Suplemento Diabetes

Metas de glucemia en el paciente con diabetes mellitus: Manejo centrado en el paciente

JPEG - 10.5 KB
Francis P. Baco, MD, FACP, FACE
Endocrinólogo Profesor Auxiliar, Escuela de Medicina, UPR Profesor Asociado, Escuela de Medicina, UCC Jefe de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo, Hospital de Veteranos Tesorero, Sociedad Puertorriqueña de Endocrinología y Diabetología

Las guías publicadas este año por la Asociación Americana de Diabetes (ADA) junto con la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) enfatizan la necesidad de un manejo centrado en el paciente. Esto quiere decir que se requiere un cuidado que respete y responda a las preferencias, necesidades y valores individuales del paciente.

Importancia de involucrar al paciente

Como responsables del cuidado de los pacientes con diabetes mellitus, debemos recopilar información y explicarles las alternativas terapéuticas para que puedan examinarlas y, de esta manera, escoger su mejor plan de tratamiento. El compromiso directo del paciente en coordinación con el médico para la evaluación y el tratamiento ayuda a mejorar la adherencia al mismo.

Disminución de complicaciones

El propósito primordial del control glucémico del paciente diabético es el de evitar o disminuir la progresión de las complicaciones relacionadas con la diabetes como la ceguera, los infartos cardiacos, el fallo renal, las amputaciones, las apoplejías, entre otras. De esa manera, se busca mejorar la calidad de vida de los pacientes y disminuir los costos en el manejo de las complicaciones mediante una inversión en la prevención de las mismas.

Metas en el control glucémico

La Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos (AACE) ha enfatizado la necesidad de individualizar las metas glicémicas del paciente de acuerdo a sus condiciones físicas, sociales, psicológicas y económicas.

Consolidando las recomendaciones de ambas asociaciones, la mayoría de los pacientes con diabetes deben tratar de tener cifras de hemoglobina glucosilada (Hb A1C) menores a 6,5%-7,0%. Esto corresponde a una glucosa promedio de alrededor 140-155 mg/dL en el periodo previo de 90 días. Para conseguir esta meta, la glucosa antes de las comidas debe estar por debajo de 110-130 mg/dL y una a dos horas luego de las comidas por debajo de 140-180 mg/dL.

Metas glucémicas
HbA1c < 6,5% - 7,0%
Glucosa pre-prandial < 110 - 130 mg/dL
Glucosa post-prandial < 140 - 180 mg/dL

Esta es una meta general que debe discutirse con el paciente, explicándole los beneficios y riesgos de un buen o pobre control glucémico.

En los pacientes con un historial de hipoglucemia severa, con una expectativa de vida corta, con complicaciones avanzadas de la diabetes u otras enfermedades crónicas o que no están comprometidos en mejorar su control glucémico, tenemos que liberalizar estas metas. En esos casos, la Hb A1C podría estar alrededor de 8,0%.

Por el contrario, en el paciente joven con diabetes de poco tiempo de inicio, sin complicaciones y que llega a la meta original sin tener episodios frecuentes de hipoglucemia, se debe tratar de mantener una HbA1c entre 6,0%-6,5% siempre que convenga en un control intensificado de su diabetes. Al final, el paciente es quien toma la última decisión.

Referencias

  • Inzucchi SE, Bergenstal RM, Buse JB, et al. Management of Hyperglycemia in Type 2 Diabetes: A Patient-Centered Approach. Diabetes Care 2012; 35:1364.
  • Handelsman Y, Mechanick JI, Blonde L, et al. American Association of Clinical Endocrinologists Medical Guidelines for Clinical Practice for Developing a Diabetes Mellitus Comprehensive Care Plan. Endocrine Practice 2011; 17:1.