Suplemento Ortopedia

Prevención de accidentes pediátricos al practicar deportes

JPEG - 3.2 KB
Samuel Fernández, MD
Ortopeda Pediátrico

Debido al alto número de niños que participan en deportes, se puede esperar que ocurra un número importante de lesiones relacionadas al deporte. Una lesión se define como un evento que causa pérdida de tiempo en la participación en deportes.

Los deportes ayudan a los niños y adolescentes a mantener su cuerpo en buena forma física, a sentirse bien con ellos mismos, a desarrollar habilidades físicas, a socializar, a aprender reglas, a trabajar en equipo, a evitar problemas de salud como la obesidad. Por otro lado, todos los deportes conllevan un riesgo de lesión, el cual será mayor mientras más contacto haya en la actividad.

La mayoría de las lesiones deportivas en niños ocurren en ligamentos, tendones y músculos. Solo un 5% de las lesiones ocasiona fracturas en los huesos. Sin embargo, las áreas de crecimiento en los niños tienen un mayor riesgo de trauma o sobreuso.

Clasificación de lesiones deportivas

A. No catastróficas (comunes):

  1. Lesiones agudas;
  2. Lesiones por sobreuso; y
  3. Condiciones médicas existentes.

B. Catastróficas (raras, pero peligrosas)

  1. Fatales; - directas: por la actividad deportiva; e - indirectas: por factores asociados a ella;
  2. No fatales: con incapacidad permanente.

Para prevenir o reducir las lesiones deportivas se debe considerar factores ambientales e individuales.

Factores ambientales:

  • Temperatura del ambiente (mejor si es fresco);
  • Superficie de juego (mejor mientras más acojinada);
  • Proximidad de tráfico vehicular;
  • Mantenimiento adecuado del equipo deportivo;
  • Seguir las reglas de juego; y
  • Evaluación médica previa.

Factores del individuo:

  • Empleo de equipo protector apropiado;
  • Evaluar el aumento progresivo en la actividad física para evitar el hacer “mucho, muy rápido”;
  • Utilizar calzado apropiado para el deporte;
  • Aumentar la flexibilidad;
  • Utilizar la técnica apropiada (debe ser enseñada);
  • Fortalecer los músculos específicos para el deporte;
  • Hacer pausas entre el entrenamiento y los juegos;
  • Suspender el deporte (entrenamiento) si hay dolor;
  • Evitar la lesión por calor (consumir líquidos); y
  • Lograr rehabilitación adecuada de lesiones previas.

No suele ser beneficiosio el iniciar alguna actividad deportiva muy temprano. La Academia de Pediatría (AAP) recomienda que los niños comiencen a participar en deportes a la edad de 6 años cuando puedan comprender el concepto de trabajo en equipo. Ádemas, la presión de ganar puede causar importante estrés emocional en un niño. Lamentablemente, muchos padres y entrenadores consideran el hecho de ganar como el aspecto más importante de los deportes. Esto debe evitarse a toda costa para prevenir un daño emocional al niño. Al niño se le debe recompensar por su esfuerzo y por mejorar sus habilidades, en vez de criticarlo por perder un juego o una competencia.

Los entrenadores, los pediatras, los fisiatras y los ortopedas pediátricos son los mejor preparados para evitar lesiones musculoesqueléticas en niños, así como para brindar cuidado inmediato a las lesiones agudas.

Literatura

  1. Prevención de lesiones al practicar deportes. American Academy of Pediatrics, 2007.
  2. Pediatric Sport Injuries, Knol of Anthony Luke, MD.
  3. New Guidelines to Prevent Pediatric Overuse Injuries in Sports, HealthNews Digest.com.
  4. Prevention of Sport Injuries; Albert C. Hergenroeder, MD.
  5. Sports Injury Prevention, Heart of Texas Orthopedics.