Temas de Interés

Temas de Interés / Espacios, diseño y arquitectura

La arquitectura minimalista:

El ejemplo de Mies Van der Rohe

JPEG - 4.6 KB
Cristina Villanueva-Meyer, M Arch
vmbstudio@gmail.com

Ludwig Mies Van der Rohe (Aachen, Alemania, 1886 - Chicago, USA, 1969) ha sido uno de los arquitectos más influyentes de la arquitectura moderna y minimalista. Arquitecto y diseñador industrial, dirigió la escuela Bauhaus entre 1930 y 1933. Desde 1998, cada dos años, la Unión Europea entrega el “Premio de Arquitectura Contemporánea Mies van der Rohe”, en homenaje al célebre arquitecto y diseñador industrial alemán.

La simplicidad en los diseños de Mies ha sido un ejemplo en la arquitectura moderna y minimalista para demostrar que con pocos elementos se puede construir obras de calidad. Su famosa frase less is more (menos es más) es una de las más usadas para describir la arquitectura minimalista, que se basa en tener pocos elementos, como el vidrio, el concreto y el acero.

Una de las obras más representativas de Mies Van der Rohe es el Barcelona Pavilion, diseñado en representación de Alemania en la Exposición Internacional de Barcelona celebrada en el año 1929. Este edificio, ubicado en el cerro de Montjuic, muestra claramente las ideas del movimiento moderno y se considera uno de los cuatro hitos de la arquitectura moderna.

Con un diseño de tamaño modesto y libre de planos exentos, y elevado ligeramente respecto al entorno, el Barcelona Pavilion muestra fluidez y una clara conexión entre el interior y el exterior, y continuidad en los espacios gracias a la transparencia de los grandes paños acristalados y los reflejos de las distintas superficies de mármol pulido, vidrios y láminas de agua. En su diseño también se usó una modulación estricta para dividir el pabellón en cuatro zonas –el espacio ceremonial central, la zona administrativa, la terraza principal y el patio sur– que están interconectadas por su diseño fluido.

Mies Van der Rohe siempre habló sobre lo importante de “plasmar y diseñar lo que no se ve para mostrar lo que no se construye”. De ese modo, con pocos elementos y con detalles específicos, puso énfasis en su conocida frase “Dios está en los detalles” con la que da a entender que los elementos específicos y los detalles únicos pueden dar calidad a un espacio limpio, para crear elegancia y una obra única y original.