Ortopedia

"Whiplash" o latigazo cervical

JPEG - 22.8 KB
Héctor A. Vargas Soto
Ortopeda - Columna vertebral 787 831.1425 www.vsspine.com

El latigazo cervical o "whiplash" es una condición que se suele producir por accidentes de tráfico y deportes extremos. Se trata de una lesión al cuello por un movimiento brusco y rápido de la cabeza hacia atrás y hacia adelante. Puede ocurrir en accidentes automovilísticos sobre todo desde atrás y también como resultado de accidentes deportivos, de asalto, de abuso físico o de algún otro tipo de trauma (inclusive en bebes que son movidos bruscamente).

El latigazo cervical se estima que afecta a un millón de personas cada año (cifras de los Estados Unidos). Este movimiento puede lesionar los huesos de la columna, los discos vertebrales, ligamentos, músculos, nervios y otros tejidos del cuello.

Normalmente, la cabeza se balancea sobre su cuello. Con el latigazo cervical, debido al peso de la cabeza, el cuello se estira más allá de sus límites normales para tratar de estabilizarla. Debido a este estiramiento traumático de los músculos del cuello y los ligamentos pueden surgir diferentes síntomas. Además, este movimiento brusco puede causar problemas en la médula espinal, que también afectan los tejidos blandos, ligamentos, vasos sanguíneos y nervios del cuello.

También los discos intervertebrales pueden ser presionados con compromiso de los nervios relacionados con los espacios entre las vértebras.

Las fracturas por compresión de las vértebras cervicales no son raras en los accidentes de latigazo cervical.

Síntomas y signos

Los síntomas más comunes son hinchazón, rigidez del cuello, dolor, conmoción cerebral causando mareos, visión borrosa, letargo y dolores de cabeza, entre otros malestares. Puede haber dolor en los hombros y los brazos y notarse una sensación de hormigueo o adormecimiento de los brazos.

Otros síntomas menos comunes pueden incluir los efectos neurológicos como dolor de otras áreas del cuerpo, ansiedad, depresión, problemas sinusales, digestivos y en otras partes del cuerpo aparentemente sin relación con el cuello.

Evaluación clínica

Debemos determinar el rango de limitación, el nivel de movimiento que causa o aumenta el dolor, el nivel de rigidez en el cuello, hombros y espalda, así como los reflejos, fuerza y sensación en las extremidades.

De acuerdo a los síntomas y de ser necesario –sobre todo si hay dolor crónico– se podrán indicar estudios de imágenes como rayos X, CT scan o MRI, para así poder diagnosticar con exactitud qué tipo de lesión hay.

JPEG - 74.2 KB
MRI muestra disco cervical herniado luego de accidente automovilístico.

Tratamiento

La meta del tratamiento es disminuir, controlar y eliminar el dolor, restituir la función normal del cuello y volver a las actividades normales.

El curso del tratamiento varía de acuerdo a la severidad de la lesión. Así, para algunas personas podrá ser suficiente una medicación sencilla y sin prescripción y cuidados en casa. En otros casos se pueden requerir medicación más fuerte y tratamiento especializado.

Los casos leves de whiplash pueden ser manejados con compresiones de hielo, calor y medicamentos antiinflamatorios. Si los síntomas duran más tiempo o causan dolor severo, se puede recurrir a los analgésicos con receta, así como a inyecciones, relajantes musculares y terapia física. Solo en algunos casos se puede necesitar usar un collarín cervical durante el periodo de recuperación. Varios estudios sugieren que inmovilizar el cuello por periodos largos puede disminuir la fuerza muscular y demorar la recuperación. Por esto, cuando se utiliza al comienzo o cuando hay más dolores, se puede tratar de restringir su uso a unas 3 horas al día, lo que puede variar de acuerdo a cada caso y a las actividades personales de cada uno (o, por ejemplo, si ayuda a dormir).

Pronóstico

Dependiendo de la severidad del problema, la mayoría de las personas se puede recuperar en forma completa en el lapso de unos meses luego de medicación para el dolor, de ejercicios y de otros tratamientos.

Algunas personas pueden seguir con dolor o síntomas por meses o, inclusive, años después del accidente. Es difícil predecir el desarrollo, pero por lo general, un dolor crónico se puede presentar cuando los síntomas iniciales son severos, con inicio rápido de dolor, cefaleas y dolor intenso que irradia hacia los brazos.

JPEG - 86 KB
Radiografía de paciente post latigazo cervical, muestra pérdida de la lordosis fisiológica (cc 3.0).