Historia

La historia de la sección de Hematología de la Escuela de Medicina de la UPR

JPEG - 5 KB
Norman Maldonado, MD
Hematólogo-Oncólogo Ex Presidente de la Universidad de Puerto Rico

La sección de Hematología fue creada en 1952 en la nueva Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico en el Hospital Municipal de San Juan, ubicado en la avenida De Diego en Santurce, donde está hoy el Museo de Arte de Puerto Rico.

Su fundador y los inicios

Su fundador fue el Dr. Ángel Arturo Cintrón Rivera, quien había realizado su entrenamiento formal en hematología en la Universidad de Michigan en Ann Arbor. En poco tiempo obtuvo un donativo de los Institutos Nacionales de Salud para un programa de entrenamiento. El Dr. Ángel Luis Rodríguez Rosado fue su primer fellow. Uno de los primeros logros fue crear un laboratorio de medicina nuclear para estudios de volúmenes de sangre y sobrevida de células rojas. Con el tiempo, ambos fueron líderes en medicina nuclear en la isla. El Dr. Cintrón Rivera fue una figura internacional y nacional en el campo de la medicina nuclear, llegando a ocupar la secretaría de la Sociedad de Medicina Nuclear Americana.

JPEG - 34.6 KB
Dr. Ángel Arturo Cintrón Rivera en ocasión de la inauguración del laboratorio de medicina nuclear en el Centro Cardiovascular de Puerto Rico. Observan el Dr. Germán Malaret y la Directora Ejecutiva del Hospital

Nueva sede en 1960

En 1960, la Escuela de Medicina se mudó al Hospital de Distrito Universitario donde se trasladó el Hospital de Distrito de Bayamón y donde se integró la sección de Hematología. El Dr. Enrique Pérez Santiago, Director de Hematología del Hospital de Distrito de Bayamón, fue nombrado Jefe de Hematología y el Dr. Cintrón Rivera, Director del Laboratorio de Investigaciones Clínicas. El Dr. Pérez se entrenó con el Dr. William Dameshek en Boston. El Dr. Jenaro Haddock, que también había ido a Boston, se unió a la sección de Hematología. En 1963, se obtuvieron fondos para un programa de entrenamiento auspiciado por NIH. En 1964, este autor comenzó como el primer fellow de hematología del nuevo programa.

En 1965, se inauguró el Centro de Investigaciones Clínicas auspiciado por NIH y el Dr. Cintrón Rivera fue el primer director. En el 1966, el Dr. Pérez Santiago se retiró y, habiendo llegado yo de terminar mi entrenamiento con el Dr. William Crosby en Boston, fui nombrado Director de Hematología. Ese año se cerró el Laboratorio del Ejército para Investigaciones Tropicales en el Hospital Rodríguez y se nos dio un donativo de un millón de dólares para terminar los estudios de esprue tropical y rendir un informe. Con esos fondos se remodeló un área de 3000 pies cuadrados para expandir la sección. En 1967, se unió a nosotros el Dr. Enrique Vélez García, recién graduado de Barnes Hospital, bajo la tutela del Dr. Carl Moore. Para esa época las clínicas se movieron al nuevo Centro Médico y allí atendíamos todos los martes, más de 120 pacientes de toda la isla.

JPEG - 33.5 KB
Dr. José Juan Corcino, Dr. Enrique Pérez Santiago, Profesora Jean Fradera y Dr. Enrique Vélez García en ocasión de un reconocimiento al Dr. Pérez Santiago

La década de 1970

En 1970 comenzó el Programa Médico Regional y recibimos un donativo para expandir en varios hospitales de la isla los servicios de Hematología, de Quimioterapia en Cáncer y el Banco de Sangre. Tuvimos un buen número de fellows, entre ellos los Drs. José Juan Corcino, Ezequiel Rivera, Enrique Horta, Herbert Goldman, Antonio Grillo, José Lozada, Francisco Robert, Pedro Juan Santiago, Antonio Frías, Josefina Montalvo, Carlos del Valle y Fernando Cabanillas. Durante esos años, se publicaron muchos trabajos importantes y se hicieron presentaciones en los congresos de Hematología en los Estados Unidos y Europa. Para esa época, se unió a nuestra sección el Dr. Francisco Muñoz y también se hizo necesario establecer una clínica los jueves para los pacientes de oncología, que dirigía el Dr. Vélez García.

En 1970, fuimos los huéspedes de la reunión anual de la Sociedad Americana de Hematología, un evento histórico y único. Ese año comenzó también nuestro último proyecto de esprue tropical en colaboración con la Universidad de Rochester, el Dr. Fred Klipstein y el Dr. José Juan Corcino, que confirmó que el esprue era causado por una flora intestinal anormal, por lo que se curaba con antibióticos. Ese trabajo lo realizó inicialmente el Dr. Ricardo Guerra en el Hospital Rodríguez y nosotros lo ampliamos y corroboramos. En 1973, el Dr. Muñiz fue nombrado Director de Hematología y, en1976, asumió esa posición el Dr. Corcino, quien también fue Director del Centro de Investigaciones Clínicas.

De 1978 a la actualidad

En 1978, el Dr. Enrique Vélez García asumió la Dirección de Hematología hasta 2005, periodo en el que hubo muchos adelantos y el traslado a un nuevo local. Se inició una Unidad de Oncología en el Hospital Universitario y se entrenó a la mayor parte de los hematólogos-oncólogos de Puerto Rico para esa fecha. Se reclutó al Dr. Justiniano Castro, quien se había entrenado en el hospital MD Anderson en Houston, para iniciar un programa de trasplante de medula ósea, el primero para adultos en la isla. En 2005, se nombró a la Dra. Eileen Pacheco Directora Interina de la sección, y hoy es su Directora en propiedad. La Dra. Maribel Tirado, también entrenada en MD Anderson, dirige el programa de entrenamiento con la ayuda de la Dra. Adry Fernández, la Dra. Genoveva Martínez y el Dr. Alberto López.

Pero la historia de la sección de Hematología no está completa sin la mención de una persona que llego allí con el Dr. Pérez Santiago de Bayamón luego de adiestrarse en el Laboratorio Thorndike en Boston: la Lcda. Jean Fradera ha sido el corazón de la sección por más de 50 años. Su agudeza clínica, su dominio de la coagulación, la histoquímica y la morfología fueron instrumentales en muchos de los descubrimientos y trabajos importantes realizados en la sección y en la Escuela de Medicina. Su amor a la enseñanza a los estudiantes y fellows ha sido excepcional. Muchos de los logros se le deben a ella.

Esta breve historia no le hace justicia a los extraordinarios servicios de calidad brindados a toda nuestra población en los últimos 60 años, los que comenzaron en el viejo Hospital de la Capital y continuaron en el sótano de Hospital Universitario.

Gracias a todos los que han sido parte de esa historia.