Suplemento especial : Sociedad de Cardiología

Nuevos medicamentos para el tratamiento de la hipertensión arterial

En los últimos años, se han introducido nuevos productos farmacéuticos antihipertensivos con el potencial de obtener un mejor control de la hipertensión y disminuir los efectos y estragos de esta enfermedad. Dentro de las opciones existentes, el desarrollo de los antagonistas de sistema renina-angiotensina-aldosterona ofrece ahora una nueva alternativa terapéutica.

JPEG - 2.9 KB
José Gómez Rivera, MD, FACC
Especialista en Cardiología Clínica e Invasiva
Profesor Asociado Escuela de Medicina de Ponce Secretario de Sociedad Puertorriqueña de Cardiología Director Departamento de Cardiología Hospital Damas, Ponce, Puerto Rico

El tratamiento de hipertensión arterial tiene múltiples facetas, ya claramente definidas por múltiples guías terapéuticas. Entre estas, destacan algunas de carácter preventivo, tales como el control de peso, la alimentación adecuada y otros ajustes y cambios en la forma de vida. Adicionalmente, la opción farmacológica sigue siendo la más rápida y efectiva, en especial para prevenir los efectos perjudiciales de la hipertensión arterial sobre todos los sistemas del organismo humano.

Así, hoy en día la hipertensión arterial es la condición médica para la cual se prescribe el mayor número de medicamentos en los Estados Unidos. Esto tiene como objetivo principal reducir la morbilidad y mortalidad cardiovascular asociadas a la hipertensión.

Debido a que se trata de una enfermedad multifactorial que requiere ser evaluada considerando todas las distintas morbilidades de los pacientes afectados, no es posible definir una terapia uniforme para todos los casos.

Así, en la actualidad, se siguen utilizando con éxito los fármacos para la hipertensión arterial ya conocidos y probados, tales como:

- Diuréticos

- Antagonistas de canales de calcio

- Vasodilatadores

- Bloqueadores del sistema adrenérgico.

Pero en la búsqueda e investigación de nuevas clases terapéuticas, se ha prestado mucha atención al sistema renina-angiotensina-aldosterona por los resultados y beneficios antihipertensivos y en el sistema endotelial vascular que se pueden lograr.

Antagonistas del sistema renina-angiotensina-aldosterona

Entra los primeros medicamentos desarrollados con efecto sobre el sistema renina-angiotensina-aldosterona, destacan los bien conocidos bloqueadores de la enzima convertidora de angiotensina. Esta clase terapéutica sigue siendo una de las más utilizadas debido a los beneficios demostrados no solo en reducción de la presión, sino en sus beneficios secundarios a nivel renal al reducir la proteinuria y el deterioro de la función renal, en especial en pacientes diabéticos. Además, son fármacos muy bien tolerados por los pacientes, y su costo es relativamente bajo.

Más recientemente, se ha introducido la opción del empleo de los antagonistas de los receptores de la angiotensina II. La angotensina II es un metabolito activo dentro del sistema circulatorio con la capacidad de producir un efecto vasoconstrictor, de aumentar la absorción de sodio y de estimular la producción de aldosterona y hormona antidiurética induciendo la hipertensión arterial.

Actualmente, existen varios bloqueadores de estos receptores, entre ellos losartan, valsartan, irbesartan y candesartan. Estos fármacos son basatante selectivos en el tipo de receptor que bloquean. En los estudios, han demostrado ser altamente efectivos en la hipertensión desde leve a severa, comparando su efectividad con las otras clases terapéuticas como los antagonistas de calcio, beta-bloqueadores y diuréticos. Otro beneficio es su buena tolerancia con muy pocos efectos secundarios. Algunos de estos productos ya tienen indicaciones aceptadas para pacientes con insuficiencia cardiaca y en nefropatía diabética con proteinuria.

La más novedosa de las opciones terapéuticas disponibles son los bloqueadores directos de la renina (aliskiren). Estos fármacos actúan uniéndose directamente a la renina, inhibiendo la producción inicial de angitonsina I y, por lo tanto, lográndose una reducción total de la activación de todo el sistema renina-angiotensina-aldosterona. Su indicación actual es para hipertensión arterial pero se está evaluando su empleo para otras indicaciones y sus otros posibles beneficios. La tolerancia del producto es excelente, ya que los efectos secundarios son mínimos.

Futuro de las terapias

Actualmente, hay nuevas clases terapéuticas en desarrollo y en uso en Europa. Entre estos nuevos medicamentos, se encuentran:

- El fenoldopam que es un antagonista del receptor de dopamina y que tiene una acción rápida y de corta duración, lo que puede ofrecer los beneficios del tratamiento intravenoso de emergencia;

- El kentaserin que es un nuevo bloqueador de los receptores de serotonina con una acción antihipertensiva de larga duración;

- El monatepril que es un bloqueador de los canales de calcio y de los receptores alpha adrenérgicos.

Opinión

Para mejorar el problema de la hipertensión arterial y disminuir su morbilidad y mortalidad, disponemos en la actualidad de excelentes productos y se continúan desarrollando nuevas opciones terapéuticas. Debido al elevado número de personas afectadas, se hace cada vez más importante el definir la terapia más adecuada para cada paciente y, sobre todo, poner énfasis en las medidas preventivas.