Suplemento Gastroenterología Pediátrica

Actualización del tratamiento de la infección crónica por el virus de hepatitis C

JPEG - 5.3 KB
Leonardo R. Hormaza, MD
Gastroenterólogo y hepatólogo de trasplante pediátrico Ave San Jorge 252, Ste 206 San Juan, Puerto Rico 787.999.9450

Incidencia

El virus de hepatitis C (VHC) es un grave problema de salud pública y es la principal causa de hepatitis crónica. Se estima que 180 millones de personas están infectadas en el mundo. La prevalencia de VHC en los Estados Unidos entre los años 1999 y 2002 fue de 1,6%, o cerca de 4,1 millones de personas positivas para el anticuerpo de hepatitis C (anti-VHC), estimándose que el 80% están virémicos. La hepatitis C es la causa principal de muerte por enfermedad del hígado y la principal indicación para el trasplante de hígado en los Estados Unidos. Algunos cálculos sugieren que la mortalidad relacionada con la infección por el VHC, muerte por insuficiencia hepática o carcinoma hepatocelular, seguirá aumentando en las próximas dos décadas.

Tipos de virus de hepatitis C

El VHC es un virus de ARN, que es infeccioso en humanos y chimpancés. Existen seis genotipos principales del VHC, con varios subtipos dentro de cada genotipo. Los genotipos 1 y 2 del VHC son los más prevalentes en todo el mundo. El genotipo 3 de VHC es más común en Australia y el subcontinente indio mientras que los genotipos 4, 5 y 6 del VHC se ven casi exclusivamente en el norte de África, Sudáfrica y el sudeste asiático. En los Estados Unidos, los genotipos 1, 2 y 3 componen cerca del 70%, 15% y 10% de los casos en adultos, respectivamente. La infección por el genotipo 1 se correlaciona con una enfermedad hepática más agresiva y un riesgo mucho más alto para desarrollar carcinoma hepatocelular.

Tratamiento

El estándar de cuidado (SOC) para pacientes con hepatitis crónica por VHC ha sido el uso combinado de peginterferón (PegIFN) y ribavirina (RBV). Estos fármacos se administran ya sea por 48 semanas (genotipos 1, 4, 5 y 6) o por 24 semanas (genotipos 2 y 3), induciendo una respuesta virológica sostenida (RVS) de 40% a 50% en pacientes infectados con genotipo 1 y de más del 80% en aquellos con los genotipos 2 y 3. Una vez lograda, una RVS se asocia a largo plazo con la liquidación de la infección del VHC, que se considera como una cura ‘’virológica’’, así como con una disminución en la morbilidad y la mortalidad de estos pacientes.

Dos grandes avances se han producido desde la última actualización de las guías de tratamiento para la hepatitis C crónica (HCC), que han cambiado el régimen de tratamiento óptimo de la infección crónica por el VHC con el genotipo 1: el desarrollo de agentes antivirales de acción directa (DAA) y la identificación de varios polimorfismos de nucleótidos únicos asociados con la liquidación, espontánea o con tratamiento, de la infección por el VHC.

Nuevas recomendaciones terapéuticas

Actualmente, el tratamiento óptimo para la infección crónica por el VHC, genotipo 1, es el boceprevir o telaprevir combinado con peginterferón (PegIFN) y ribavirina (RBV). No se recomienda el uso de boceprevir y telaprevir sin peginterferón alfa y ribavirina.

La duración del tratamiento depende de varios factores: la presencia o no de cirrosis, si ha recibido algún tratamiento previo y los niveles del VHC-ARN detectables en la sangre durante el tratamiento. El genotipo IL28B es un predictor fuerte de la RVS con peginterferón alfa y ribavirina, como también con la terapia triple con inhibidores de proteasa. Estas pruebas se pueden considerar cuando se desea información adicional para definir respuesta al tratamiento o la posible duración del mismo.

Comentario

La VHC se ha convertido en un serio problema de salud pública, por lo que su adecuado diagnóstico y tratamiento es decisivo para ayudar a los pacientes afectados.