Léxico Médico

Plegamiento de proteínas y

enfermedades neurodegenerativas

JPEG - 3.7 KB
Félix J. Fojo, MD
Ex Profesor de la Cátedra de Cirugía de la Universidad de La Habana ffojo@homeorthopedics.com felixfojo@gmail.com

Si las enormes moléculas de ADN que contienen los cromosomas de una sola célula de nuestro cuerpo se desplegaran en línea recta, tendrían una longitud de casi dos metros y, si se pusiera en fila las moléculas de ADN de todo el cuerpo, se llegaría a la Luna.

¿Cómo se pliegan esas moléculas para caber en el pequeño núcleo celular? Lo hacen como todas las grandes proteínas biológicas –alcanzando su imprescindible estructura tri o cuadridimensional– mediante pasos que han sido estudiados por los químicos desde hace mucho tiempo y que son parte de la termodinámica del plegamiento: interacciones de Van der Waals, de carga-carga o hidrofóbicas, enlaces de hidrógeno internos, entre otros.

Hemos usado el ejemplo del ADN, pero no olvidemos que en nuestra células se forman miles de proteínas: varios ARN, hormonas, proteínas mediadoras, enzimas, citomembranas, anticuerpos, receptores celulares, colágeno, insulina, y todas las proteínas humanas que forman nuestro proteoma.

¿Qué pasa si una molécula proteica se pliega mal? Pues la célula saludable la desnaturaliza, la fragmenta y la elimina, proceso que nos permite crecer sanos y mantenernos vivos. Pero a medida que las células envejecen o por otra causa, fallan los mecanismos de plegamiento y las moléculas inoperantes –dañinas– comienzan a depositarse y a estorbar. Así, cada vez hay más evidencia de que por lo menos en cuatro enfermedades neurodegenerativas (enfermedades de Huntington, de Parkinson, de Alzheimer y ALS) las neuronas y las células gliales confrontan problemas en su plegamiento proteínico. Esto pudiera explicar los depósitos anómalos que sirven de marcadores diagnósticos anatomopatológicos para el Alzheimer.

En esta breve nota no hemos hecho más que apuntar hacia una esfera de la investigación neurológica (neurobioquímica molecular), extraordinariamente compleja, en pleno desarrollo y muy prometedora.