Artículos médicos

Pedro J. Tort Saade, MD

Nuevos conceptos en la reconstrucción del ligamento anterior cruzado de la rodilla:

“Reconstrucción anatómica del ACL”

Los problemas de inestabilidad de la rodilla suelen tener múltiples causas y orígenes. La actividad física, la gran demanda de algunos deportes y la sobrecarga irregular sobre esta importante articulación hacen que las dolencias de la rodilla se hayan incrementado. Muchas veces esto se debe a un daño a nivel de los ligamentos cruzados, que puede requerir una cirugía especializada cuyas técnicas se han perfeccionado significativamente.

JPEG - 2.6 KB
Pedro J. Tort Saade, MD
Cirujano Ortopeda Especialista en Cirugía Artroscópica de Rodilla y Hombro, Especialista en Medicina Deportiva y Reconstructiva, Director del Tort Orthopaedic Institute
ptordsaade@aol.com

La reconstrucción del ligamento anterior cruzado (ACL) de la rodilla es uno de los procedimientos ortopédicos más comunes. En los Estados Unidos, se realizan alrededor de 100 mil al año. La técnica quirúrgica ha evolucionado de una cirugía realizada completamente abierta a una reconstrucción artroscópica. A pesar de la frecuencia, la experiencia y el gran número de casos en que se lleva a cabo este procedimiento, su rango de éxito fluctúa entre un 69% y un 90%.

Con las técnicas de reconstrucción actual, el 95% de los pacientes operados desarrollan algún cambio degenerativo luego de 7 años de la cirugía y sólo un 47% de los atletas pueden recuperar su nivel de actividad previo a la lesión.

Técnica quirúrgica

Por muchos años, se ha pensado que el ACL está compuesto por una sola banda (Anteromedial “AM”), luego se determinó que el ángulo en que se estaba reconstruyendo la banda AM era muy vertical (Fig. 1) y, recientemente, estudios anatómicos han demostrado que, en realidad, no sólo el ligamento se ha estado reconstruyendo en una posición incorrecta, sino que está compuesto por dos bandas (Anteromedial “AM”, Posterolateral “PL”) en vez de una. El nombre de las bandas obedece a su posición en la tibia. La primera descripción del concepto de las dos bandas fue hecha en 1938 (Palmer et al.), y la primera reconstrucción de dos bandas se realizó en 1980 (Mott y Zaricznyj). Pero aun publicados estos resultados, la técnica nunca se hizo popular por su complejidad y por falta de evidencia científica.

JPEG - 8.3 KB
FIG. 1 FOTO DE RECONSTRUCCIÓN DEL LIGAMENTO ANTERIOR CRUZADO DE LA FORMA TRADICIONAL. SE ESTA RECONSTRUYENDO PRINCIPALMENTE LA BANDA ANTEROMEDIAL (AM). A. VEMOS LA ADAPTACIÓN QUE SE HIZO EN EL TÚNEL FEMORAL PARA HACER EL TÚNEL MAS HORIZONTAL (ALREDEDOR DE LAS 10 PM EN UNA RODILLA DERECHA Y 2PM EN UNA IZQUIERDA) PARA TRATAR DE CORREGIR LA INESTABILIDAD ROTACIONAL DE LA RODILLA. B. DEMUESTRA LA FORMA TRADICIONAL DE RECONSTRUCCIÓN DEL ACL CON UN TÚNEL FEMORAL HECHO A LAS 11PM EN UNA RODILLA DERECHA Y A LA 1PM EN UNA IZQUIERDA. ESTE TIPO DE RECONSTRUCCIÓN CORREGÍA LA INESTABILIDAD ANTEROPOSTERIOR (AP) PERO NO LA ESTABILIDAD EN ROTACIÓN.
JPEG - 13.7 KB
A DEMUESTRA LA 2 HUELAS ANTEROMEDIAL (AM) Y POSTEROLATERAL (PL) DEL ACL EN EL PLATO TIBIAL. B. DEMUESTRA LA FORMACIÓN DE LOS TÚNELES EN LA RECONSTRUCCIÓN DE DOS BANDAS ANATÓMICA. Y ADEMÁS DEMUESTRA LAS HUELLAS AM Y PL EN EL CONDILO FEMORAL LATERAL

Reconstrucción anatómica del ACL

JPEG - 9 KB
A. DEMUESTRA LA RECONSTRUCCIÓN ANATÓMICA DEL ACL DE DOS BANDAS; ANTEROMEDIAL (AM) Y POSTEROLATERAL (PL). B. DEMUESTRA LA RECONSTRUCCIÓN TRADICIONAL DEL ACL DE UNA BANDA; ANTERORMEDIAL (AM) EN FÉMUR Y UNA MEZCLA DE AM Y PL EN TIBIA.

Debido al problema de la artritis, la inestabilidad y el alto número de atletas que no pueden regresar a su nivel competitivo previo a la lesión, se comenzó a investigar más a fondo la reconstrucción del ACL.

Los conceptos nuevos de la anatomía y reconstrucción del ACL se conocen como “Reconstrucción anatómica del ligamento anterior cruzado”.

El ligamento anterior cruzado tiene una huella anteromedial y una huella posterolateral en la parte proximal de la tibia. Ambas bandas se insertan en diferentes lugares del cóndilo femoral lateral (Fig. 2). El concepto anterior (Fig. 3) hablaba de una sola banda anteromedial, siendo en realidad su reconstrucción una mezcla de las bandas AM y PL en la tibia y de una cerca de la AM en el fémur. La banda AM está estirada durante la flexión de la rodilla mientras la PL está relajada, y durante la extensión la banda AM está relajada y la PL estirada. La banda AM restringe el movimiento anteroposterior (AP) de la rodilla y la banda PL el movimiento de rotación de la rodilla. Al reconstruir sólo una banda (AM, que sólo controla el movimiento AP), la rodilla puede quedar con una microinestabilidad que puede ser causante del 95% de incidencia de artritis, en promedio a los 7 años de la cirugía.

Argumentos científicos a favor de la reconstrucción anatómica como mejor opción quirúrgica

Estudios cinemáticos en vivos utilizando técnicas estéreo-radiográficas han demostrado que la reconstrucción sólo de la banda AM puede restaurar la estabilidad anteroposterior pero no la estabilidad rotacional. Los estudios demuestran que la limitación de estas técnicas para restaurar la estabilidad rotacional conlleva un aumento en las cargas en el cartílago articular del cóndilo medial femoral, lo que produce cambios de osteoartritis a largo plazo. Recientemente se vienen ejecutando tres estudios de nivel I y tres de nivel II prospectivos y randomizados, que comparan la reconstrucción anatómica con la reconstrucción tradicional y reportan mejores resultados clínicos en la reconstrucción de las dos bandas.

Hay varios otros estudios en ejecución para evaluar los resultados a largo plazo de la reconstrucción de dos bandas y para definir con evidencia científica las ventajas de la reconstrucción anatómica frente a la tradicional (Figura 4).

JPEG - 8.6 KB
A. SE DEMUESTRA LA RECONSTRUCCIÓN ANATÓMICA DEL ACL CON DOS BANDAS; UNA ANTROMEDIAL (AM) Y OTRA POSTEROLATERAL (PL)

La reconstrucción anatómica del ACL no es una nueva técnica sino un nuevo concepto Aun sin efectuarse una reconstrucción de dos bandas, estos conceptos nuevos nos ayudan a realizar una reconstrucción más anatómica y precisa de una banda. La cirugía de reconstrucción anatómica de dos bandas no es adecuada para todos los pacientes ni para todos los cirujanos. Es técnicamente más difícil, toma más tiempo, tiene una curva de aprendizaje alta y requiere de una gran agilidad y conocimiento de la artroscopia de rodilla. No todos los pacientes son candidatos; el paciente ideal sería uno joven, atleta, con altas expectativas y fuertes demandas para su rodilla.

JPEG - 7.7 KB
FIG 5. VISTA DEL LIGAMENTO EN UNA CIRUG´IA.

Experiencia en Puerto Rico

En abril de 2008, se realizó en Puerto Rico el primer caso de reconstrucción anatómica de dos bandas del ligamento anterior cruzado. Fue efectuada en un paciente joven y atleta que tiene por delante muchos años más de utilización de su rodilla y para quien desarrollar cambios degenerativos de esa articulación sería devastador.

Conclusión y perspectiva a futuro

Actualmente, muchos cirujanos ortopedas especialistas en rodilla de distintos continentes opinan que, luego de un período de transición, esta técnica y otras nuevas alternativas quirúrgicas se irán adaptando a todos los pacientes de reconstrucción del ligamento anterior cruzado. En un futuro cercano, los resultados de los estudios prospectivos randomizados probablemente confirmen con evidencia científica las ventajas de la reconstrucción anatómica del ligamento anterior cruzado.

REFERENCIAS

1. Griffin LY, Agel J, Albohm MJ, et al: Non-contact anterior cruciate ligament injuries: risk factors and prevention strategies. J Am Acad Orthop Surg 2000; 8:141-150.

2. Freedman KB, D’Amato MJ, Nedeff DD, et al: Arthroscopic anterior cruciate ligament reconstruction: a metaanalysis comparing patellar tendon and hamstring tendon autografts. Am J Sports Med 2003; 31:2-11.

3. Yunes M, Richmond JC, Engels EA, et al: Patellar versus hamstring tendons in anterior cruciate ligament reconstruction—a meta-analysis. Arthroscopy 2001; 17:248-257

4. Fithian DC, Paxton EW, Stone ML, et al: Prospective trial of a treatment algorithm for the management of the anterior cruciate ligament-injured Knee. Am J Sports Med 2005; 33:335-346.

5. Ristanis S, Stergiou N, Patras K, et al: Excessive tibial rotation during high-demand activities is not restored by anterior cruciate ligament reconstruction. Arthroscopy 2005; 21:1323-1329.

6. Tashman S, Collon D, Anderson K, et al: Abnormal rotational knee motion during running after anterior cruciate ligament reconstruction. Am J Sports Med 2004; 32:975-983.

7. 7. Palmer I: On the injuries to the ligaments of the knee joint. Acta Chir Scand 1938; 91:282.

8. Harner CD, Baek GH, Vogrin TM, et al: Quantitative analysis of human cruciate ligament insertions. Arthroscopy 1999; 15:741-749.

9. Gabriel MT, Wong EK, Woo SL, et al: Distribution of in situ forces in the anterior cruciate ligament in response to rotatory loads. J Orthop Res 2004; 22 .85-89.

10. Mott HW: Semitendinosus anatomic reconstruction for cruciate ligament insufficiency. Clin Orthop Relat Res 1983; 172:90-92.

11. Zaricznyj B: Reconstruction of the anterior cruciate ligament of the knee using a doubled tendon graft. Clin Orthop relat Res 1987;162-175

12. Mae T, Shino K, Miyama T, et al: Single- versus two femoral socket anterior cruciate ligament reconstruction technique—biomechanical analysis using a robotic simulator. Arthroscopy 2001; 17:708-716.

13. Yagi M, Wong EK, Kanamori A, et al: Biomechanical analysis of an anatomic anterior cruciate ligament reconstruction. Am J Sports Med 2002; 30:660-666

14. Amis AA. Persistence of the mini pivot-shift after anatomically placed anterior cruciate ligament reconstruction. Clin Orthop Relat Res 2007; 457:203-209.

15. Aglietti P, Giron F, Buzzi R, et al: Anterior cruciate ligament reconstruction: bone-patellar tendon-bone compared with double semitendinosus and gracilis tendon grafts. A prospective, randomized clinical trial. J Bones Joint Surg Am 2004; 86:2143-2155.

16. Jonsson H, Riklund-Ahlstrom K, Lind J: Positive pivot shift after ACL reconstruction predicts later ostearthrosisi - 63 patients followed 5-9 years after surgery. Acta Orthop Scand 2004; 75:594-599.