TURISMO: RECETA DE VIAJE

Caminando por Cinque Terre:

Cinco pueblos para disfrutar
JPEG - 5.5 KB
Carmen Targa
Vice President
Condado Travel, Inc.
544 Aldebarán St, Altamira, San Juan, Puerto Rico,00920
(787.754.7000 ext. 236 | 787.759.1433 | 787.764.1853
http://www.condadotravel.com
carmen.targa@condadotravel.com

Buscando las maletas y viendo la gaveta con las cosas de viaje, me encontré con los pantalones de senderismo o hicking. ¡Cuántas historias vienen a la mente! Bhutan, Tanzania, Nepal, Australia, el Camino de Santiago, Italia y muchos recuerdos más. Si pudieran hablar, ¿qué contarían? Como no pueden contar nada, les voy a contar de un maravilloso camino por la costa de Italia.

Cinque Terre queda en la Liguria, provincia de La Spezia. Son cinco pueblos establecidos en el siglo XI a lo largo de los acantilados italianos: Monterosso De La Mare, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore. Entre viñedos, acantilados y fincas se encuentran los diferentes senderos. Y hay caminos para todos los niveles, caminos panorámicos, de paseo de domingo, para caminatas románticas y para aquellos a quienes les gusta el deporte de senderismo. Pero no se asusten, también se puede ir en el tren local que para en todos los pueblos. Para este tren se compra el billete, ya sea en Monterosso de La Mare o en Riomaggiore y se va de pueblo en pueblo, disfrutando de las vistas y de los encantos de cada pueblito. Caminar por estos pueblos es como ir en busca de un tesoro escondido. Entre el colmadito de la esquina y la tienda de curiosidades se puede apreciar la vida cotidiana de sus habitantes.

Cada pueblo tiene su encanto y su propia personalidad, y también su especialidad en comidas, en helados, en vinos de la región y en platos de pasta con mariscos o carnes; y, por supuesto, spigola a la brasa, el pescado típico de la región. En 1997, la UNESCO nombró a Cinque Terre patrimonio de la humanidad.

Monterosso de La Mare fue establecido en 1282 con su iglesia medieval, San Juan Bautista, que tiene una fachada de cuatro columnas de mármol y un portal con un fresco, que representa el bautismo de Jesús.

Corniglia, la más alta de todas, está rodeada por tres partes de viñedos y terrazas de cultivo, y por la cuarta parte por un acantilado espectacular. Para llegar a Corniglia, se va en tren o se sube una escalera de ladrillo de 382 escalones, algo bueno para abrir el apetito.

Vernazza es el poblado más bonito, con su iglesia y sus casas apiñadas y pintadas en distintos colores en una ensenada para proteger a sus habitantes de los ataques del mar.

Manarola es un pueblo de pescadores, rodeado de viñedos y terrazas de cultivo, y una iglesia del siglo XIV digna de verse. Aquí podemos desviarnos y adentrarnos en un hermoso mirador desde donde se pueden ver todos los pueblos y admirar los acantilados.

Riomaggiore es un pueblo medieval que tiene un pequeño puerto pesquero en una cala de rocas negras estratificadas, típicas de la región.

La mejor época para visitar esta región es entre los meses se septiembre y octubre, ya ha refrescado y sin tantos caminantes. Se puede combinar con unos días en la Toscana. ¿Quién se apunta?

Copyright 2022 GALENUS REVISTA All rights reserved. | Contacto |  RSS 2.0