Suplemento Caribe Gyn

Vacunación contra el VPH:

Su importancia para prevención de condiciones relacionas con el VPH

JPEG - 3.1 KB
Josefina Romaguera, MD
Catedrática, Departamento de Obstetricia y Ginecología Recinto de Ciencias Médicas, Universidad de Puerto Ricojosefina.romaguera@upr.edu

Se estima que ocho de cada diez personas sexualmente activas van a estar expuestas al virus del papiloma humano (VPH) en algún momento de sus vidas, siendo esta la infección de transmisión sexual más común a nivel mundial. El VPH está asociado al cáncer cervical, anal, de pene, vagina, vulva y orofaringe además del desarrollo de verrugas genitales en ambos sexos. El VPH tiene más de 135 tipos identificados y alrededor de 40 afectan el área ano-genital.

El cáncer cervical puede ser causado por el VPH y es relativamente frecuente. El cáncer de ano relacionado con el VPH, aunque no es común, ha aumentado en Puerto Rico tanto en varones como en mujeres. Se estima que el cáncer de pene es cuatro veces más alto en Puerto Rico que en los Estados Unidos. Un estudio poblacional en Puerto Rico reportó una prevalencia del 44%, considerada alta y similar a otros países; también se observó una fuerte relación entre la infección anal y la infección cervical.

Riesgo real

El VPH no suele causar síntomas ni hallazgos físicos. Solo se necesita un contacto sexual para el contagio con el VPH. El uso del condón puede servir como protección aunque no al 100%. Las guías de prevención de cáncer cervical han cambiado en los últimos años. En pacientes sin factores de riesgo, se recomienda la citología cervical cada tres años, de 21 a 29 años. En pacientes de 30 a 65 años, se recomiendan el PAP y la prueba del VPH. Según esto, se decide el seguimiento.

Los serotipos de VPH 6, 11, 16 y 18 están asociados a condiciones premalignas de vulva, vagina, cérvix, ano y verrugas genitales. También afectan el tracto oral, respiratorio, cabeza y cuello.

Vacunación: clave para la prevención

Puerto Rico tiene una tasa de vacunación contra el VPH muy baja (17% de las niñas de 11 a 18 años). En los Estados Unidos está sobre el 30%. El programa federal de Vaccine for Children brinda esta vacuna a los niños que tienen el seguro médico del Gobierno (Mi Salud). En Puerto Rico la ley obliga a los seguros médicos a cubrir la vacuna del VPH a niños y niñas desde los 11 años. La educación a los padres y un rol activo del médico con sus paciente son esenciales.

La edad ideal para administrar la vacuna es de 11 a 12 años. Se trata de una vacuna inactivada (no viva). Existen dos vacunas, la cuadrivalente y la bivalente, aprobadas por la FDA para prevenir ciertos tipos de VPH:

  • La bivalente, previene infección con serotipos 16 y 18; aprobada para el uso en mujeres de 10 a 25 años; y
  • La cuadrivalente, previene infección de serotipos 6, 11, 16 y 18; aprobada en hombres y mujeres de 9 a 26 años.

- Tanto la bivalente como la cuadrivalente previenen el 75% del cáncer de la cérvix (cuello de la matriz).

- La cuadrivalente previene el 90% de las verrugas genitales en hombres y mujeres y las condiciones premalignas y malignas del ano en ambos sexos. En las mujeres previene el 90% de los cánceres de la vagina y hasta el 50% de los cánceres de la vulva.

Vacuna terapéutica

Se están llevando a cabo estudios con vacunas terapéuticas para pacientes expuestos al VPH.

Comentario

La prevención es la mejor estrategia para evitar cualquier contagio con el VPH. El cáncer cervical es de los cánceres en que se puede hacer prevención primaria con la vacuna, y secundaria al tratar las lesiones premalignas. Cabe mencionar que la vacuna también es efectiva para prevenir cáncer anal, de vagina y de vulva.