Léxico Medico

Síndrome de Prinzmetal

(espasmo de la arteria coronaria)

JPEG - 1.7 KB
Félix J. Fojo, MD
felixfojo@gmail.com ffojo@homeorthopedics.com

Una persona adulta, generalmente mujer y de más de 50 años de edad, sufre, mientras duerme en la noche o cerca del momento de despertar, un dolor opresivo e intenso en el lado izquierdo del pecho o en la zona esternal, que puede extenderse al brazo izquierdo y a la espalda, acompañado en ocasiones por falta de aire, palidez, sudoración y una angustiosa sensación de muerte inminente. Llevada de emergencia al hospital, es ingresada de inmediato con el diagnóstico de angina inestable o incluso infarto del miocardio, aunque las manifestaciones electrocardiográficas y enzimáticas no son concluyentes.

El cateterismo cardiaco revela, para sorpresa de los médicos, que no existe ningún estrechamiento ni bloqueo aterosclerótico coronario y, generalmente, el diámetro intravascular normal está conservado. Esa persona presenta un síndrome que fue descrito por el grupo de Parkinson en 1931, por el de Brown en 1933 y luego por Myron Prinzmetal en 1959. Ha recibido los nombres de angina inversa, angina variante, síndrome X, vasoespasmo coronario y síndrome o angina de Prinzmetal.

Las causas del vasoespasmo coronario súbito no son claras; se ha sugerido una disminución del óxido nítrico en el endotelio por una anomalía de la enzima que debe sintetizarlo, una disfunción del endotelio vascular que se hace hipersensible a la acetilcolina (su liberación se aumenta en el descanso) o incluso a un incremento en la producción del tromboxano, un poderoso vasoconstrictor. Se debe descartar factores de riesgo como exposición al frío, enfermedades autoinmunes (lupus), estrés emocional intenso, tabaquismo, alcoholismo, concomitancia de un síndrome migrañoso o uso de medicamentos citostáticos como el 5-fluoracilo. El diagnóstico se hace mediante angiografía coronaria.

El tratamiento lo suele dar el cardiólogo, utilizando nitratos, bloqueadores de los canales de calcio y l-arginina. El propanolol está contraindicado. Deben diagnosticarse y tratarse los factores de riesgo que suelen presentarse con este síndrome.