Historia

La familia Chamberlen:

El misterio de su éxito profesional y el secreto del fórceps

JPEG - 1.1 KB
Especial para Galenus
Marco Villanueva-Meyer, MD

La necesidad de resolver problemas para ayudar a los pacientes, unida al conocimiento, al ingenio y, sobre todo, a la voluntad e interés personal ha permitido inventar o descubrir muchos instrumentos o remedios. El desarrollo del fórceps está íntimamente vinculado a la actividad de la familia Chamberlan en Inglaterra en los siglos XVI al XVIII y también se relaciona con debilidades humanas, como la ambición y la codicia.

Peter Chamberlen era el mismo nombre de dos hermanos que habían nacido con doce años de diferencia. Por eso, se les reconocía como “el Viejo”, nacido en 1560 y “el Joven”, nacido en 1572. Eran hijos de un cirujano francés, que por motivos religiosos –era hugonote practicante–, tuvo que salir de Francia. Se estableció en Inglaterra, donde trabajó exitosamente como cirujano. Sus hijos continuaron con la profesión del padre y se convirtieron en médicos dedicados a atender partos.

JPEG - 30.7 KB

La invención del fórceps

Se atribuye a Peter Chamberlen “el Viejo”, la invención del fórceps. Mantuvo este instrumento como secreto absoluto dentro de la familia. De esa manera, solamente él, su hermano, sus hijos y nietos médicos lo tuvieron a disposición.

Se cuenta que, cuando acudían a atender un parto, llevaban el fórceps en una gran caja, muy grande para el tamaño del instrumento, en un carruaje especial. Además, exigían que todos salieran de la habitación. El celo y secretismo rayaban casi con lo absurdo ya que, inclusive, vendaban los ojos de la parturienta. Al terminar el procedimiento, se escuchaba el sonido de una campanita seguido del llanto del recién nacido.

En esa época, un parto complicado u obstruido terminaba generalmente con la muerte del bebé y, en muchos, casos de la madre. Con el fórceps, los Chamberlen adquirieron gran fama. Se convirtieron en médicos de la nobleza y de la reina; y la fortuna no demoró en llegar.

El fórceps tiene forma de pinzas curvas, con dos ramas parecidas que se articulan entre sí y que se adaptan a la cabeza fetal y a la pelvis materna, lo que permite ayudar a la extracción del bebé en los partos complicados o distócicos.

Peter Chamberlen, “el Viejo”, tuvo problemas con el Colegio de Médicos por prescribir medicamentos sin seguir las reglas. Su hermano, “el Joven”, también fue juzgado por el Colegio de Médicos, pero la ayuda del Cardenal lo libró. En 1616, ambos propiciaron un pedido de las comadronas para crear una asociación independiente. El Colegio de Médicos rechazó esta solicitud y amonestó a los Chamberlen.

El Dr. Peter Chamberlen

En 1601, nació un hijo de “el Joven”, a quien se conoció como el “Dr. Peter Chamberlen”. Desde niño, aprendió el arte de la Medicina. Al igual que su padre y su tío, se dedicó a atender partos, siempre en secreto y cobrando altas sumas de dinero. Estudió en Padua, Heidelberg y Cambridge. Fue nombrado fellow del Colegio Médico y designado obstetra de la casa real.

Era arrogante y vestía en forma tan llamativa que el mismo Colegio Médico le llamó la atención. Pero su fama era tan grande que inclusive el Zar de Rusia quiso contratarlo, lo que rechazó el Rey inglés.

Al igual que su padre y tío, su actividad generó controversias con el Colegio de Médicos: pidió al Rey que se crease una asociación que rigiera a todos los obstetras, en la que él fuera el presidente y el examinador principal. Recibió un rechazo furioso y, en respuesta, se le exigió que pidiera al Obispo de Londres una licencia para ejercer. El uso del fórceps fue inclusive motivo de pugnas políticas, en las que un grupo político las apoyaba mientras que el partido opositor favorecía técnicas de dilatación.

Tres de sus hijos practicaron la obstetricia, utilizando el fórceps y cuidando el secreto con el mismo celo. El mayor de ellos fue Hugh “el Viejo”, nacido en 1630.

Hugh “el Viejo” y Hugh “el Joven”

Hugh Chamberlen “el Viejo” fue médico de la casa real. Al igual que su padre y sus abuelos, su actividad fue controversial. Se involucró en política y cuando el Rey abdicó, el Colegio de Médicos lo acusó de ejercer sin licencia. Viajó a Holanda y estuvo cinco años allí. Se presume que allí vendió alguno de sus instrumentos, tal vez al famoso obstetra holandés, van Roonhuyze, que desarrolló un sistema parecido pero solo de una pieza en lugar de dos.

Tuvo un hijo, Hugh “el Joven”, nacido en 1664, quien se graduó de médico en Cambridge y fue muy reconocido. Este no tuvo hijos hombres, por lo que es probable que, al no tener herederos varones, se liberara del compromiso de no divulgar el secreto.

La venta del fórceps

Se dice que Hugh “el Viejo” viajó a París en 1670 para vender el fórceps al médico personal del Rey de Francia. Antes de pagarle, le pidieron hacer una prueba en un caso muy complicado. Sus tentativas fueron infructuosas, no tuvo éxito y volvió a Londres sin la fortuna que esperaba.

Pasaron un par de décadas, hasta que, en 1693, su hijo vendió algunos de sus instrumentos en Holanda. Algunas versiones dicen que los vendió al Colegio de Médicos de Ámsterdam que, a su vez, vendió en exclusividad el permiso de uso a algunos parteros que siguieron lucrando de este instrumento.

Después de su divulgación

Después de volverse de dominio público, el fórceps de Chamberlen tuvo algunas pequeñas, y no siempre afortunadas, modificaciones. Una de estas fue la del cirujano y obstetra flamenco Jan Palfijn (1650-1730), a quien, equivocadamente se le atribuye el invento.

Recién en 1750, Levret en Francia y Smellie en Londres, casi simultáneamente, acomodaron su forma al eje de la pelvis, mejorando su campo de aplicación.

Comentario

Gracias al fórceps, se salvaron muchos niños y sus madres de una muerte segura. Lamentablemente, tomó cerca de cuatro generaciones que esto se diera a conocer al mundo. De haberse divulgado, seguramente se hubieran salvado muchos miles de niños y mujeres más.

Su inventor se pudo haber convertido en un héroe, como ocurrió con Roentgen. El tema de la propiedad intelectual o del desarrollo comercial, tan en boga en la actualidad, tuvo en la historia del fórceps a uno de sus primeros y críticos ejemplos.

Literatura

  1. Aveling JH. The Chamberlens and the midwifery forceps. London, 1882.
  2. Viets HR (1964) A short history of midwifery (WB Saunders, Philadelphia), pp 44–56.
  3. Munk W (1878) The Roll of the Royal College of Physicians of London 2nd Edn. I,RCP, London.
  4. Spencer HR (1927) The history of British midwifery. (John Bale, Sons and Danielsson, London).
  5. Dunn, P. The Chamberlen family (1560–1728) and obstetric forceps. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed 1999;81:F232-F234