Artículos Médicos

La necesidad vital del dormir

Los trastornos del sueño han ganado notoriedad en la última década ante los hallazgos científicos de su alta frecuencia, la subestimación de los mismos y el hecho de no tratarlos de forma adecuada. Esto hace que dichos trastornos se vuelvan crónicos y generen un severo deterioro en condiciones tanto físicas como emocionales.

JPEG - 26.1 KB
Edgardo Prieto Agostini, MD
Psiquiatra Presidente, Sleep Disorders Educational Institute of PR Presidente, Sociedad Puertorriqueña de Psiquiatras Director Médico, Hospitalización Parcial, San Juan Capestrano, Caguas, PR

Neurotransmisores y neurohormonas

El ciclo de sueño y la vigilia es regulado por el tallo cerebral, el tálamo, los estímulos externos y por varias hormonas producidas a nivel del hipotálamo. Algunos neurotransmisores y neurohormonas están altamente correlacionados con los estados de sueño y vigilia. Por ejemplo, los niveles de melatonina son más altos durante la noche, y esta hormona parece favorecer el sueño. La adenosina, un nucleósido involucrado en la generación de energía para los procesos bioquímicos, se acumula gradualmente en el cerebro humano durante la vigilia, pero disminuye durante el sueño. Los investigadores creen que su acumulación durante el día estimula el sueño. Las propiedades estimulantes de la cafeína bloquean los efectos de la adenosina. Sin embargo, el papel de la adenosina está aún lejos de ser probada; así, en ratones que carecen de receptores de adenosina se observan patrones de sueño normales y respuestas normales a la privación del sueño.

El núcleo supraquiasmático (SCN) del hipotálamo desempeña un papel importante en la regulación de los ritmos circadianos. El SCN está influenciado por la luz externa y también genera su propio ritmo en el aislamiento. En presencia de luz, se envían mensajes a la glándula pineal para que ordene dejar de secretar melatonina.

Se han identificado neurotransmisores responsables de mantenernos despiertos tales como la acetilcolina, la serotonina, la norepinefrina, la histamina, la dopamina y la orexina. Por otro lado, neurotransmisores como el GABA y la galanina nos llevan a dormir.

Aspecto dinámico del sueño

Dormir es un estado dinámico (dividido en 4 etapas non-REM y una etapa REM –rapid eye movements–) que las especies vivas utilizan para procesos de curación, crecimiento y estabilización de procesos metabólicos. Por ejemplo, durante las etapas 3 y 4 del sueño non-REM (sueño de ondas lentas), los niveles de la hormona del crecimiento aumentan y se producen cambios en la función inmunológica.

Esta etapa del sueño es un estado anabólico marcado por procesos fisiológicos de crecimiento y rejuvenecimiento de los sistemas inmunológico, nervioso, muscular y esquelético del organismo. El sueño podría restaurar las neuronas y aumentar la producción de las proteínas cerebrales y de ciertas hormonas.

Sueño y desarrollo cerebral

De acuerdo con la hipótesis del sueño REM, la actividad que se produce durante el sueño REM neonatal parece ser particularmente importante para el organismo en desarrollo. Los estudios que investigan los efectos de la privación del sueño REM han demostrado que la privación temprana en la vida puede dar lugar a problemas de conducta, trastornos del sueño permanente, disminución de la masa cerebral y una cantidad anormal de muerte celular a nivel de las neuronas.

Sueño y memoria

Un proceso que por lo general se cree altamente dependiente del sueño REM es la memoria. El sueño REM parece ayudar a la consolidación de la memoria espacial y de procedimiento, mientras que el sueño de onda lenta ayuda con la consolidación de la memoria declarativa.

En estudios confiables, a los sujetos participantes de experimentos se les da material académico para aprender de forma organizada y sistemática, habiéndose podido comprobar científicamente que la retención se incrementa notablemente después de una noche de sueño saludable. Algunos teóricos sostienen que el ahorro de memoria, específicamente en la memoria a largo plazo, es un proceso lento y propenso a errores, y proponen que la entrada cerebral primero se guarda en una memoria de almacenamiento temporal y luego se codifica y se transfiere a la memoria a largo plazo durante el sueño.

Comentario

Mantener un sueño saludable mejora la calidad de vida, los aspectos cognoscitivos, el sistema inmunitario, la sexualidad, las condiciones cardiovasculares y endocrinológicas entre muchas otras que se puede mencionar.

JPEG - 39.4 KB
Esquema simplificado de las fases del sueño; fases REM en rojo (GNU v.1.2. Kernsters)