Suplemento: Medicina Nuclear

Scintigrafía ósea (bone scan): Imagen fisiológica de todo el esqueleto

JPEG - 4.2 KB
René Baez, MD
Especialista en Medicina Nuclear
Presidente, Sociedad de Medicina Nuclear de Puerto Rico
Director de Medicina Nuclear, Hospital Damas, Ponce

Ante síntomas de dolor óseo, cuando las radiografías no reflejan anomalía, pero cuando hay una queja persistente y una alta sospecha clínica, la Medicina Nuclear cuenta con la scintigrafía de hueso o bone scan.

Ventajas y características

Este estudio evalúa la función o fisiología del hueso de una manera muy sensible, lo que ofrece ventajas con respecto a otros estudios:

  1. Hay circunstancias en las que los cambios fisiológicos no se detectan en las radiografías, pero sí son evidentes en el bone scan.
  2. Se obtienen imágenes de todo el esqueleto en un solo estudio y con una sola inyección.
  3. Cuando es necesario dar atención especial a un área en particular, se puede obtener imágenes tomográficas tridimensionales (SPECT scan).
  4. El estudio es sensitivo a los cambios vasculares que ocurren en los procesos agudos, como infección o microfracturas.

Por su alta sensibilidad y por abarcar todo el cuerpo, es el estudio de elección para buscar metástasis tempranas en pacientes con cáncer.

En casos de artritis, puede ayudar a aclarar el diagnóstico, a establecer la extensión del proceso inflamatorio o evaluar respuesta al tratamiento.

Seguimiento de metástasis ósea 40%

Detección de metástasis 20%

Condiciones ortopédicas 20%

Misceláneos 10%

Tumores primarios de hueso 5%

Infección 5%

Se debe correlacionar, por su baja especificidad, con los datos clínicos y, por su pobre definición anatómica, con otros estudios de imágenes.

Aspectos técnicos

Es una prueba bien tolerada y bastante simple:

  1. No requiere ayuno ni suspender medicación.
  2. Se inyecta un medicamento radiactivo y, dependiendo de la indicación, se puede hacer imágenes inmediatas para ver la fase vascular, o esperar de 2 a 3 horas para hacer vistas del esqueleto. En esta espera, se debe ingerir líquidos y orinar con frecuencia, ya que el exceso de radiofármaco se excreta en la orina.
  3. La radiación es baja y no es un riesgo para el paciente o sus familiares.
  4. El medicamento que se inyecta no suele ocasionar efectos secundarios.
  5. Si previamente se hubiera realizado un examen con bario como contraste oral, se recomienda esperar unas 48 horas antes del estudio (cada caso debe evaluarse individualmente).

Los equipos que se utilizan, las gamma cámaras, no emiten radiación. Por el contrario, detectan la radiación que sale del paciente. Por ser abiertos, la claustrofobia no es un problema en la mayoría de pruebas de Medicina Nuclear.