Temas de interes

Arte en Puerto Rico

Noemí Ruiz: Maestra de la abstracción

JPEG - 1.4 KB
Mariana García Benítez
Periodista de cultura
[email protected]

A mediados de la década de 1960, Noemí Ruiz (Mayagüez, 1931) se apropia del lenguaje abstracto para pintar. La abstracción será su norte y, hasta el presente, el estilo a través del cual expresa su ingenio.

Sobre este particular, la artista comenta en una entrevista exclusiva para Galenus: “La gente siempre ha dicho que la abstracción es difícil de entender. Pero toda obra de arte lo es. La obra de arte no es para entender lo que pasa ahí. Es para sentir una atracción, un gusto, al punto que te sientes parte de la obra”.

Es durante esta década (1962-63) que la artista puertorriqueña viaja a España para hacer estudios de postgrado en la Universidad Autónoma de Madrid, momento en el que el arte abstracto colmaba buena parte de las galerías españolas. “Desde que empecé a pintar”, recuerda Ruiz, “sentí una gran atracción por la abstracción. Ha habido algunas épocas, cuando he estado fuera de Puerto Rico (en Madrid), en que aparece una que otra cosa que parece realista. Pero lo consistente es la abstracción, en la que puedo establecer contrastes marcados de forma y color, crear composiciones que no tienen que estar atadas a una imagen realista”.

Educadora incansable, Ruiz se muda de San Germán a San Juan en 1975, cuando es invitada a enseñar Pintura y Diseño en la Universidad Interamericana. Estuvo dando clases en dicha universidad hasta 1996, cuando se retiró.

Cuando le pregunto sobre su experiencia como educadora me cuenta que: “Enseñar, junto con el arte, ha sido mi pasión. Si eres una educadora que siente satisfacción al enseñar, eso es algo que vas a llevar toda la vida”.

Los grandes maestros, ya sean del arte o de otras disciplinas, suelen ser educadores de primera. La artista Noemí Ruiz opina sobre su propia obra de la siguiente manera: “… está muy unida a la naturaleza, a las cosas que me rodean, busco sentir una satisfacción por vivir y respetar la vida”.

Para Noemí Ruiz, educar y compartir su talento con los demás significa traducir en ganancia una vida dedicada al estudiante.