Suplemento de Nefrología

Nuevos avances en el tratamiento de diálisis para la enfermedad renal crónica

JPEG - 10.2 KB
José L. Cangiano, MD, FACP, FAHA
Presidente, Sociedad de Nefrología de Puerto Rico
Profesor de Medicina, UPR

El paciente con fallo o paro renal crónico tiene actualmente tres alternativas terapéuticas para mantener la vida: la máquina de diálisis, que requiere tratamiento tres veces a la semana por 4 horas en cada sesión; la diálisis peritoneal y, el trasplante. Este puede ser de cadáver o de donante vivo, relacionado o no relacionado, pero compatible para evitar el rechazo.

Desarrollo e impacto del riñón artificial

El médico holandés Willem Kolff desarrolló el primer riñón artificial en 1943, durante la ocupación nazi en la Segunda Guerra Mundial, para tratar pacientes con paro renal y mantenerlos con vida por un tiempo considerable. En 1946, en Suecia, el Dr. Nils Alwall introdujo la tecnología de circulación extracorpórea con el riñón artificial, que usaba una membrana filtrante para remover toxinas y líquido en exceso. Entre 1946 y 1960, 500 pacientes recibieron diálisis con el riñón Alwall. Dos de los pacientes que recibieron diálisis desde 1968 y 1971 todavía estaban vivos, en diálisis, en el año 2007, 39 y 36 años después.

Limitaciones de la diálisis y de trasplante

Aunque el riñón artificial ha servido para prolongar la vida de muchos pacientes, no es el método ideal, ya que no provee las propiedades metabólicas y endocrinas del riñón humano sano. Entre ellas, está la secreción por el riñón de la hormona eritropoyetina, que estimula a la médula ósea a producir glóbulos rojos, la vitamina D para controlar la estructura ósea y el sistema de renina, que ayuda a controlar la presión arterial.

El tratamiento ideal para los pacientes renales sería el reemplazo del riñón por un trasplante renal. La escasez de donantes de riñón y la cada vez mayor demanda de ellos hacen de esta alternativa una muy difícil de lograr.

Alternativas en investigación

Se viene trabajando intensamente en la búsqueda de alternativas para hacer riñones artificiales en biointegración con el paciente. Algunas alternativas en estudio son las siguientes:

- En la Universidad de California, Los Ángeles, los doctores Allen Nissenson y Víctor Gura prueban un sistema de diálisis atado a la cintura del paciente y operado por batería. Está hecho con membranas, desarrolladas con nanotecnología, que actúan como filtro y como tubulillos, muy similar al riñón humano. Es una máquina portable que simula el riñón sano. Este aparato estará disponible para experimentación en humanos alrededor del año 2013.
- En California y en Vicenza, Italia, se viene trabajando en un aparato portable para remover toxinas. Se trata de un aparato removible que no interfiere con actividades físicas, como nadar o correr.
- En la Universidad de Michigan, el Dr. Humes viene trabajando en incorporar células cultivadas de riñón que se desarrollan de células madres y que proveen las funciones del riñón biológico. Este método tiene todavía muchos problemas que superar y es posible que pasen muchos años para considerar su uso.
- En la Universidad de Tokar, Tokio, se viene desarrollando un riñón bioartificial con características muy parecidas al riñón humano.

Comentario

Todos estos adelantos requieren por lo menos dos años de investigación clínica para considerarse en el tratamiento de pacientes. Para muchas personas, son la esperanza de mejorar su calidad de vida y disfrutar del futuro.