento de peso.

Posibles mecanismos del aumento de peso

No se conoce el mecanismo exacto que explique el aumento de peso con estos medicamentos, sobre todo debido a que hay muchos mecanismos relacionados con el control de peso. Por ejemplo, hay señales de adiposidad de leptina e insulina, señales metabólicas de glucosa, aminoácidos y ácidos grasos libres, señales neuronales y hormonales de saciedad como distensión gástrica, CCK, PYY, GLP-1, así como la ghrelina (“hormona del apetito”). También hay factores como el metabolismo, la termogénesis y la actividad física, así como factores emocionales y cognitivos. También se han implicado las bacterias intestinales. Además, la olanzapina tiene un perfil tan amplio de receptores que ha sido difícil localizar los receptores exactos responsables del aumento de peso. Sabemos que el aumento de peso se ve temprano en el tratamiento con este medicamento por haber un aumento del apetito, casi insaciable, en especial para los dulces, y esto es predictivo para el posterior aumento de peso durante los siguientes 9 meses. Una intervención inicial puede ser cambiar a otro medicamento de la clase de antipsicóticos de segunda generación que se asocia con menor aumento de peso, como ziprasidone. También se viene sugiriendo el uso de los antipsicóticos de primera generación como la perfenazina, que no se asocia con tanto aumento de peso. Sin embargo, muchas veces los pacientes tienen que permanecer en la olanzapina debido a su eficacia como antipsicótico. Para ellos se han estudiado medicamentos que pueden usarse para compensar la ganancia de peso.

Posibles intervenciones terapéuticas

Es necesario señalar que las siguientes son utilizaciones fuera de etiqueta ya que ningún medicamento ha sido aprobado por la FDA para contrarrestar el aumento de peso asociado con antipsicóticos. Sin embargo, las opciones que se presentan a continuación han sido objeto de estudios que apoyan su uso en esta indicación. No se presenta la descripción detallada de los efectos secundarios de estos medicamentos (para eso por favor, consulte el prospecto aprobado por la FDA).

Topiramato, medicamento aprobado por la FDA para la epilepsia y la migraña. Se ha demostrado en estudios que reduce el apetito y controla el aumento de peso asociado a antipsicóticos atípicos. Para ver cualquier efecto sobre el peso uno tiene que ser muy agresivo con la dosis. Las dosis bajas, 25 a 50mg/día, son muchas veces ineficaces. Generalmente solo hasta pasar de 200 mg/d vemos una supresión del apetito. Se puede intentar hasta la dosis máxima que es de 400 mg/d. La dosis debe aumentarse lentamente porque se asocia con náuseas. Otro efecto secundario desafortunado es que, mientras que la mitad de los que la toman se vuelven muy alertas y muy “inteligentes”, la otra mitad se queja de que se sienten muy “estúpidos”. Aquellos que se sienten mentalmente aturdidos dejarán el medicamento, por supuesto.

Amantadina, antiviral y agente antiparkinsoniano, también se ha utilizado para prevenir el aumento excesivo de peso con olanzapina. La dosis es de 100 mg 2 a 3 veces al día, de preferencia media hora antes de las comidas. Este medicamento en estas dosis bajas tiene muy pocos efectos secundarios. Se observan, sobre todo, los efectos positivos de mayor lucidez mental, mejor humor y mejor función ejecutiva, efectos bien conocidos en la literatura.

Metformina, medicamento utilizado para controlar los niveles de azúcar en diabéticos, se viene estudiando como un complemento a la olanzapina para estabilizar el peso. La razón de usar este medicamento es que los antipsicóticos atípicos aumentan la resistencia a la insulina y al estimular el páncreas con este medicamento se puede compensar esta resistencia. Las dosis habituales de 500 a 1 000 mg 2 veces al día suelen ser suficientes para ayudar. Uno de los efectos secundarios de este fármaco son las bien conocidas náuseas. Por lo tanto, se debe aumentar lentamente.

El bupropión, un antidepresivo, también se ha encontrado que es beneficioso en el control de la olanzapina asociada al aumento de peso. Dosis efectivas están entre 150 a 300 mg por día. La mayoría de los estudios han encontrado pocos efectos secundarios. Hemos observado que es bien tolerado, con o sin olanzapina.

Hormona de tiroides, cuando se identifica el hipotiroidismo. Mientras que el litio es el medicamento más asociado con la inhibición de la glándula tiroides, lo que posiblemente explicaría algo de la ganancia de peso asociada a este medicamento, los antipsicóticos también están implicados en la alteración de la secreción de TSH. Así, al usar este medicamento se debe seguir muy de cerca el perfil tiroideo y se debe considerar la intervención con la hormona tiroidea al primer signo de hipotiroidismo, que puede incluir aumento de peso, ya sea con hipotiroidismo clínico o subclínico.

Comentario

Hay muchas otras intervenciones no farmacológicas para tratar con el aumento de peso, que también pueden ser utilizadas. Aquí hemos revisado los fármacos más sobresalientes en este campo.

Finalmente, el aumento de peso es un efecto secundario grave que puede afectar el estado emocional de nuestros pacientes. Por ello, debemos tratar agresivamente esta condición tan pronto como sea posible para minimizar el impacto negativo del aumento de peso no deseado.