Suplemento de Endocrinología y Diabetología

Medicamentos orales para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2

JPEG - 10.2 KB
Jorge de Jesús, MD, FACE
Endocrinólogo Ex-Presidente Sociedad Puertorriqueña de Endocrinología y Diabetología

La diabetes mellitus en Puerto Rico tiene una alta prevalencia. Se estima que más de medio millón de puertorriqueños son afectados por esta condición y sus complicaciones. Cuando nos referimos a diabéticos tipo 2, significa que estos pacientes todavía producen insulina y que pueden controlarse con medicamentos orales sin necesidad de tener que recurrir a la insulina. Sin embargo, debemos aclarar que habrá casos de pacientes diabéticos tipo 2 que necesiten insulina para lograr su control y bienestar.

A continuación, se resume cuales son los agentes orales de mayor uso en la práctica clínica. En muchas ocasiones, se necesita combinar estos agentes de una forma lógica para maximizar su efectividad. Es muy importante tener siempre presente que la dieta adecuada y el ejercicio son fundamentales en el tratamiento de todo paciente afectado por diabetes mellitus tipo 2.

Metformina: es la piedra angular para el tratamiento de diabetes mellitus tipo 2. Este medicamento lleva muchos años en el mercado. Tiene un costo bajo. No está asociado a aumento de peso y, en general, no se relaciona con eventos de hipoglucemia. Está contraindicado en pacientes con insuficiencia renal. No debe utilizarse en pacientes que ingieren demasiado alcohol. Tiene que descontinuarse cuando se vayan a hacer procedimientos quirúrgicos mayores o estudios radiológicos con medios de contraste yodado.

Sulfonilureas: estimulan el páncreas a secretar insulina. Son de bajo costo. Pueden causar bajones de azúcar o hipoglucemia. Se asocian a ganancia en peso. Han perdido popularidad ya que han surgido nuevos agentes de mejor perfil en seguridad y efectividad. Glitazonas: son sensitizadores a la insulina. Logran que la insulina que produce el cuerpo sea mejor utilizada por algunos tejidos, como los músculos y el tejido graso. No están asociadas a eventos de hipoglucemia, pero sí a aumento de peso y a retención de líquido.

Inhibidores de DPP4: nuestro organismo produce hormonas intestinales llamadas incretinas, que estimulan la producción de insulina cuando comemos. En el diabético tipo 2, estas hormonas intestinales son deficientes. Por otro lado, existe una substancia, DDP4 (dipeptidil peptidasa IV) que destruye estas hormonas intestinales. Si se inhibe la actividad de la DPP4, las incretinas van a estar activas más tiempo y podemos mejorar la funcionalidad y el efecto de estas en el paciente con diabetes tipo 2. De esta manera, se estimula la producción de insulina en el páncreas cuando comemos. Estos medicamentos los conocemos como inhibidores de DPP4. Son muy efectivos en el tratamiento de la diabetes tipo 2 y se pueden combinar con otros agentes orales. No están asociados con elevación en el peso ni tampoco con bajones de azúcar.

Comentario

Todos estos medicamentos pueden combinarse y la industria farmacéutica ya produce medicamentos en combinación que hacen que el cumplimiento con la terapia sea más efectivo.

Sin embargo, el tratamiento y las combinaciones efectivas para cada caso son muy particulares y requieren que hagamos una cuidadosa evaluación individualizada para escoger lo más conveniente para cada paciente.