Laboratorio

Pruebas de laboratorio en pancreatitis

“El paciente presenta dolor abdominal de nueva aparición, generalmente en el área del epigastrio, que irradia hacia la espalda o los flancos. El dolor evoluciona usualmente hasta convertirse en intolerable y característicamente perdura por más de 24 horas. El mismo está frecuentemente asociado con nauseas y vómitos. El examen físico revela una sensibilidad severa en los cuadrantes superiores del abdomen y separación a la palpación.” [1]

JPEG - 4.1 KB
Angelisa Bonilla de Franceschini, MD
Patóloga clínica y anatómica Director Médico Laboratorios Borinquen.
Directora Dpto. de Patología, Universidad Central del Caribe.
La amilasa (prueba universal) en suero se incrementa en las primeras 12 horas de originarse la pancreatitis aguda, llegando a un valor máximo en 48 horas, y regresando a su valor basal en 3 a 5 días, aproximadamente [2].

La lipasa en suero se incrementa durante el transcurso de la pancreatitis, e inclusive, antes que la amilasa, 4 a 8 horas [3], y persiste elevada por 8 a 14 días [4].

El análisis de lipasa no está indicado cuando el valor de amilasa es > 3x el límite mayor del rango de referencia.

El incremento numérico de amilasa y lipasa no correlaciona con la severidad de la enfermedad. La determinación diaria de ambas enzimas, una vez que se determina el diagnóstico, no contribuye al desarrollo clínico, al manejo y al pronóstico del paciente. Pero, cuando la elevación persiste por varias semanas, se debe sospechar en: inflamación persistente pancreática o peripancreática, formación de pseudoquiste, obstrucción de vía biliar o del ducto pancreático, sea por cálculo o por neoplasia.

Los criterios generales aceptados para el diagnóstico de pancreatitis son dos de los siguientes: - Dolor abdominal. - Elevación > 3x de amilasa y/o lipasa. - CT Scan: positivo.

Pruebas generales de laboratorio sugieren incluir un CBC (hematocrito > 44% está asociado con necrosis del páncreas), enzimas hepáticas (AST/ALT), bilirrubina total y directa, ESR y CRP de alta sensibilidad (es útil luego de 36 horas) y se utilizan como indicadores de severidad [5].

Durante los primeros días de la enfermedad se intenta establecer la etiología de la pancreatitis. Se debe documentar historial de ingesta de alcohol, medicamentos, trauma, historial previo de enfermedad biliar y cirugías previas.

Todos estos son elementos importantes para la interpretación y correlación de las pruebas de laboratorio. Las pruebas de amilasa y lipasa pueden verse afectadas en pacientes con altos niveles de triglicéridos y en pacientes alcohólicos.

La amilasa aumenta cuando hay inflamación a nivel de glándulas salivares submandibulares y parótidas e, inclusive, en otras condiciones inflamatorias abdominales.

Pacientes con insuficiencia renal pueden tener valores elevados debido a una disminución en la excreción renal de estas encimas [6].


Referencias

[1] Practice Guidelines in Acute Pancreatitis, Banks, et. al.

[2] Henry’s Clinical diagnosis by Laboratory methods 21 Ed Saunders.

[3] Steinberg WM, Goldstein SS, Davis ND et al. Diagnostic assays in Acute Pancreatitis. Ann Intern Med 1985;102:576-580

[4] Henry’s Clinical diagnosis by Laboratory methods 21 Ed Saunders.

[5] Pongprasobchai, Supot MD,Pancreas 39(8):Nov 2010.

[6] Smotkin J, Tenner S. Laboratory diagnostic tests in acutepancreatitis. J Clin Gastroenterol 2002;34:459-62.