Editorial - Opinión del mes

Opinión, invitado del mes

Opinión, invitado del mes

Raúl García-Rinaldi, MD, PhD, FACS

Con el tiempo y un poco de pacienciala semilla rinde fruto

JPEG - 1.9 KB
Raúl García-Rinaldi, MD, PhD, FACS
Especialista en Cirugía Cardiovascular
Director Cirugía Cardiovascular Advanced Cardiology Center

Hace 15 años iniciamos un programa de verano para estudiantes talentosos. Aunque el concepto y la estructura estaban listos, ese verano participó un solo estudiante. La idea era sencilla: identificar jóvenes a los que les interesara estudiar Medicina y someterlos a un intenso internado viviendo la vida de un médico. De manera interesante, poco a poco se dio a conocer el programa y más estudiantes solicitaron admisión al mismo. Pero también hubo dificultades pues no todo el mundo ni todas las instituciones compartían la visión de que se podía formar un “ejército” de jóvenes que más tarde fueran excelentes médicos e influenciaran la práctica de la Medicina de una forma positiva y notable.

Sin embargo, la idea prosperó de forma acelerada porque la Junta de Directores de la Fundación creyó en el proyecto y apoyó su desarrollo. Así, hoy existen acuerdos de colaboración con muchas instituciones educativas (UPR-Río Piedras, RUM, Universidad Interamericana, Escuela de Medicina de Ponce), municipios (Mayagüez), hospitales (HIMA-San Pablo, Advanced Cardiology Center) que son testimonios de que esta iniciativa es válida, debe ser apoyada y es de gran beneficio para Puerto Rico.

Muchos médicos de variadas especialidades sirven de mentores para nuestros estudiantes. El programa acepta hoy en día a estudiantes de escuela superior, universitarios y de escuelas de Medicina. Este pasado verano participaron 100 estudiantes ya divididos en dos sesiones porque el cupo era demasiado grande. Tan fructífero, innovador y efectivo ha sido este programa que en agosto de 2008 la Fundación recibió el “Merck Innovation Award” en el área de la Educación.

La educación de nuestros jóvenes es fundamental para el futuro de Puerto Rico. Nuestra visión de la juventud puertorriqueña es muy positiva. Los jóvenes están a la espera de una oportunidad que les permita brillar por su desenvolvimiento, al trabajar con dedicación en un ambiente educativo que respeta sus intereses académicos. Experiencias como esta los afectan positivamente no solo en su futuro educativo y profesional sino como miembros y líderes de la sociedad.

Debemos alentar el desarrollo de programas como este en todas las áreas posibles, ya que les dan a nuestros jóvenes la oportunidad de desarrollar disciplinas educativas y de identificarse con modelos que les sirvan para toda la vida.