Tema de interés

La receta electrónica:

Facilitando el cuidado al paciente

JPEG - 3.5 KB
Estela M. Monserrate, PharmD
MMM Healthcare, Inc. y PMC Medicare Choice, Inc.

Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) establecieron programas de incentivos que utilizan una combinación de pagos y ajustes de pago para fomentar la prescripción electrónica de los proveedores elegibles. Entre estos programas, se encuentran el de incentivo del récord médico electrónico (EHR Incentive Program) y el de incentivo de la receta electrónica (eRx Incentive Program).

EHR Incentive Program

El Health Information Technology for Economic and Clinical Health (HITECH) Act, como parte del American Recovery and Reinvestment Act (ARRA), fue aprobado en 2009 con el propósito de promover la adopción y el uso apropiado de la tecnología en el campo de la provisión de servicios de salud, específicamente la utilización del récord electrónico.

De manera que se haga buen uso del récord electrónico, se creó el EHR Incentive Program para Medicare y Medicaid, basado en el concepto de Meaningful Use.

El proveedor puede participar en uno de los dos programas de incentivos: Medicare o Medicaid. Aunque son similares, la estructura de incentivos y penalidades varían.

Para recibir los incentivos, los médicos deben evidenciar el cumplimiento de ciertos criterios. La receta electrónica es uno de estos criterios establecidos por CMS para evidenciar la utilización apropiada del récord electrónico bajo Meaningful Use.

eRx Incentive Program

El eRx Incentive Program es otro programa que ofrece incentivos a aquellos proveedores u organizaciones elegibles, con el fin de facilitar y promover la utilización de la receta electrónica. El programa de incentivos fue autorizado bajo el Medicare Improvements for Patients and Providers Act (MIPPA) de 2008. Este fue implementado en 2009 y ofrece incentivos hasta el año 2013 de manera descendente.

Comenzando en 2012, el programa aplica unos ajustes de pagos en los servicios de Medicare Parte B a los proveedores que no cumplieron con los criterios de manera ascendente hasta 2014.

Aún hay retos en la implementación de la receta electrónica. Los costos asociados a la implementación del sistema, la aceptación y adaptación de los pacientes que no van a recibir una receta física, el cambio en el flujo de trabajo y cuán preparadas se encuentran las farmacias pudieran ser algunos de estos retos. Sin embargo, son muchos los beneficios de la receta electrónica, como el acceso y cuidado al paciente.

El campo de la salud sigue innovando sus procesos y se va moviendo cada vez más hacia lo electrónico.