Artículos Médicos

Recomendaciones que podemos dar al paciente diabético en tiempos de desastres

JPEG - 20.3 KB
Jorge de Jesús, MD, FACE
Endocrinólogo Ex-Presidente de la Sociedad Puertorriqueña de Endocrinología y Diabetología

La prevalencia de la diabetes en Puerto Rico ha alcanzado cifras muy altas que, lamentablemente, siguen en aumento. Las personas afectadas por esta enfermedad representan un porcentaje significativo de la población de la isla (en el año 2012 se reportó una prevalencia de 16,4%), lo que quiere decir que son varios cientos de miles los afectados por esta enfermedad. En nuestra isla, la diabetes afecta más a la mujer que al hombre y, en general, se asocia a la obesidad y a personas con edad sobre los 65 años.

Por otro lado, Puerto Rico, dada su ubicación geográfica, es una isla con mayor riesgo de sufrir desastres naturales que pueden afectar a nuestra población, como podrían ser aquellos ocasionados por el paso de los huracanes o por algún movimiento sísmico. Por ello, debemos estar preparados para estas inclemencias de la naturaleza.

Si bien una catástrofe nos puede afectar a todos, en el caso de los pacientes diabéticos se debe tener mayor cuidado y estar preparados para las consecuencias que estos eventos naturales pudieran traer, así como hay que hacerlo con los niños o con las personas de edad avanzada.

En particular, en el caso de los diabéticos hay que considerar algunas peculiaridades, sobre todo en la utilización de medicamentos, en los requerimientos nutricionales, en las insulinas y en los agentes inyectables que deben mantenerse a una temperatura adecuada. Por eso, en esos casos críticos el panorama del cuidado de esos pacientes se puede complicar e inclusive llegar a costar la vida.

Por esta razón, debemos hacer las recomendaciones del caso para que los pacientes diabéticos –o sus familiares que los ayudan o cuidan– estén preparados para el caso que llegue ese “día menos pensado” y nos encuentre sin estar adecuadamente preparados: la recomendación principal que podemos hacer es que para esos casos se prepare una mochila (ver recuadro siguiente).