Temas de interés

Temas de interes

La Navidad y el cartel puertorriqueño

Mariana García Benitez

En 1949, el gobierno de la isla desarrolla la División de Educación de la Comunidad, mejor conocida como la DivEdCo. Su misión primera fue alfabetizar y educar sobre salubridad a las familias puertorriqueñas. Para llegar a los hogares, utilizaban varios medios artí­sticos como la literatura y el cine (la División proyectaba pelí­culas en los centros de los pueblos y en los campos), además de las serigrafí­as y carteles que anunciaban la fecha y hora de estas pelí­culas. Para 1955, los carteles de la DivEdCo serví­an como medio para comunicar y/o conmemorar eventos artí­sticos y culturales en general. Por esta razón, a las letras en los carteles y serigrafí­as se les atribuyó una gran carga estética.

Es necesario resaltar que los carteles hechos durante estas décadas son una de las aportaciones más valiosas de las artes puertorriqueñas al mundo. Desde la década del 60, cuando algunos de ellos fueron mostrados en la Exposición Internacional del Cartel en Canadá, el cartel puertorriqueño tiene reconocimiento internacional.

Los artistas de aquel taller fueron Lorenzo Homar, Félix Bonilla, Rafael Tufiño, Carlos Raquel Rivera, Antonio Maldonado, Manuel Hernández Acevedo, José Torres Martinó y Antonio Martorell. Cada uno de ellos le dio una forma visual, una identidad propia a sus definiciones de la cultura puertorriqueña. Por tal razón, muchos de los carteles están dedicados a las fiestas navideñas celebradas en la isla como, por ejemplo, la llegada de los Reyes Magos (en ocasiones se resalta a Melchor, el rey negro). En otros trabajos, vemos a uno o varios músicos, instrumento en mano, entonando cánticos navideños.

En esta época de fiestas navideñas puertorriqueñas el observar estos carteles nos puede traer algunos recuerdos nostálgicos.