Historia

José Manuel Torres Gómez: Médico cardiólogo, educador y escritor

El Dr. José Manuel Torres Gómez ha sido uno de los médicos que más ha contribuido a la Cardiología, a la educación de nuestro pueblo y a la defensa de la práctica privada de la Medicina. Fue presidente de la Asociación Médica de Puerto Rico y defensor de los deberes y derechos de los médicos para servir bien a sus pacientes como él lo hizo, siendo fundador y defensor de la Triple S.

JPEG - 3.4 KB
Norman Maldonado, MD
Hematólogo-Oncólogo
Ex Presidente de la Universidad de Puerto Rico

José Manuel Torres Gómez nació en San Juan en 1918. Su familia vivía en Miramar y él estudió en la Academia del Perpetuo Socorro. Él vive todavía en ese rincón tan bello de nuestra ciudad Capital y, desde su apartamento con una bella vista del Condado, puede decirnos quien vivía en cada casa de su vecindario.

Sus estudios y su servicio durante la Segunda Guerra Mundial

El Dr. Torres Gómez estudió en Manhattan College y, luego, fue admitido a la Universidad de Maryland para estudiar Medicina, al igual que muchos otros jóvenes puertorriqueños en la época de la Segunda Guerra Mundial. En 1943, al terminar sus estudios, tenía una comisión como oficial del Ejército de los Estados Unidos, pero primero vino a Puerto Rico para hacer su internado en el moderno Hospital del Distrito de Bayamón. En 1944, ingresó al servicio militar activo y fue enviado a Europa como Comandante de una compañía médica. En su libro detalla sus experiencias en la Segunda Guerra Mundial y cómo recibió la Medalla de Bronce por su desempeño en el campo de batalla.

Retorno a Puerto Rico

Luego de la Guerra Mundial, el Dr. Torres Gómez regresó a la isla, pero en 1950 viajó al Hospital de Veteranos del Bronx para terminar su residencia en Medicina Interna. A su regreso definitivo, comenzó a trabajar en la recién creada Escuela de Medina de la Universidad de Puerto Rico y en el Hospital Municipal de San Juan. Se le asignó la tarea de desarrollar el primer Laboratorio Cardiovascular para el programa de cirugía cardiovascular, que era dirigido por el Dr. Francisco Raffucci. En ese tiempo, comenzó a trabajar en el antiguo Hospital de Veteranos que estaba localizado en San Patricio, donde laboró hasta 1974, año en que publicó su libro sobre la Cardiología en Puerto Rico.

Actividad médica y gremial

Durante su vida profesional, el Dr. Torres Gómez trabajó en varios otros hospitales como el Sanatorio Ruiz Soler y el Hospital Presbiteriano.

En 1962, fue elegido Presidente de la Asociación Médica de Puerto Rico, desde donde luchó decididamente en defensa de los derechos de los médicos y del ejercicio privado de la profesión y contra el control de la salud por el Gobierno. Argumentó frente al Gobernador don Luis Muñoz Marín a favor de la práctica privada, enfrentándose, inclusive, al entonces Secretario de Salud, el Dr. Guillermo Arbona. Con el transcurrir del tiempo podemos decir, hoy en día, que su modelo se viene imponiendo pues la medicina controlada por el Gobierno no pudo ofrecer el cuidado que el pueblo necesitaba y quería.

Motivado por su deseo de servir a la comunidad puertorriqueña, lideró ejemplarmente la primera actividad de donación de sangre en Puerto Rico junto a 99 galenos el 5 de diciembre de 1960, iniciando de esa manera el programa de sangre de la Cruz Roja en Puerto Rico.

En el año 1966, el Dr. Torres Gómez fue electo Presidente de la Asociación Puertorriqueña del Corazón. En 1967, se le eligió como Fellow del Colegio Americano de Cardiología y, en 1974, fue distinguido como Médico del Año por la Asociación Médica de Puerto Rico. En 1980, fue el Secretario de la XI Congreso Interamericano de Cardiología que se llevó a cabo en San Juan.

En 1969, fue director médico del Centro de Diagnóstico de Cardiopatías Congénitas, que funcionaba en un local suyo en la avenida Fernández Juncos, Parada 21, en Santurce. A este centro él le donó sus servicios profesionales. Contaba con los equipos más modernos y la ayuda desinteresada de los médicos del Programa de Cardiología del Hospital Pediátrico. Allí se atendieron más de 2000 pacientes y funcionó hasta 1978, cuando ya Puerto Rico contaba con varias instituciones dedicadas a las cardiopatías congénitas.

El escritor y líder de opinión

El Dr. Torres Gómez fue un escritor prolífico especialmente en la prensa del país, con columnas sobre asuntos de interés y muchas controversiales, en los periódicos El Mundo y el San Juan Star. Una de sus áreas de mayor interés fue sobre la posición de la Asociación Médica de Puerto Rico y la nueva Escuela de Medicina. Tengo que reconocer que me convenció de que la Asociación Médica temía que la Escuela fuera una de segunda clase. El Rector, don Jaime Benítez, se encargó que eso no fuera así.

En 1988, publicó un libro sobre sus columnas y cartas al lector en esos periódicos. No ha habido otro escritor más certero en la defensa de la salud y bienestar de nuestro pueblo. Sus columnas son hoy día tan válidas como antes. Una de ellas, titulada “Death of a Lady” es una joya literaria. Tiene que ver con una ley para crear el Colegio Médico en 1986 y es relevante aún hoy en día.

También escribió libros sobre los médicos egresados de su alma mater, la Universidad de Maryland. Su obra también rebasó el campo médico: su libro titulado El secreto del dominó es otra gran contribución que debe ser leída por los aficionados a ese juego.

El Dr. José Manuel Torres Gómez perteneció a una generación de jóvenes puertorriqueños talentosos que estudiaron en las mejores universidades de los Estados Unidos, muchos de ellos sirviendo inclusive en el Ejército y que regresaron a cuidar de nuestro pueblo cuando más los necesitábamos. En el 2004, el Capítulo de Puerto Rico del Colegio Americano de Cardiología dedicó su convención anual al Dr. Torres Gómez. Él ha sido uno de nuestros médicos y escritores ejemplares.


Bibliografía Torres Gómez, José Manuel. - El secreto del dominó - Imp. San Rafael, Puerto Rico, 1990. Torres Gómez, José Manuel. - El Dr. José María Vargas (1786-1854) y Puerto Rico, 1987.