Artículos Médicos

Llegó la temporada de influenza 2013-2014

JPEG - 4.5 KB
Rafael E. Franjul Juliao, MD
Neumólogo Director Médico de MSO of Puerto Rico, Inc.

Los virus de influenza y sus síntomas

En esta época, los cambios en el clima coinciden con la temporada de la influenza. Esta condición, que constituye un problema de salud a nivel mundial, es causada por la influenza A o B, en epidemias o brotes, y Puerto Rico no es la excepción. Se manifiesta clínicamente de forma aguda con síntomas inespecíficos como: tos, fiebre, malestar general, goteo nasal, dolor de garganta y dificultad respiratoria, entre otros. También puede presentar complicaciones con un alto nivel de morbilidad y mortalidad.

Cuando los pacientes se acercan para aclarar las dudas sobre la prevención y tratamiento de esta condición, nos corresponde darles respuestas claras y educarlos sobre esta enfermedad.

La temporada de influenza en Puerto Rico

En Puerto Rico, aunque la temporada de influenza es variable, por lo general se inicia en el mes de octubre, con sus niveles más altos entre enero y febrero, disminuyendo para inicios de mayo. Sin embargo, en nuestra isla iniciamos la temporada con vigilancia a inicios de agosto de 2013 con casos confirmados de influenza A H1N1 en diferentes áreas, incluyendo el fallecimiento de un caso confirmado. En 2009, el brote del virus de influenza A creó un estado de alarma debido a las muertes asociadas.

Variaciones anuales y vacunas

Cada año los expertos de Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA), de la OMS, de los Centros de Enfermedades y Prevención (CDC) y de otras instituciones estudian a nivel mundial las muestras de virus con mayor probabilidad de causar enfermedades. Para la temporada 2013-2014, los expertos determinaron que hay 3 tipos de virus de influenza que circulan entre las personas: de influenza A (H1N1 y H3N2) y de influenza B. Así, estos son los utilizados para producir vacunas contra la influenza de temporada. La vacuna se compone del virus inactivado (muerto) de forma inyectada o el virus atenuado (debilitado) de forma inhalada. Para la temporada 2013-2014, la vacuna (trivalente) se compone de los siguientes virus:

  • Influenza A/California/7/2009 (H1N1);
  • Influenza A/Victoria/361/2011 (H3N2); y
  • Influenza B/Massachussetts/2/2012

También están disponibles otras vacunas, que incluyen un cuarto tipo (tetravalente) del virus de influenza B (B/Brisbane/60/2008) a través de diferentes compañías farmacéuticas y aprobadas para diferentes grupos de edad.

Otro de los cambios en la temporada 2013-2014 es que la abreviación TIIV (Trivalent Inactivated Influenza Vaccine) cambió a IIV (Inactivated Influenza Vaccine); a las trivalentes se les clasifica como IIV3 y a las tetravalentes como IIV4. Otros cambios son las abreviaciones RIV (Recombinant Influenza Vaccine) y LAIV (Live Attenuated Influenza Vaccine).

Tanto la vacunación como los antivirales se pueden utilizar en casos en que haya factores de riesgo, como en pacientes con enfermedades crónicas cardiopulmonares, renales, diabetes, inmunosupresión, obesidad mórbida, embarazo, pacientes mayores de 65 años, residentes de hogares de cuidado y profesionales de la salud.

Comentario

La información sobre la incidencia y notificaciones de estos casos se puede encontrar en las páginas de la Internet del Departamento de Salud o de CDC.

Para romper con los mitos de la vacunación, debemos continuar promoviendo que nuestros pacientes se vacunen anualmente, ya que esta es la mejor forma de protección contra el virus de la influenza.