Suplemento Oftalmología

Retinopatía diabética:

Importancia de la evaluación preventiva

JPEG - 5.2 KB
Robert Boada, MD
Retinólogo - Cirugía y Enfermedades de la Retina Bayamón Medical Plaza Tel: 787.251.5280

Definición y estadísticas

En los Estados Unidos, cerca de 25 millones de personas o el 8% de la población tienen diabetes. De estos, cerca de un 30% no han sido diagnosticados. Los residentes de Puerto Rico tienen 1,8 veces mayor probabilidad de ser diagnosticados con diabetes que los blancos no hispanos en los Estados Unidos. La diabetes es la causa principal de ceguera en adultos de 20 a 70 años, y se detectan de 12000 a 24000 nuevos casos de ceguera cada año [1] en pacientes con retinopatía diabética.

La retinopatía diabética es causada por la diabetes tipo 1 o tipo 2. Los niveles de azúcar elevados por la diabetes ocasionan daño a los vasos sanguíneos, incluyendo los de la retina, lo que produce la retinopatía diabética.

Signos y síntomas

En su etapa más temprana, la retinopatía diabética no presenta síntomas. Por esto es importante que haya una evaluación especializada con un examen ocular completo con la pupila dilatada.

El examen inicial y los subsiguientes deben tener los siguientes criterios:

  • Diabetes tipo 1: a los 5 años del inicio de la enfermedad y luego anualmente, hasta que la retinopatía requiera exámenes más frecuentes.
  • Diabetes tipo 2: al ser diagnosticado y después anualmente, hasta que se pueda requerir mayor frecuencia por el desarrollo de la enfermedad.
  • Durante el embarazo (tipo 1 o tipo 2): antes del embarazo o en su primer trimestre. Si hay retinopatía leve a moderada, debe reexaminarse cada 3 a 6 meses. Si es severa, el examen debe hacerse cada 1 a 3 meses. [2]

Los primeros síntomas son visión central borrosa, usualmente causada por híperglicemia y edema de la retina central (mácula). La hinchazón proviene de dilataciones aneurismáticas en la microcirculación de la retina que causan sangrado, exudación y depósitos de grasa. Cuando la circulación ya no puede suplir la retina adecuadamente, empieza a haber isquemia por falta de oxígeno. Esto conlleva el desarrollo de neovascularización o formación de capilares anormales que pueden sangrar y causar manchas negras en la visión. La neovascularización, a su vez, puede causar desprendimiento de la retina de forma traccional y pérdida de visión severa.

Tratamiento y prevención

El tratamiento frecuentemente se puede dar antes de que haya pérdida severa de visión, para poder evitar un mayor daño.

Los pacientes con retinopatía diabética proliferativa pueden reducir el riesgo de ceguera en un 95% con un tratamiento oportuno y un seguimiento adecuado. Para prevenir el progreso de la retinopatía diabética, se deben controlar los niveles de azúcar en la sangre, la presión arterial y el colesterol.

Adicionalmente, el control cuidadoso de la diabetes por el médico primario, el médico internista o el endocrinólogo es importante para prevenir el daño, no solo de la retina, sino también de otras partes del cuerpo como los riñones y las piernas.

Con frecuencia se hacen pruebas adicionales para detectar daño a la circulación de la retina:

  • El angiograma de fluoresceína da imágenes especializadas con la ayuda de un tinte de contraste que se inyecta en el brazo.
JPEG - 7.9 KB
Retinopatía diabética proliferativa con desprendimiento de retina traccional.
JPEG - 9.6 KB
Retina Normal
  • El OCT (optical coherence tomography) es una prueba -sin radiaciones ionizantes- que visualiza las capas de la retina y la mide para ver si está hinchada o si está siendo desprendida de forma traccional.

La hinchazón de la retina se trata usualmente con rayos láser. A veces también se necesitan inyecciones de medicamentos dentro del ojo. En su etapa más avanzada, la retinopatía puede necesitar la aplicación de rayos láser más extensos y de cirugía especializada de la retina [3].

Comentario

En todo paciente diabético son importantes la evaluación oftalmológica y los controles frecuentes de la visión. El control de los niveles adecuados de azúcar en la sangre también es esencial.

De ser necesario, un tratamiento con rayos láser, con inyecciones o con cirugía, puede permitir una visión buena por toda la vida, a pesar de tener retinopatía diabética.

Referencias

[1] National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion Division of Diabetes. July 12, 2007

[2] Ann Intern Med. 1992 Apr 15;116(8):683-5.

[3] American Academy of Ophthalmology Retina Panel, Preferred Practice Patterns Committee. Diabetic retinopathy. San Francisco (CA): American Academy of Ophthalmology (AAO); 2003.