Suplemento Breast Cancer Conference

Rehabilitación del paciente con cáncer de seno

JPEG - 4.8 KB
William Micheo, MD
Catedrático y Director Departamento de Medicina Física, Rehabilitación y Salud Deportiva, Escuela de Medicina, UPR

La rehabilitación es parte integral del manejo interdisciplinario del paciente con cáncer de seno. La meta del proceso de rehabilitación es restaurar la función normal del individuo y permitirle regresar, sin síntomas, a sus actividades de la vida diaria, trabajo y recreación.

El cáncer de mama y su tratamiento, que incluye cirugía, radioterapia y quimioterapia, puede resultar en problemas clínicos tales como dolor, limitación de movimiento, hinchazón en el brazo y debilidad muscular que requieren evaluación temprana y tratamiento apropiado para evitar secuelas y pérdida de función a largo plazo.

La cirugía y sus complicaciones

El tratamiento quirúrgico del cáncer de mama suele incluir cirugía en el área del pecho y la axila con remoción de nódulos linfáticos. Esta cirugía puede verse complicada por dolor en la región del cuello y del hombro, asociado a espasmo muscular, cambios posturales y limitación de movimiento del hombro en el lado operado.

Importancia de la rehabilitación temprana Síntomas como dolor y limitación de movimiento responden muy bien a un programa de rehabilitación temprana, que incluye el uso de modalidades físicas como hielo y estimulación eléctrica, combinados con ejercicios de movimientos activos suaves para el hombro y de estiramiento cervical.

Estos ejercicios pueden iniciarse en el hospital en el periodo postoperatorio y se debe tomar la precaución de no causar hinchazón en el área de la axila o tensión en la cicatriz. De no iniciarse este programa de ejercicios a tiempo o de no orientarse a los pacientes sobre la importancia del mismo, estos pueden desarrollar capsulitis adhesiva –hombro congelado– con marcada limitación del movimiento, mucho dolor con el movimiento y también de noche al dormir. Los ejercicios de estiramiento para el hombro y de fortalecimiento con peso liviano (1-2 libras) son muy bien tolerados por el paciente en esta etapa.

Terapia combinada y sus complicaciones

La combinación de cirugía en la axila con remoción de ganglios linfáticos y radioterapia puede predisponer al paciente al desarrollo de hinchazón en el brazo. Esto, conocido como linfedema, es más común en pacientes que han tenido un número alto de nódulos removidos, nódulos axilares comprometidos por la enfermedad o que han desarrollado infecciones en el brazo del lado operado.

Prevención del linfedema

La prevención del linfedema es muy importante ya que los tratamientos existentes controlan la hinchazón y estabilizan la condición, pero no la curan. El uso de guantes para trabajo en el jardín y hogar, evitar pincharse el brazo y protegerse la mano de traumas es muy importante a largo plazo. La detección temprana de linfedema y el tratamiento con terapia manual descongestiva, vendajes y ejercicio son importantes para evitar el progreso de la hinchazón.

Cuando esta hinchazón del brazo se estabiliza con la terapia inicial, se puede recetar una media de compresión para uso prolongado y control del linfedema. De no tratarse a tiempo, puede desarrollarse una hinchazón severa con pérdida de movimiento, dolor y, en algunos casos, infecciones recurrentes. En pacientes que presentan hinchazón súbita, sobre todo tardíamente en el curso de la enfermedad, hay que descartar la recurrencia del tumor o tromboflebitis antes de comenzar el tratamiento.

Compromiso neurológico

Otro problema clínico importante en pacientes con cáncer de mama es el compromiso neurológico. Esto puede ocurrir por compresión directa por el tumor o estar asociado al tratamiento quirúrgico o a la radioterapia en el área del hombro y la axila, afectando el plexo braquial, o asociado a los tratamientos de quimioterapia con desarrollo de neuropatía periférica. Las manifestaciones del compromiso del sistema nervioso pueden incluir debilidad muscular, pérdida de sensación y dolor de tipo neuropático caracterizado por quemazón, además de sensación de hormigueo. El uso de medicamentos, modalidades físicas como la estimulación eléctrica y ejercicios de fortalecimiento y balance son importantes en la rehabilitación de estos pacientes.

Hoy en día, también existen técnicas intervencionales de manejo del dolor, como bloqueos de nervio, que pueden facilitar la participación en la rehabilitación y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Importancia de la actividad física

Los ejercicios aeróbicos como caminar, el ciclismo o la natación son importantes en pacientes con cáncer de mama. Estos ejercicios mejoran la condición física, reducen la fatiga asociada a los tratamientos y el riesgo de enfermedad cardiaca, además de ayudar en el manejo de la depresión asociada al diagnóstico de cáncer. El ejercicio liviano de fortalecimiento no está contraindicado y puede ser muy beneficioso para ayudar a mantener el movimiento articular, mejorar la fuerza muscular y la tolerancia a las actividades diarias. Se recomienda ejercicio aeróbico moderado, 30 minutos, 5 veces por semana, de fortalecimiento 2 veces por semana y de flexibilidad y balance de 2 a 3 veces por semana.

Comentario

En el cáncer de mama es muy importante la rehabilitación temprana, así como considerar las posibles complicaciones de las opciones terapéuticas, sea cirugía, radioterapia o quimioterapia, y buscar evitar el linfedema y el compromiso neurológico. En cuanto sea posible, se debe buscar complementar la la rehabilitación con actividad física regular.

Referencias

  1. Cheville A. Cancer Rehabilitation.Physical Medicine & Rehabilitation 3rd edition. Braddom R (ed.). Elsevier 200, pp 1369-1398.
  2. Shamley DR, Srinanaganathan R, Weatherall R, et al. Changes in Shoulder Muscle Size and Activity Following Treatment for Breast Cancer. Breast Cancer Rest Treat. 2007.
  3. Mutrie N, Campbell AM, Whyte F, et al. Benefits of Supervised Group Exercise Programme for Women Being Treated for Early Stage Breast Cancer. BMJ. 2007;10;334(7592):484-485.
  4. Harris SR, Schmitz KH, Campbell KL, et al. Clinical Practice Guidelines for Breast Cancer Rehabilitation: Guidelines Recommendations and Qualitative Appraisals. Cancer 2012, pp. 2312-2324.