Temas de interés

MOTIVANDO

La pasión y el éxito

JPEG - 5.6 KB
Dr. J.R. Román
www.motivando.com jrromanmotivando@gmail.com

“El talento es solo el punto inicial en la vida. Uno tiene que mantener ese talento funcionando y para mantenerlo hay que ponerle pasión”.

Sin pasión no podemos lograr nada. Podemos ser personas talentosas, pero si no le ponemos pasión a lo que hacemos, no lograremos lo que deseamos. La pasión puede llenar de energía nuestro talento. La pasión es más importante que un plan, la pasión crea fuerza y crea fuego. No existe una sola persona apasionada a la que le falte energía.

Cabe preguntar: ¿es suficiente el talento para lograr grandes cosas en la vida? En esta época en que sobrevaloramos las habilidades y despreciamos algunas virtudes, es bueno recordar que la respuesta a esta simple pregunta es: ¡No! Hay muchas personas talentosas que quedaron olvidadas en el fracaso y que nos recuerdan que el talento nunca fue suficiente.

Pero ¿qué es la pasión? La pasión es una emoción intensa que se caracteriza por el gran interés en una causa o actividad y por el deseo de conseguir algo o a alguien. La pasión es la forma como uno elige vivir la vida; las metas son las cosas que uno logra. La pasión es el primer paso para un logro, aumenta la fuerza de voluntad y estimula el talento. Tener pasión por algo es querer repetirlo siempre, es sentir un grado indescriptible de felicidad y de placer al hacerlo.

La pasión puede llenar con energía cada aspecto de la vida, incluyendo el talento. Una persona apasionada con talento limitado puede desempeñarse mejor que una persona con gran talento, pero pasiva. La pasión, la disciplina y la paciencia son 3 palabras que están detrás de los resultados exitosos de hombres y mujeres que han sobresalido en la ciencia, las artes, los deportes, y en general, en cualquier actividad.

Un ejemplo es ese deportista talentoso, o esa mujer de negocio talentosa que no fueron exitosos porque no le pusieron pasión al proyecto. Se requiere más que talentos para tener éxito. Entonces, lo que nos lleva al éxito no es el talento, sino la pasión. La pasión es la clave del éxito. Es el motor de la voluntad. La pasión cambia el “tengo que” por un “quiero”. Y eso hace fácil cualquier tarea.

La pasión es el fundamento de la excelencia. Puede transformar a una persona promedio en una persona excelente. Quien encuentra un propósito encuentra la pasión. Y así, esta pasión dará energía al talento para poder alcanzar la excelencia.

Dice un dicho: “Las personas son destruidas por la razón, pero son inspiradas por la pasión”.

Cuando no hay la energía deseada, se requiere encender la pasión. Para esto, uno debe preguntarse: ¿Qué cambios debo hacer? Para mantener encendida la pasión, se le debe alimentar. La pasión tiene el potencial de llevarnos sobre nuestras limitaciones. Al final, seremos recordados por nuestra pasión, que es lo que nos capacita para el éxito.

Al hacer lo que nos apasiona, transmitimos esa pasión a otras personas. Nuestro entusiasmo y motivación influenciarán el lugar donde estemos o a las personas con quienes nos relacionemos.

La pasión es el primer paso hacia el logro; es el único elemento que nos ayuda a vencer los problemas, los obstáculos y las adversidades que encontremos al luchar por lograr un sueño. Por eso, cuando hay pasión se enciende el fuego que nos motiva a actuar.

“No tengo ningún talento especial. Sólo soy apasionadamente curioso”. Albert Einstein