Suplemento Asociación de Reumatólogos de Puerto Rico

Lupus sistémico eritematoso y arteriosclerosis

JPEG - 4.2 KB
Amarilis J. Pérez De Jesús, MD, FACR, CCD
Reumatóloga Vice-Presidenta de la Asociación de Reumatólogos de Puerto Rico

El lupus sistémico eritematoso (SLE) es una enfermedad crónica inflamatoria y autoinmune que ocurre con mayor frecuencia en las mujeres, por lo general entre la segunda y tercera décadas de vida. En esta enfermedad, el sistema inmune crea anticuerpos que atacan las propias células del paciente. Este proceso lleva a una condición inflamatoria crónica que afecta la piel, las articulaciones, los riñones, los pulmones, el sistema nervioso y/u otros órganos.

Síntomas

Los síntomas más comunes son erupciones en la piel, y artritis, por lo general con cansancio y fiebre.

Relación con arterioesclerosis

La arteriosclerosis prematura y la enfermedad de las coronarias han emergido como factores causantes de morbilidad y mayor mortalidad en estas pacientes.

La patogénesis de la arteriosclerosis acelerada es multifactorial. Los factores de riesgo tradicionales para enfermedad cardiovascular, como hipertensión, obesidad, diabetes e hiperlipidemia, se ven con mayor frecuencia en pacientes con lupus y se suelen asociar al uso de corticoesteroides. Complicaciones asociadas al compromiso de órganos (por ejemplo, nefritis que conduce a hipertensión e hiperlipidemia) pueden acelerar el proceso arteriosclerótico. Otros factores como complejos inmunes, anticuerpos anticélulas endoteliales y anticuerpos antifosfolípidos promueven y estimulan la hipercoagulabilidad.

Autoanticuerpos

Investigadores de Australia y el Reino Unido sugieren que autoanticuerpos a las proteínas que adhieren grasas están significativamente aumentados en pacientes con lupus sistémico activo.

Estos aumentos en anti-apolipoproteina A-I, antiHDL y antiCRP favorecen el desarrollo de arteriosclerosis en pacientes con SLE y mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. Es importante establecer que estos anticuerpos aún no se utilizan de manera rutinaria en la evaluación del paciente con SLE, pero se sigue investigando y se les ve un gran potencial y valor predictivo en la evaluación de estos pacientes.

También se estudian con gran interés otros posibles factores que conducen a enfermedad arteriosclerótica acelerada. En la Convención 2012 del Colegio Americano de Reumatólogos se presentaron varios trabajos que asocian la depresión al aumento en enfermedad arteriosclerótica en lupus, que las mujeres con lupus y depresión tenían cuatro veces mayor riesgo de arteriosclerosis, y que la depresión es un factor de riesgo cardiovascular modificable en SLE. Estos resultados sugieren que al tratar la depresión se debe tener un impacto positivo en los riesgos cardiovasculares en estas pacientes.

Comentario

Es mucha la investigación que actualmente hay en este campo y es importante que no perdamos de perspectiva que estos pacientes, a pesar de ser jóvenes, tienen un incremento en las enfermedades cardiovasculares asociadas a la enfermedad arteriosclerótica temprana.

Referencias:

  1. Tassiulas, I. Systemic Lupus Erythematosus, Expert Guide to rheumatology; 2004: 71-94.
  2. Antibodies to apolipoprtein A-1, HDL and CRP associated to atherosclerosis in SLE. Sean G Oneill, Ian Giles, et al. Arthritis and Rheumatism; Published Online: February 25 2010.
  3. Depression is a Risk Factor for subclinical Atherosclerosis in SLE. Carol Greco, Abdus Sattar, Amy Kao. Presentation #1984. ACR 2012.
  4. Cardiovascular Risk and Depression in SLE. LJ Julian, PP Katz, J Yazdany. Presentation #1983. ACR 2012.