Suplemento HIV

Tres casos de remisión de HIV

JPEG - 2.8 KB
Marisel Bosques Rosado, MD
AAHIVS – Infectóloga

Hasta ahora, se sabía de dos personas que se han curado de VIH mediante una intervención médica: el "paciente de Berlín" y el "paciente de Londres". Ambos eran hombres que se sometieron a un trasplante alogénico de células madre por malignidades hematológicas. Recientemente, una mujer diagnosticada con VIH necesitó un trasplante de células madre por una leucemia mielógena aguda de alto riesgo. Esta parece ser la tercera cura del VIH luego de un trasplante.

El paciente de Berlín: Timothy Ray Brown fue diagnosticado con VIH en 1995, mientras estudiaba en Berlín. Su leucemia mielógena aguda fue diagnosticada en 2006. Sus médicos encontraron un donante con un cambio genético en un receptor, llamado CCR5, que se encuentra en la superficie de las células. Este cambio genético, designado CCR5-delta-32, conduce a una ausencia de receptores CCR5, la puerta de entrada que el VIH utiliza para ingresar en las células CD4. Por la tanto, esto confiere resistencia a la infección por VIH al prevenir que el virus se adhiera a las células CD4.

El trasplante se repitió un año después por un relapso de leucemia. Durante los 3 años posteriores al trasplante inicial, y a pesar de suspender la terapia antirretroviral, los investigadores no pudieron detectar el VIH en la sangre de Brown o en varias biopsias. Los niveles de anticuerpos específicos contra el VIH en la sangre de Timothy Brown también disminuyeron, lo cual sugería una cura funcional del VIH.

El paciente de Berlín sufrió complicaciones graves después de los trasplantes que lo pusieron al borde de la muerte. Esto llevó a los investigadores a concluir que el procedimiento es sumamente riesgoso y que no debería realizarse en otras personas con VIH.

El paciente de Londres: Once años más tarde, se anunció que parecía que un segundo hombre había sido curado. Adam Castillejo, el paciente de Londres, fue diagnosticado con VIH en 2003 mientras vivía en Londres. Castillejo recibió trasplante de médula ósea en 2016, pero como tratamiento de linfoma de Hodgkin. El donante seleccionado también portaba la mutación CCR5-delta-32. El año siguiente fue castigador: El Sr. Castillejo pasó meses en el hospital, perdió casi 70 libras, contrajo múltiples infecciones y se sometió a varias operaciones más. Tuvo pérdida auditiva y comenzó a usar un audífono. Decidió tomar sus últimas tabletas de medicamentos antirretrovirales en octubre de 2017. Diecisiete meses después, en marzo de 2019, sus doctores anunciaron la noticia de su cura funcional.

El tercer caso: El caso más reciente es el de una mujer de Nueva York que recibió sangre de cordón umbilical que fue examinada previamente para detectar la mutación CCR5-delta-32. Recibió el trasplante después de la quimioterapia de inducción y la radioterapia de cuerpo entero. La remisión completa de la leucemia mielógena aguda se logró unos 3 meses después del trasplante. Además, se tomaron múltiples medidas de su reservorio de VIH, y estas disminuyeron significativamente después del trasplante. Permaneció en terapia antirretroviral por 3 años antes de decidir probar una interrupción del tratamiento monitoreada. Ha permanecido sin virus en la sangre durante más de un año después de la interrupción del tratamiento. No hay evidencia de respuesta inmunitaria al VIH, pues tiene una prueba de anticuerpos negativa. Ella es la primera mujer en ser reportada sin copias de VIH a largo plazo después del trasplante.

Es importante recordar que este enfoque, aunque efectivo en estos casos, estaba destinado a curar el cáncer y no es una opción práctica para la cura del virus de inmunodeficiencia humana. Esto es así porque el procedimiento es sumamente riesgoso y no es aplicable a la mayoría de las personas que viven con el virus de VIH.

Copyright 2022 GALENUS REVISTA All rights reserved. | Contacto |  RSS 2.0