Temas de interés

La naturaleza como inspiración en la arquitectura

El ejemplo de Antonio Gaudi (1852-1926)

JPEG - 7 KB
Cristina Villanueva-Meyer, M Arch
vmbstudio@gmail.com

Cada día hay más edificaciones en el mundo, pero gran parte de este sigue conformado por naturaleza. Por lo tanto, esta es una buena fuente de inspiración para crear nuevos diseños arquitectónicos. Las formas, conceptos y análisis que obtenemos observándola pueden llevarnos a crear ideas originales para los diseños de las nuevas edificaciones de nuestro hábitat.

Un arquitecto conocido por su estilo único, basado en la observación de la naturaleza fue Antonio Gaudí. Él, además de tener un sentido de la geometría y el volumen, analizaba las formas orgánicas de la naturaleza y se inspiraba en ella, lo cual lo llevó a usar en sus obras formas geométricas como el paraboloide hiperbólico, el hiperboloide y el helicoide, entre otras. Muchas de las creaciones de Gaudí las encontró en las formas de las cañas o de los huesos. Decía que no existe mejor estructura que un tronco de árbol o un esqueleto humano.

El ejemplo de Antonio Gaudi (1852-1926) Si bien La Sagrada Familia es la obra más conocida y vista de Gaudí en España, hay varias de sus otras edificaciones que han sido consideradas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Cuando Gaudí diseñó La Sagrada Familia, analizó esta estructura como si fuese un bosque y logró crear una obra personal e imaginativa que encuentra su principal inspiración en la naturaleza.

Así como lo hizo Gaudí, hay muchas otras formas de la naturaleza que nos rodea que podemos tomar en cuenta para crear obras nuevas y originales. Las hojas poseen una estructura especial y los troncos también. De igual manera, las montañas, cuevas y riscos tienen formas onduladas que podemos utilizar para crear diseños con gran dinamismo. Gaudí se compenetró e inspiró tanto en la naturaleza que esta lo llevó a crear formas únicas, por lo que llegó a ser considerado un genio de la arquitectura.

De esa manera, con el mismo cuidado y perfección que tuvo y logró Gaudí en su momento, es posible hoy en día, tomando conceptos de la naturaleza y adaptándolos a la realidad y a la práctica, crear obras modernas e innovadoras.