Historia

Historia

Líder de la pediatría moderna en Puerto Rico: El Dr. Antonio Ortiz

Allá por 1950, la mortalidad infantil en Puerto Rico era bastante elevada. Una de las principales causas era la diarrea debido a la gastroenterocolitis. Había pocos especialistas y los médicos generales estaban limitados o tenían poco entrenamiento en resolver esos problemas. Allí llegó el doctor Antonio Ortiz, a quien llamamos el “padre de la pediatría moderna en Puerto Rico”.

JPEG - 2 KB
Norman Maldonado MD
Hematólogo-Oncólogo
Ex Presidente de la Universidad de Puerto Rico

El Dr. Ortiz estudió en la Universidad de Harvard, tanto sus estudios de pregrado como la Escuela de Medicina, graduándose en 1925 y 1929, respectivamente. Retornó a Puerto Rico a realizar su internado y su residencia en el Hospital Presbiteriano en Condado, que finalizó en 1935. Continuó como miembro de la facultad médica del Hospital Presbiteriano y también se incorporó al Hospital Municipal de San Juan el mismo año. Viajó a Europa y al Children’s Hospital de Boston para continuar especializándose. En el año 1951, fue designado como jefe de Pediatría cuando se organizó este servicio clínico en el Hospital Municipal de San Juan. Había un local separado para cada especialidad y así ocurrió también con Pediatría.

Luchando contra la deshidratación

El doctor Ortiz era una persona de hablar suave y

refinado y siempre estaba disponible. Un tema central de su conversación era el empleo de las soluciones hidratantes, llamadas “suero casero”, y de la importancia de hidratar al bebe o niño afectado por deshidratación aguda severa. Nosotros, como estudiantes, teníamos que conocer la fórmula. Yo observaba cómo el Dr. Antonio Ortiz le enseñaba a la mayoría de médicos la forma de tratar y combatir a este feroz asesino llamado deshidratación, logrando así disminuir la mortalidad drásticamente en unos pocos años.

Él contó con un extraordinario equipo médico que lo asistió: la Dra. Dolores Méndez Cashion, era la profesora principal y se reunía diariamente con nosotros a las 11 am a discutir los casos clínicos de los pacientes. Las Dras. Dahlma Vargas, Margarita Cáceres, Eloisa Muñoz y los Dres. Eduardo Mirabal y Egidio Colón estuvieron entre los más extraordinarios miembros de esa excelente facultad médica del Departamento de Pediatría. Todos ellos dedicaron sus vidas a enseñar y preparar a generaciones de médicos dando el mejor ejemplo. Ellos son héroes que ayudaron a transformar el cuidado pediátrico y a salvar las vidas de muchos niños. También, debido a su gran trascendencia, debo mencionar ahora aunque sea solo tangencialmente los extraordinarios logros pioneros de otros dos médicos puertorriqueños, el Dr. Luis Soltero Harrington en Cirugía Pediátrica Cardiovascular y la Dra. Marta Valcárcel en Neonatología, pero esto será motivo de futuras columnas.

Reconociendo su trayectoria

El Dr. Antonio Ortiz continuó como jefe de Pediatría hasta 1974. En 1978 fue nombrado profesor emérito de la Universidad de Puerto Rico. En la década de 1980 lo honramos cuando le dimos su nombre al nuevo Hospital Pediátrico Universitario del Centro Médico de Puerto Rico: Hospital Universitario Pediátrico Dr. Antonio Ortiz. Un reconocimiento muy merecido.

Hoy, recordamos la dedicación al trabajo del doctor Antonio Ortiz y de una generación de médicos que tenían como único compromiso el servir a los enfermos y de enseñar con su ejemplo buena medicina.