SALUD MENTAL

Crisis de roles ante la pandemia del COVID-19

JPEG - 3.9 KB
Luz N. Colón de Martí, MD
Catedrática
Departamento de Psiquiatría, RCM

Convivir con otras personas conlleva muchos ajustes de parte de todos los involucrados. La pandemia del COVID-19 ha obligado a muchas personas a desempeñar diferentes roles dentro de un mismo ambiente físico, es decir, su hogar. Hemos tenido que llevar a cabo tareas dentro del mismo espacio físico y social con nuestros seres queridos que en otro momento no eran impactados tan de cerca. Llevar a cabo las tareas del trabajo que por la pandemia se han tenido que trasladar al hogar ha traído como consecuencia un desbalance en la separación de espacios, en especial el relacionado con el rol que pueden tener los padres.

Muchos padres han expresado que al inicio de esta pandemia reconocieron el valor de poder estar en el hogar llevando a cabo tareas tanto personales como profesionales. Sin embargo, al irse complicando la situación del manejo de la pandemia, se ha ido extendiendo el tiempo que se pasa en el hogar compartiendo esos diferentes roles. En este nuevo ambiente, pueden coincidir (o mezclarse) y en ocasiones “confligir”, por ejemplo, el rol profesional con el personal (tareas relacionadas con el hogar), pero en particular con las expectativas asociadas al rol de padres.

Revisando la literatura que ha surgido y la información que se ha compartido, entendemos que este tópico requiere evaluarse con más detenimiento. Por ejemplo, esta pandemia ha llevado a:

  • Confusión de roles para algunos menores que no entienden que aun estando todos en casa sienten “que no se les presta la atención” como ellos desean o necesitan;
  • A los adultos, se les presenta un posible conflicto: ¿cómo dividir el tiempo entre tareas relacionadas con el trabajo, las tareas del hogar y otros roles en la familia? Esta situación ha llevado a algunas madres a expresar cómo ha aumentado la intensidad de sus reacciones de frustración e, inclusive, su sensación de poder tener explosiones de rabia y el efecto negativo que esto tiene en ellas y en sus seres queridos;
  • Hay madres que expresan tener una mezcla de sentimientos de alegría y gratitud con sentimientos de pánico, frustración, miedo, desesperanza y culpa (entre otros). Otras sienten que están tratando de hacer demasiadas cosas a la vez;
  • Para algunas, la pandemia representa una situación que ha traído confusión a sus hijos, pues ellas no solo llevan a cabo su rol de madres, sino también de maestras y hasta de compañeras de juegos;
  • Aunque esta situación ha brindado a muchas madres la oportunidad de compartir más tiempo con sus hijos en el hogar y de reflexionar juntos sobre lo que está ocurriendo en el mundo, también hace que se sientan culpables de que sus hijos no puedan compartir socialmente y de que su educación se haya interrumpido. Esto ha añadido la preocupación acerca de cómo afectará todo esto el futuro de sus hijos, pero a la vez se sienten responsables de impartirles un sentido de esperanza en un futuro mejor;
  • - A los padres inmigrantes, la incertidumbre de estos tiempos añade otra preocupación cuando sus hijos les preguntan cuándo volverán a ver al resto de su familia; y
  • - Antes de esta pandemia, muchos padres no permitían tanto el uso de los medios sociales de comunicación (social media) pero hoy día, ante las restricciones que ha traído la misma, estos se han convertido en la única manera de interaccionar con sus amistades y familiares. Sin embargo, cabe en esto la pregunta de ¿cuánto tiempo se les puede permitir, conociendo el impacto negativo que puede tener su uso excesivo?

Recomendaciones
A continuación, algunas recomendaciones ofrecidas por diferentes fuentes de información para atender algunas de esas preocupaciones:

  1. Identificar y aprender a eliminar los pensamientos negativos que no ayudan a encontrar soluciones saludables ante los estresores del diario vivir;
  2. Proteger tiempo para la salud, el cuidado personal y para hacer ejercicios, alimentarse y dormir las horas recomendadas según la edad. Debemos estar alertas ante el hecho de que esta nueva rutina pueda llevar a exponernos a ciclos de luz y oscuridad, y a actividades que pueden alterar el periodo de descanso y sueño antes establecido. Es importante proteger el número de horas de sueño requeridas y la calidad de nuestro sueño para mantener nuestra salud física y mental;
  3. Compartir con alguna persona allegada sobre cómo se siente uno, las preocupaciones o frustraciones que se pueda tener. En ese intercambio se podrán ventilar emociones, y también aprender y reconocer maneras más apropiadas (o más constructivas) de enfrentar a los problemas o las situaciones difíciles;
  4. Recordemos que es normal sentirnos a veces frustrados y que no podemos ser perfectos;
  5. Enfoquémonos en los aspectos positivos de la vida actual en vez de lamentar lo que ya no se tiene;
  6. De no ser esto suficiente, considerar buscar ayuda profesional para fortalecer la salud mental;
  7. Se recomienda que, ante esta pandemia, reflexionemos sobre el nuevo estilo de vida, (incluyendo el distanciamiento físico por el tiempo recomendado), lo que requerirá que establezcamos diferentes rutinas y estructuras para alcanzar las nuevas metas;
  8. Hay que controlar el tiempo dedicado a oír noticias e información sobre este tema: mantenerse informado de lo más relevante, pero evitar una sobreexposición a demasiada información. Se debe tratar de balancear esta actividad con otras que aporten más al propio bienestar como, por ejemplo, ver una buena película y/o leer un buen libro; y
  9. En cuanto al rol de los padres:
  • Se deben evitar los excesos de los niños y adolescentes en el tiempo de uso de los medios sociales (social media). La Academia Americana de Pediatría y la Organización Mundial de la Salud dan recomendaciones al respecto;
  • Ante esta situación, muchos menores pueden estar presentando un comportamiento regresivo y/o de apego mayor con sus padres o encargados, lo que pudiera estar relacionado con la manera en que el menor trata de enfrentarse a todos estos cambios y ante la inseguridad que puede estar sintiendo ante este “nuevo mundo”. La falta de apoyo e interacción con sus pares puede complicar más sus reacciones. Por lo tanto, se debe tener paciencia y tolerancia con ellos, crear espacios para facilitar sus expresiones, aclararles sus dudas y/o preocupaciones y, de ser necesario, buscar ayuda profesional;
  • Establecer una rutina con expectativas claras para cada día;
  • Compartir actividades evitando interrupciones, como por ejemplo un juego de mesa o ver un programa de interés común; esto les puede ser de gran ayuda.

Referencias

  1. Dubin M. ‘I Am Going to Physically Explode ‘: Mom Rage in a Pandemic. The New York Times. July 6, 2020.
  2. How Parents Should Manage Children Screen Time During COVID-19. April 3,2020. connect.uclahealth.org. Accessed July 31,2020.
  3. McSweeney S. This is Your Brain on Instagram: Effects of Social Media on the Brain. March 17, 2019. sitn.hms.harvard.edu/flash2. Accessed July 29,2020.
  4. Polakovic G. To manage Covid-19 stress, develop healthy new habits and consume news in moderation. March 31, 2020. news.usc.edu. Accessed July 28, 2020.
  5. What you do when trauma piles on top of stress: 5 Ways to Cope with Compounded Stress. June 29,2020. www.amenclinics.com. Accessed July 29, 2020.
  6. Screen Time Guidelines. American Academy of Pediatrics (APA) and World Health Organization (WHO). https:eyepromise.com. Accessed July 31, 2020.
Copyright 2020 GALENUS REVISTA All rights reserved. | Contacto |  RSS 2.0