Artículos Médicos

Zika:

Datos para tener en cuenta sobre el contagio, los embarazos, la prevención y las medidas de urgencia

JPEG - 10.8 KB
Especial para Galenus
Información condensada de CDC, NIH, WHO y OPS.

Hasta hace poco, la mayoría de los médicos en el mundo no tenía mayor experiencia ni conocimiento del virus del zika. Este es un flavovirus que se aisló por primera vez en Uganda en 1947, que se transmite por la picadura de mosquitos del género aedes (ahora también sabemos que por contagio entre humanos). En 2014 se propagó hacia la Polinesia y entre 2015 y 2016 llegó a América, habiendo alcanzado ahora niveles pandémicos.

La mayor parte de las personas infectadas con zika no tiene síntomas o estos son muy leves (celafea, sarpullido, fiebre, conjuntivitis, dolores articulares y musculares) y duran días a una semana. Sin embargo, se relaciona con 2 problemas importantes:

  • La posibilidad de trastornos cerebrales como la microcefalia en recién nacidos de madres infectadas; y
  • El riesgo de presentar síntomas neurológicos del síndrome de Guillain Barré.

Zica y transmisión sexual

Un hombre infectado con zika puede transmitir el virus a su pareja por cualquier tipo de relación sexual. Por eso, para evitar el contagio y el riesgo de enfermedades como la microcefalia es necesario que las mujeres en edad fértil (embarazadas o no) se informen acerca de si su pareja estuvo en zonas infectadas.

El virus del zika puede vivir en el semen más tiempo que en la sangre, pero aún no se sabe por cuánto tiempo puede diseminarse en las relaciones sexuales. Tampoco está aún muy claro cómo una mujer puede transmitir zika por vía sexual, aunque el CDC ya ha reportado algún caso en Nueva York.

Ya que no se suelen observar síntomas, deben usarse métodos de barrera y protección seguros o abstenerse de tener relaciones. Hoy se recomienda esto a los hombres en forma consistente durante al menos 6 meses de la enfermedad o de una posible exposición, y a las mujeres por lo menos 8 semanas. En las zonas afectadas se recomienda no tener relaciones sexuales durante el embarazo. Además, una gestante que no viva en las regiones afectadas, pero cuya pareja viaje o radique en esas zonas debe proteger su embarazo siempre que tenga relaciones sexuales o bien no debe tenerlas.

El CDC recomienda que todas las embarazadas con una posible exposición al virus Zika, así como las personas que hayan tenido una posible exposición sexual al zika se hagan una prueba de laboratorio de sangre u orina para confirmar el diagnóstico de infección (el CDC atiende dudas en 800.232.4636).

Es importante informar y educar a la población sobre las medidas para evitar la transmisión sexual. La Organización Mundial de la Salud indica que los controles prenatales son esenciales. Además, se recomienda a los médicos insistir en averiguar si una embarazada ha viajado a zonas afectadas. Así, inclusive en ciudades como Nueva York, ya se ha reportado el caso de un recién nacido afectado con microcefalia, cuya madre padeció zika. Se sabe que habrá más, ya que se han detectado a decenas de embarazadas con pruebas de laboratorio positivas.

Microcefalia y zika

La observación epidemiológica viene determinando un alarmante aumento de casos de bebés que nacen con microcefalia en zonas donde el virus está propagado. Al principio, la comunidad científica se mostró algo escéptica sobre la correlación entre el virus del zika y la microcefalia, pero el registro epidemiológico es claro. En Brasil pasaron de ser unos 150 diagnósticos en años previos a más de 4000 en los últimos meses.

La microcefalia se caracteriza por una cabeza muy pequeña y síntomas como un llanto estridente y largo, falta de apetito, convulsiones y retraso mental y del desarrollo. No tiene cura y solo queda ayudar a los bebés, que son frágiles y tienen limitaciones grandes y pobre expectativa de vida.

Recientemente, se ha publicado un estudio de científicos de Brasil y la Universidad de Harvard en el que presentan pruebas radiológicas de recién nacidos (de 2015 y 2016) afectados por zika en el que documentaron 8 tipos principales de anomalías cerebrales con falta de áreas funcionales críticas. Muestran microcefalia y daños en distintas partes del cerebro, como el cuerpo calloso, el cerebelo, los ganglios basales, entre otros.

Medidas contra la epidemia

Los equipos de investigación y desarrollo están abocados en una carrera contra el tiempo para desarrollar una vacuna. Esta sería la solución sanitaria que podría frenar la epidemia, pero lamentablemente este desarrollo es complejo y requiere tiempo (a veces años; ya se están realizando estudios fase I y de ser estos favorables se espera iniciar fase II en 2017).

Mientras tanto, se debe luchar contra el mosquito y buscar destruirlo. A nivel comunal, la medida que suele ser más eficaz hasta el momento es fumigar las áreas donde el mosquito se puede reproducir. En las casas y sus alrededores es muy importante buscar espacios con aguas estancadas y posibles focos de criaderos de mosquitos y eliminarlos.

Se debe insistir en utilizar repelentes que sean efectivos (con DEED, picaridina, IR3535 e inclusive –en concentraciones adecuadas– aceites de eucalipto y limón) y proteger las habitaciones con ventiladores, aire acondicionado y mallas. También se debe cubrir la mayor parte del cuerpo con ropa clara y suelta. Quienes regresen de zonas afectadas deben evitar que les piquen los mosquitos locales, al menos por 3 semanas (para evitar transmisión por vectores).

Hay sobre 20 países y territorios con trasmisión del virus del zika, la mayoría en Latinoamérica y el Caribe. En algunos países se recomienda a las mujeres que eviten embarazarse. Las autoridades sanitarias de Brasil lideran el esfuerzo en las calles y los laboratorios con cerca de 1,5 millones sospechosos. Allí se cree haber encontrado rastros genéticos del virus en el líquido amniótico de madres de al menos dos bebés afectados.

Comentario

La epidemia o pandemia del zika tiene la peculiaridad de producir los mayores estragos en los recién nacidos. Se trata de un problema se salud pública que requiere la colaboración y participación de toda la población.

Referencias

  • Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC); Brooks JT, Friedman A, Kachur RE, LaFlam M, Peters PJ, Jamieson DJ. Update: Interim Guidance for Prevention of Sexual Transmission of Zika Virus - United States, July 2016. National School of Tropical Medicine at Baylor College of Medicine, Houston.
  • Congenital Brain Abnormalities and Zika Virus: What the Radiologist Can Expect to See Prenatally and Postnatally. Soares de Oliveira, P. et at Radiology 2016, Ahead of Print, 10.1148/radiol. 2016161584. Aug 23, 2016.
JPEG - 124.7 KB
Micrografía electrónica de virus del zika (las partículas digitalmente coloreadas de azul tienen un diámetro de 40 nm, con un centro más denso).