Entrevista

EL FUTURO DOCTOR

¿Por qué estudiar medicina?

Pedro Juan González.

Estudiante de Medicina Universidad Central del Caribe

Recuerdo con facilidad cuando tomé la decisión de estudiar Medicina, a pesar de estar esto ligado a un episodio trágico de mi vida: había muerto mi hermano. Fue un momento determinante para mí y también para mi madre, que es médico. Obviamente, la situación generó un dolor emocional inmenso. Pero simultáneamente, ese sufrimiento fue lo que despertó en mí el deseo de entender y aprender las doctrinas de la Medicina. No creí que mi mente podría lograr encerrar todos estos conocimientos y que el deseo de aprender me llevaría a dejar a un lado la diversión y las salidas para quedarme estudiando. A veces, mis compañeros me insisten para salir a divertirnos, pero mi prioridad actual es concentrarme en mis estudios. Considero que por cada hora, minuto, segundo que desatienda esta etapa de mi formación, la vida de un ser, querido por alguna persona, puede verse afectada; y esa persona podrían experimentar el gran dolor que yo sentí.

El propósito de estudiar Medicina varía de persona a persona, pero creo que todos compartimos el deseo de salvar vidas y servir al prójimo. Aquel que se guíe por esto siempre tendrá éxito y mantendrá el interés en asimilar el mayor conocimiento posible para lograr lo que todo médico desea: ayudar, curar, salvar vidas y, por qué no, dejar una huella que sirva a los que vengan después.

Esta profesión puede ser muy demandante, pero si uno se organiza y estudia para competir con uno mismo, se hace fácil; y esto beneficia al futuro doctor y a sus futuros pacientes. He aprendido que uno nunca lo sabrá todo y que no puede dominarlo todo, pero el secreto está en tratar de aprender con dedicación y fortalecer todo lo que se va dominando. He percibido que una de las cosas que más ayuda a dominar el conocimiento es transmitirlo a otro estudiante para que él lo complemente o enriquezca, y luego se discuta en una forma analítica. Esta interacción no sólo facilita el estudio sino que contribuye a enriquecer esta etapa de un futuro médico. Y creo que esto compensa con creces cualquier actividad social que uno pueda dejar de lado para concentrarse en aprovechar esta privilegiada oportunidad de aprender a servir.