Terapia hormonal tiroidea:

Importancia de consistencia y regularidad
JPEG - 1.1 KB
Especial para Galenus
(Adaptado de NIH y de la Asociación Americana de Tiroides)

La glándula tiroides juega un papel muy importante en el control de muchas funciones del cuerpo. Algún problema en el fino sistema que la regula (hormonas circulantes, hipófisis, hipotálamo) puede afectar la función de varios órganos y del cuerpo en general. Afortunadamente, hoy conocemos mucho acerca de la función y de los problemas de esta glándula.

El hipotiroidismo es relativamente común (afecta del 1 al 4% de la población y es más frecuente en mujeres, en proporción de 5 a 1). El hipotiroidismo subclínico puede afectar a más del 10% de la población y es también más frecuente en las mujeres y en las personas de edad avanzada (en mujeres sobre 55 años puede llegar a afectar del 20 al 40%).

Los pacientes afectados pueden requerir como primera opción una medicación hormonal empleando tiroxina (T4) sintética. Esta suele actuar como la hormona natural del cuerpo y, en muchos casos, se debe de tomar de por vida o por un periodo bastante prolongado. La principal preocupación al dar una medicación hormonal prolongada es saber si estamos administrando la dosis adecuada, más aún cuando se trata de una glándula con un mecanismo muy delicado. La meta es dar un tratamiento que semeje en forma ininterrumpida la función tiroidea normal.

De acuerdo a las guías de distintas organizaciones médicas, para establecer la terapia inicial se deben considerar factores como la condición médica, la edad y el peso. Luego de definir la dosis adecuada –con controles físicos y pruebas de laboratorio como TSH–, se debe mantener la medicación de acuerdo a la situación médica subyacente y a la evolución.

Consistencia en el fármaco

A pesar de que hay diferentes presentaciones de las hormonas sintéticas de T4 y de que estas contienen el mismo componente activo, sus ingredientes inactivos son diferentes en cada marca. Ya que el mecanismo de regulación tiroideo es muy sensible, es conveniente mantener el mismo producto para no generar varia-ciones que obliguen a tener que regular el fármaco con frecuencia y repitiendo las pruebas de TSH.

Por otro lado, es importante que los pacientes sepan que tienen que informar a su médico sobre cualquier cambio en la marca o composición del fármaco. De este modo, el médico estará alerta en caso de que el cambio del producto sea inevitable, para así hacer las evaluaciones y solicitar las pruebas de laboratorio.

Consistencia en el horario

Debemos recomendar al paciente tomar el fármaco a la misma hora, de preferencia en la mañana con el estómago vacío, ya que los alimentos podrían variar la absorción. También se debe evaluar la relación con otros medicamentos que se estén administrando para poder tomar la medicina tiroidea en el mejor momento. En algunos casos, podría resultar conveniente ingerir la pastilla en la noche. Es importante informar sobre estos detalles al paciente, para así ser regular en la ingesta del medicamento.

Interacciones (medicamentos, hormonas)

Algunos fármacos que pueden afectar los niveles hormonales tiroideos: estrógenos, anticonceptivos, testosterona y algunos anticonvulsivantes o antidepresivos. Además, pueden afectar su óptima absorción el hierro, el calcio, la soya, algunos antiácidos o las estatinas. Durante la gestación se puede necesitar regular la dosis de hormonas tiroideas.

Controles médicos

Finalmente, los pacientes deben ser informados acerca de la importancia de los controles médicos, para definir si la dosis que reciben es la adecuada ya que hay casos en que, aunque los síntomas aún no se manifiesten o sean muy leves o subclínicos, puedan requerir la intervención médica.

Referencias

  • Garber JR, ea. (2012). Clinical Practice Guidelines for Hypothyroidism in Adults. Thyroid 22 (12): 1200–1235.
  • American College of Physicians. Clinical guidelines. Screening for thyroid diseases. Ann Intern Med. 1998;129(2):141–143.
Copyright 2021 GALENUS REVISTA All rights reserved. | Contacto |  RSS 2.0