Las vacunas:

Algunas recomendaciones y aspectos generales (actualización)
JPEG - 1.1 KB
Especial para Galenus -
Revista para los médicos de Puerto Rico
Adaptado de los Institutos Nacionales
de Salud (NIH) y de los CDC

Las vacunas se utilizan para reforzar el sistema inmunitario y prevenir enfermedades graves y potencialmente mortales. A raíz de la pandemia del COVID-19 surge la esperanza de encontrar una vacuna que proteja a la población contra el virus SARS-CoV-2, por lo que hay cientos de grupos trabajando en todo el mundo para desarrollar alguna que sea eficaz.

Aspectos funcionales

Las vacunas le "enseñan" al cuerpo cómo defenderse de distintos microorganismos (virus o bacterias) que lo puedan atacar, generalmente de la siguiente manera:

  • Lo exponen a una cantidad muy pequeña y segura de virus o bacterias debilitados o destruidos;
  • El sistema inmunitario aprende así a reconocer y atacar la infección en el caso de exponerse posteriormente; y
  • De esa manera se evitará la infección y/o la enfermedad o se padecerá más levemente.

Tipos de vacunas

Hay varios tipos de vacunas, siendo los siguientes los principales:

  • Las vacunas de virus vivos: usan la forma del virus debilitada (o atenuada);
  • Las vacunas muertas (inactivadas): se hacen de una proteína u otros pequeños fragmentos tomados de un virus o de una bacteria;
  • Las vacunas toxoides: contienen una toxina o un compuesto químico producido por la bacteria o el virus, que crean inmunidad a los efectos dañinos de la infección;
  • Las vacunas biosintéticas: contienen substancias artificiales semejantes a pedazos de virus o bacterias; y
  • Las vacunas con tecnología de inmunogenética, como las de mRNA o DNA, que se vienen estudiando para algunas formas de cáncer o para el virus SARS-CoV-2.

Motivo para vacunar

La protección materna transmitida a través de la placenta desaparece después de unas semanas. En este sentido, las vacunas ayudan a proteger desde temprana edad contra muchas enfermedades que antes eran más comunes, como el sarampión, la tos ferina, la difteria, la poliomielitis, el tétanos y las paperas, entre otras patologías serias que pueden ser mortales o discapacitar de por vida. Además, hay otras vacunas que pueden proteger contra enfermedades endémicas en algunas regiones.

Seguridad y desarrollo de las vacunas

A veces, puede preocupar que las vacunas no sean seguras y que puedan afectar a los niños o a los adultos.

Sin embargo, el desarrollo de las vacunas el día de hoy es un proceso complejo que debe cumplir con múltiples regulaciones, además de probarse y certificarse en estudios clínicos. Estos últimos deben cumplir con las formalidades científicas: pasar por las diferentes fases de investigación, además de probarse en diferentes grupos poblacionales, considerando edades, factores étnicos e inclusive condiciones de salud, entre otros aspectos de importancia.

Los beneficios de las vacunas existentes superan con creces los potenciales riesgos, tal como concluyen algunas instituciones reconocidas como la American Academy of Pediatrics, los CDC y el Institute of Medicine, entre muchos otras.

Sin embargo y de acuerdo a las evaluaciones individualizadas, se deben considerar algunos factores importantes:

  • Las personas con sistemas inmunitarios debilitados no deben recibir las vacunas de virus vivos;
  • Las mujeres gestantes no deben recibir vacunas, salvo en el caso de vacunas con virus inactivados.
    Existe la recomendación de vacunar a toda embarazada con vacuna de influenza y contra toxoide tetánico, toxoide de difteria reducido y tos ferina acelular (Tdap);
  • El timerosal es un conservante que se encontraba antes en algunas vacunas, pero este ya no es el caso. Además, varios estudios no han mostrado vínculo alguno entre este y el autismo u otros problemas de salud; y
  • Las reacciones alérgicas son raras (de presentarse, son a algún componente de la vacuna).

Movimientos antivacunas

En 1998 se publicó en la prestigiosa revista Lancet un artículo de investigación que promovía la tesis de que existía una relación entre la administración de la vacuna triple vírica y la aparición de autismo y de ciertas enfermedades intestinales. Después se probó que ese artículo era fraudulento y que aparentemente había muchos intereses económicos ocultos atrás. Lamentablemente, a raíz del mismo, numerosos padres dejaron de vacunar a sus hijos, lo que en muchos casos tuvo consecuencias irremediables.

Recién el año 2010 –casi 12 años después– Lancet retiró el artículo. A pesar de que al autor se le retiró la licencia de médico, él continúa liderando muchas actividades antivacunas que crean desconfianza y que han sido, en parte, causa de la reaparición de algunos brotes de enfermedades que se creían controladas.

Comentario

Desde el desarrollo por Edward Jenner en 1796 de la vacuna de viruela (enfermedad erradicada en 1980) se ha avanzado mucho en este campo y el día de hoy, gracias a las vacunas, se pueden salvar muchas vidas y mejorar la calidad de vida de millones de personas en todo el mundo.

Referencias

  • Bernstein, Kilinsky A, Orenstein WA. Immunization practices. In Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia: Elsevier; 2020: chap 197.
  • Centers for Disease Control and Prevention. www.cdc.gov/vaccinesafety/Concerns/thimerosal/thimerosal_faqs.html.
  • Kim DK, Hunter P. Recommended immunization schedule for adults aged 19 years or older - USA, 2019. MMWR 2019;68(5):115-8.
  • Kroger AT, Pickering LK, et al. Immunization. In Principles and Practice of Infectious Diseases. 9th ed. Philadelphia: Elsevier; 2020: chap 316.
  • Robinson CL, Bernstein H, et al. Immunization schedule for children and adolescents aged 18 years or younger. MMWR 2019;68(5):112-114.
  • Strikas RA, Orenstein WA. Immunization. In: Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020: chap 15.
  • Godlee F, Smith J, Marcovitch H (2011). Wakefield´s article linking MMR vaccine and autism was fraudulent. BMJ 342: c7452.
  • Eggertson L. Lancet retracts 12-year-old article linking autism to MMR vaccines. CMAJ. 2010 182(4): E199–E200.
  • Wakefield AJ, Murch SH, Anthony A, et al. Ileal lymphoid nodular hyperplasia, non-specific colitis, and pervasive developmental disorder in children. Lancet 1998; 351 :637–41.
  • Ferriman A. MP raises new allegations against Andrew Wakefield. BMJ 2004. 328 (7442): 726.
  • The Editors of The Lancet (Feb, 2010). Retraction – Ileal-lymphoid-nodular hyperplasia, non-specific colitis, and pervasive developmental disorder in children. The Lancet 375 (9713): 445.
  • How the vaccine crisis was meant to make money. BMJ 2011; 342.
  • Godlee F, Smith J, Marcovitch H (2011). Wakefield’s article linking MMR vaccine and autism was fraudulent. BMJ 342: c7452.

Copyright 2020 GALENUS REVISTA All rights reserved. | Contacto |  RSS 2.0