Suplemento Medicina Física y Rehabilitación

La rehabilitación:

Parte esencial del cuidado de la salud

JPEG - 5.8 KB
Luis Cotto Ibarra, MD
Fisiatra Profesor Escuela de Medicina, Universidad de Puerto Rico

El Dr. Luis Izquierdo Mora, en un artículo reciente publicado en Galenus, describe lo que es ser un médico efectivo y menciona, entre las cualidades importantes, practicar la rehabilitación del paciente además de prevenir y curar las enfermedades [1]. Algunos médicos piensan que la rehabilitación comienza luego de que el paciente esté medicamente estabilizado de una lesión o enfermedad. Sin embargo, en los primeros 5 días de estar en descanso en cama los pacientes pueden perder significativa fuerza muscular por desuso. A su vez, recuperar esto puede tardar semanas de ejercicios de fortalecimiento guiados por profesionales de rehabilitación.

Inmovilidad y rehabilitación temprana

Las articulaciones, en especial las manos y los tobillos, pueden contracturarse en periodos de inmovilidad de varios días o semanas [2]. A veces, vemos cómo un paciente no logra volver a salir de la cama por la debilidad y la limitación de movimiento de sus articulaciones. Existe entonces una “ventana rehabilitativa”, en la cual el paciente, cuando se inicia a tiempo un programa preventivo de ejercicios y movilizaciones, puede mantener su funcionalidad al salir del periodo agudo de su lesión o enfermedad.

De ahí la importancia de que las instituciones hospitalarias establezcan protocolos de movilización de articulaciones de las extremidades y el tronco. En los pacientes que no pueden moverse por si mismos, los protocolos deben incluir el cambio de posición en la cama cada 2 horas para evitar ulceraciones o complicaciones venosas.

El modelo de movilizaciones tempranas ha sido un factor positivo en la recuperación de pacientes en unidades de cuidado intensivo [3]. Cuando hay problemas que afectan permanentemente la movilidad del paciente, es importante consultar de forma temprana al servicio de Fisiatría de la institución. Así, el fisiatra determinará el nivel de servicios de rehabilitación que requiera el paciente mientras esté hospitalizado y cuando le den de alta. A nivel ambulatorio, el fisiatra puede contribuir con los médicos primarios o especialistas como ortopedas, reumatólogos, neurólogos, neurocirujanos, cirujanos de mano y pie, anestesiólogos de manejo de dolor, etc. El paciente que se beneficia de los servicios fisiátricos suele presentar limitaciones musculo-esqueléticas que afecten su capacidad de realizar actividades personales, del hogar, del trabajo o deportivas, ya sea por dolor, limitación de movimiento de las extremidades y del tronco, debilidad o falta de control muscular, pérdida de balance y de la estabilidad al caminar, amputaciones de extremidades, parálisis de extremidades, etc.

Importancia de la actividad preventiva

El fisiatra puede enseñar al paciente a prevenir lesiones, a efectuar programas de ejercicios y ayudar en el diagnóstico y pronóstico de enfermedades que afectan los nervios periféricos y los músculos, mediante la electromiografía y la neuroconducción (EMG y NCV). En un futuro cercano, Puerto Rico se enfrentará a un reto importante: cuando la generación de los baby boomers entre a la tercera edad, se espera un aumento de personas con impedimentos físicos que necesitarán los servicios de rehabilitación para mantener su calidad de vida luego de sufrir lesiones y enfermedades características de estas edades.

Comentario

La participación de los médicos en general, y de los fisiatras en particular, en la rehabilitación de sus pacientes es parte esencial del cuidado de salud.

Referencias

[1] Luis Izquierdo Mora, Revista Galenus, Vol 31, 2012:12

[2] Calet, H., et al , Joint contracture following prolonged stay in the intensive care unit, CMAJ 2008;178(6):691-7.

[3] Needham D. Mobilizing Patients in the Intensive Care Unit Improving Neuromuscular Weakness, JAMA. 2008; 300(14):1685-1690.