Temas de interés

Temas de interes

Las fiestas de la calle San Sebastián

Según el director del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe, Miguel Rodríguez, durante el siglo XIX cada una de las calles del Viejo San Juan celebraba procesiones en honor a un santo distinto.

De este modo, se llevaban a cabo procesiones a nombre de San Justo, de Jesucristo (por la calle del Cristo), de San Sebastián, entre otros. Las calles que no llevaban nombre de santo eran representadas por un santo escogido por los residentes.

JPEG - 797 bytes
Mariana García Benítez
Periodista y estudiante de Literatura Latinoamericana en la Universidad Nacional Autónoma de México Mar_y_anadar@yahoo.com

La celebración de San Sebastián es la que sobrevive de todas aquellas procesiones. Pero ¿cómo estas fiestas religiosas pasan de ser un evento cristiano a la pachanga y encuentro cultural que son hoy día? Resulta que 39 años atrás, el párroco de la Iglesia de San José, el sacerdote Madrazo, decide recoger donativos para la conservación de su iglesia con una procesión por la calle San Sebastián.

La procesión, que revivió la tradición del siglo XIX, se llevó a cabo todos los 20 de enero, fecha en que la iglesia celebra el día de San Sebastián. Esta actividad era de carácter religioso y veneraba la vida de un hombre que fue castigado por el régimen romano por declararse cristiano. Por quince años el sacerdote Madrazo organizó este evento, añadiéndole a los cabezudos, según la tradición española. Los cabezudos representaban a la reina Isabel y al rey Fernando.

Cuando el sacerdote le pide a don Ricardo Alegría que no deje morir esta tradición, este le encomienda a los vecinos de la calle San Sebastián la organización de esta celebración.

Y como los años pasan y la sociedad evoluciona, cuando esta procesión cambia de mando, varía su carácter religioso y se convierte poco a poco en el encuentro cultural más importante del año. En el se manifiestan aspectos de la cultura puertorriqueña como la música, el baile, el arte, la literatura, las artesanías, la gastronomía además de la alegría y recreación que caracterizan a estas festividades.

Es así que las fiestas de la calle San Sebastián se han convertido en una de las atracciones más importantes del país.