Léxico médico

Síndrome de la falsa memoria (FMS)

JPEG - 1.7 KB
Félix J. Fojo, MD
felixfojo@gmail.com ffojo@homeorthopedics.com

El síndrome de falsa memoria (false memory syndrome, FMS) se refiere a una condición psicológica en la cual un individuo experimenta la creencia, expresada con firmeza, de haber sufrido un evento traumático en su niñez o adolescencia (mucho menos frecuente en la etapa adulta) el cual en realidad nunca ocurrió.

La explicación freudiana del olvido como mecanismo de defensa (amnesia psicogénica para reducir la ansiedad) frente a eventos sumamente traumáticos, generalmente de índole sexual (actos de pederastia y/o incesto contra el paciente), llevó a muchos psicoterapeutas a buscar procedimientos para traer de vuelta esas memorias ocultas, buscando así, mediante la exposición y asunción del problema, la curación o el alivio de ciertas neurosis.

Entre esas técnicas psicoterapéuticas se utilizaron con bastante frecuencia la hipnosis y, en menor grado, se emplearon fármacos (pentotal sódico o “suero de la verdad”).

Pero ya desde la década de 1980 quedó claro que muchas de esas “recuperaciones de memorias traumáticas” no correspondían con hechos que hubieran ocurrido en la vida real, sino con fabulaciones, deformaciones de ciertos hechos o incluso con la posibilidad de sugestión del paciente por parte del propio psicoterapeuta.

Varios psicólogos y psiquiatras (Loftus, Pickerall, Gorman, Schacter, entre otros) demostraron mediante experimentos muy bien diseñados (fotografías trucadas, eventos imposibles, etc.) que se podía incorporar “recuerdos” que no habían ocurrido a un alto porcentaje de personas sanas y normales en grupos bastante amplios de jóvenes estudiantes o de profesionales.

Estas falsas memorias han llevado incluso a varios y muy sonados casos legales como el de Beth Rutherford contra su padre (supuesta violación e incesto) que terminó probándose en la Corte que no era más que una sugestión (una implantación de un falso recuerdo en una mente proclive –paciente neurótica y bulímica– a aceptarlo como cierto) del psicoterapeuta.

Debe quedar claro que para el diagnóstico del síndrome de falsa memoria tiene que quedar descartada la mala fe o la manipulación interesada por parte del paciente.

Existe incluso, en los Estados Unidos, una asociación de personas (sobre todo padres y madres) que han sido legalmente perjudicadas por supuestas “memorias recuperadas”. Se denomina Fundación para el Síndrome del Falso Recuerdo (FMSF).

Este síndrome no es totalmente aceptado por todos los profesionales de la psiquiatría.