Suplemento VIH / SIDA (AMTVIH)

Suplemento Especial VIH Treaters Medical Association of Puerto Rico

Asociación de Médicos Tratantes de VIH de Puerto Rico (AMTVIH)

Estimados colegas:

Hace exactamente treinta años, el 5 de junio de 1981, el Centro para el Control de Enfermedades (CDC) reportó el primer caso de cluster de pulmonía asociado con Pneumocistis carinii juvenci. Dicho caso sentó el inicio de una epidemia que, en principio, se asociaba como un padecimiento exclusivo de hombres jóvenes. Luego, se comprobó que fue el primero de muchos casos de lo que luego conocimos como el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).

Retroceder en el tiempo requiere la evaluación de lo que, desde entonces, ha ocurrido con esta epidemia que cambió la historia de la humanidad en la última etapa del siglo XX. Por eso, a treinta años de esa fecha crítica, todavía es necesario evaluar los retos que aún enfrentamos.

A pesar de los avances médicos que han transformado esta mortal epidemia en una condición crónica tratable, el SIDA todavía se enfrenta a la estigmatización y el discrimen. Muchas personas portadoras del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) aún desconocen su diagnóstico. En muchos lugares del mundo, no existe acceso directo a medicamentos y a servicios de diagnóstico, cuidado y tratamiento efectivos. Por eso, es necesario recordar que -con todo lo ocurrido y con el progreso que hemos atestiguado- el SIDA sigue siendo una condición que amenaza la vida humana, si no se detecta a tiempo.

Continuamos en la búsqueda de una cura efectiva o vacunas que permitan la prevención del contagio. Mientras tanto, es necesario reforzar la importancia del cuidado, la prevención y, sobre todo, la educación, tanto a los pacientes VIH positivo como a las personas que conviven con ellos. Proteger y protegerse debe ser la consigna para mantener a raya la propagación de este virus.

La Asociación de Médicos Tratantes de VIH de Puerto Rico (AMTVIH) agrupa a médicos de familia, generalistas, ginecólogos, internistas, infectólogos, entre otros, quienes tenemos en común el servicio a pacientes VIH/SIDA. La mayor responsabilidad del médico tratante es mantenerse actualizado acerca de los cambios que ocurren en las terapias, sus efectos secundarios y el surgimiento de nuevas opciones de tratamiento. Además, no vemos al paciente como a uno con la condición de VIH, sino que se maneja de manera integrada, de tal modo que nos convertimos en psicólogos, amigos y familia de nuestros pacientes, tratanto de que un diagnóstico positivo de VIH se pueda transformar en un sinónimo de vida positiva.

La adherencia a las terapias es fundamental: los tratamientos antirretrovirales ayudan a llevar una vida razonablemente normal. Sin embargo, es necesario mantener viva la esperanza y promover el cambio que proteja a nuestros pacientes, a todos por igual. Por eso, les invito a ser proactivos: educar y ofrecer la prueba de VIH es un acto de responsabilidad y de amor.

Reciban un saludo cordial.

Lizette Santiago, MD
Presidenta
Asociación de Médicos Tratantes de VIH de Puerto Rico