Temas de Interés

Temas de Interés / Espacios, diseño y arquitectura

Materiales saludables, pacientes saludables:

Creando espacios saludables

“No tendremos individuos saludables, familias saludables ni comunidades saludables si no tenemos aire puro, agua limpia y tierra sana.” Lloyd Dean, CEO, Catholic Healthcare West, 2000

JPEG - 5.3 KB
Sergio Villanueva-Meyer, BArch, MScBC
LEED AP BD+C svillanuevameyer@gmail.com

La importancia de los edificios sustentables o sostenibles no solo yace en mitigar el efecto que tienen sobre el medioambiente sino también en la habilidad de contribuir a mejorar la salud de quienes los ocupan. Así, el USGBC (United States Green Building Council) viene impulsando el sistema de puntaje LEED para Hospitales, que tiene como objetivo promover el uso de materiales con un mejor ciclo de vida (ambiental, económico y social).

Una de las preocupaciones principales está en el enorme volumen de materiales que consumen los hospitales: plásticos, metales, fibras y minerales, que son usados en su construcción y operación. Estos afectan nuestra salud y, según el US Department of Health & Human Services, solamente en 2004 el sector de Salud gastó $53 billones en equipamiento médico y $86 billones en estructuras. La magnitud de este consumo genera preocupaciones y oportunidades.

El Centro de Diseño de Salud (The Center for Health Design) publicó sus recomendaciones para un mejor empleo de materiales médicos promoviendo a las organizaciones a tomar medidas progresivas: Primeros pasos:
- Adoptar una política de compra de materiales que los prefiera sustentables, que cuiden la salud y mantengan un alto estándar de cuidado de pacientes;.
- Incorporar preferencias de materiales sustentables en los objetivos de diseño de los proyectos;
- En productos basados en plásticos usar como guía el Espectro Ambiental Preferible de Plásticos (Plastics Environmental Preference Spectrum) o priorizar polipropileno y polietileno sin aditivos); y
- Priorizar materiales bajos en COVs (Compuestos Orgánicos Volátiles).

Siguientes pasos:
- Requerir a los proveedores de materiales el contenido químico de sus productos;
- Evitar materiales que contengan químicos dañinos; y
- Priorizar materiales y productos que contengan un alto contenido reciclado.

Pasos finales:
- Asociarse con proveedores que fabriquen y desarrollen materiales sustentables; y
- Requerirles información completa de los químicos dañinos que contienen sus productos y materiales.

La transición a productos y materiales sustentables es parte de la larga travesía de crear espacios saludables. Esto toma tiempo, experimentación y ajustes en un proceso de mejora continua. Los beneficios potenciales son numerosos y se verán representados positivamente en la satisfacción y retención de empleados, resultados de pacientes, costos operativos y muchos más que contribuirán a crear un ambiente saludable de trabajo que será apreciado no solo por individuos, familias y comunidades, sino también por el planeta.