Suplemento Pediatría

Vacunas en los adolescentes

El “Advisory Committee” en Prácticas de Vacunación (ACIP), la Academia Americana de Pediatría (AAP) y la Academia Americana de Médicos de Familia (AAFP) recomiendan vacunas específicas para proteger a los adolescentes contra las infecciones que pueden causar enfermedades graves e inclusive la muerte.

JPEG - 21.3 KB
Gerardo J. Tosca Claudio, MD, FAAP
Board Certified en Pediatría Presidente, Sociedad Puertorriqueña de Pediatría Centro Pediátrico Paseos al 787-999-0889

En el caso de vacunas a adolescentes debemos considerar particularmente lo siguiente:
- Puede haber mayor riesgo o exposición a algunas infecciones o enfermedades por las maneras en que se comparte la vivienda en grupos (dormitorios u hospedajes en las universidades), por participar en deportes o por comportamientos de alto riesgo; y
- Desde que inició la escuela de niño hasta el momento actual de su la adolescencia han podido desarrollarse o agregarse nuevas vacunas al programa de vacunación.

Se debe verifi car el estatus de vacunación del menor antes de comenzar la escuela intermedia y/o secundaria (middle school y high school) y antes de iniciar la universidad.

Es importante considerar que el certifi cado de vacunación es obligatorio para entrar a la escuela (y a la universidad), para el trabajo, para viajes internacionales o si ocurriera un accidente. Debemos recordar y recomendar a los padres llevar el certifi cado de vacunación a cada visita preventiva y a cualquier visita a la sala de urgencias.

Además, los padres deben dar el ejemplo a sus hijos al vacunarse; así los jóvenes aprenderán a cuidar su salud.

Vacunas para los adolescentes

A continuación, mencionaremos las principales vacunas para los adolescentes:

Hepatitis B (Hep B)

Esta infección viral relativamente común puede causar daño hepático e inclusive, en casos graves, relacionarse con cáncer y la muerte. Se transmite de persona a persona por contacto con fluidos corporales o sangre infectada. Esto puede suceder por contacto sexual o por compartir agujas usadas por drogadictos o para tatuajes o body piercing. La hepatitis B también la puede transmitir una madre infectada a su bebé durante el parto. Además, en casos asintomáticos las personas pueden, sin saberlo, pasar la hepatitis B a otros.

Medidas preventivas: los estudiantes que asisten a escuelas o guarderías necesitan una serie de 3 vacunas de hepatitis B, al igual que algunos estudiantes para poder asistir a la universidad.

Sarampión, paperas y rubeola (MMR)

Signos o síntomas principales:
- Sarampión: fi ebre alta, erupción, otitis media, edema cerebral y neumonía;
- Paperas: infl amación dolorosa de las mejillas y de la quijada; puede llegar a causar edema del cerebro o de las membranas de la médula espinal; y
- Rubeola: infl amación de ganglios y eritema cutáneo; riesgo de daño fetal en gestantes. Las 3 se transmiten por contacto cercano con personas infectadas, al toser o estornudar.

Medidas preventivas: todos los estudiantes que van a entrar a la escuela o a la universidad necesitan dos dosis de la vacuna contra el sarampión y paperas, más una dosis de la vacuna contra la rubeola. Si al inicio de la escuela intermedia o antes no recibió la segunda dosis de la vacuna contra el sarampión y las paperas (MMR), se le debe administrar en este momento.

Tétanos, difteria y tos ferina (Tdap)

- El tétanos se desarrolla cuando una herida abierta se infecta con bacterias (clostridium tetani). Produce fuertes espasmos musculares. Tiene la mayor tasa de mortalidad de las enfermedades prevenibles con una vacuna;
- La difteria produce una severa infección a la garganta que difi culta la respiración y la deglución. Puede causar también insufi ciencia cardiaca o parálisis. Se transmite al toser o estornudar; y
- La tos ferina (pertussis) produce accesos violentos de tos que pueden difi cultar la respiración y la ingesta de comidas y bebidas. Puede causar neumonía, convulsiones o coma, pudiendo ser mortal en los lactantes que no están totalmente protegidos. Es más leve en adolescentes y adultos, semejante a un fuerte catarro con tos severa que puede durar meses. Se transmite al toser o estornudar.

Medidas preventivas: para entrar a la escuela y a la universidad se necesita el certifi cado de vacunación. A quien no recibió la dosis de refuerzo antes de comenzar la escuela intermedia se le debe dar inmediatamente. En los casos en que se vacunó contra tétanos y difteria (Td) se debe de esperar 5 años para administrar la vacuna de (Tdap), que es la que todo adolescente debe de tener.

Varicela.

La varicela puede causar serios problemas de salud, como infecciones de la piel, neumonía y, en casos raros, edema cerebral. En adolescentes y adultos hay de 10 a 20 veces más probabilidades de desarrollar problemas serios. Se transmite por el aire, por las gotas de saliva o moco infectados, o por contacto con el líquido del interior de las vesículas rojas, las cuales causan mucho escozor. La posibilidad de contagio es mayor al comenzar los síntomas y el riesgo de contagio persiste hasta que se seque la última vesícula.

Medidas preventivas: todos los estudiantes que van a escuelas, incluyendo guarderías y universidades, deben tener historia documentada de varicela o la evidencia de haber recibido 2 dosis de vacunación. Los adolescentes que no han tenido varicela o que no se han vacunado deben recibir 2 dosis de la vacuna en un lapso de 4 a 8 semanas.

Enfermedad meningocócica (meningitis, septicemia) (MCV, Meningitis Type B)

Esta es causada por la bacteria neisseria meningitidis o meningococo. La forma más común es la meningitis (inflamación de las meninges, tanto las que rodean al cerebro como a nivel medular). Dentro de las causas, la más común es una infección viral. Se transmite por contacto personal cercano. Esto incluye compartir artículos que han tocado la boca de una persona (utensilios, bebidas o bálsamos labiales) y al besar, toser o estornudar.

Medidas preventivas: hay 2 vacunas disponibles para protegerse de esta enfermedad. MCV- Menveo o Menactra contra los serotipos A, C, Y y W, los 4 tipos comunes de la bacteria meningocócica, responsable de dos terceras partes de los casos de meningitis en adolescentes; y Trumenba y Bexsera contra el serotipo B.

Se recomienda que los adolescentes reciban la vacuna meningocócica. La mayoría de las universidades exigen que los estudiantes que viven en las residencias de sus campus documenten que han sido vacunados o que han revisado información sobre la enfermedad meningocócica. Una segunda dosis se recomienda 5 años después de la primera.

Virus del papiloma humano (VPH)

El VPH puede causar cáncer cervical en las mujeres, así como verrugas genitales en hombres y mujeres, y otras formas de cáncer. Se transmite por relaciones o contacto sexual. La mayoría de las personas no presenta síntomas de infección.

Medidas preventivas: por el momento, se recomienda que las mujeres entre los 11 y 12 año reciban 3 dosis de la vacuna contra el VPH. Esta serie de vacunas se puede comenzar a los 9 años de edad. La vacuna también está aprobada para varones.

Tengamos presente y recordémosles a nuestros pacientes que la prevención es lo más importante.