Historia

James Parkinson (1755-1824), su trascendencia médica, social y humanística

Especial para Galenus Marco Villanueva-Meyer, MD

En el periodo romántico inglés destacó la figura de James Parkinson como médico, político, geólogo y persona de gran trascendencia social. Sus intereses fueron muy amplios y variados y, en el campo de la medicina destacan los artículos sobre la gota y en especial el Ensayo sobre la parálisis agitante, de 1817, donde describe la enfermedad que hoy lleva su nombre, la enfermedad de Parkinson.

James Parkinson nació en 1755 en Londres. Fue hijo de John Parkinson, un boticario y cirujano. Estudió Medicina en London Hospital Medical College y, en 1784, aprobó el examen como médico. Unos meses antes, se casó con Mary Dale, con quien tuvo seis hijos. Falleció en Londres, a los 69 años, en 1824.

Participación pública y en política

Parkinson siempre tuvo un gran interés en la política de su país. Apoyó a las personas que no tenían privilegios y se vio inspirado en la Revolución Francesa y en el pensamiento que promueve la igualdad de derechos entre los ciudadanos.

Parkinson preparó varios panfletos de contenido político, en los que pidió reformas y cambios en el Parlamento, en la participación ciudadana y en la instalación del voto universal. Los círculos conservadores vieron esto mal e, inclusive, hicieron que Parkinson fuera investigado cuando una de las sociedades secretas a las que él pertenecía fue involucrada en un plan para asesinar al rey Jorge III. Afortunadamente, este caso fue archivado y no se presentaron cargos en su contra.

Salud pública, niños y enfermos mentales

Acorde con sus ideas y con la situación social en la que se vivía, él solía atender a los pacientes pobres sin cobrarles. Siempre mostró gran interés por la salud pública y, sobre todo, para que esta mejore al igual que el bienestar del pueblo. Trabajó por más de 25 años como médico en un manicomio privado y abogó por la protección y la situación legal de los enfermos mentales, sus familias y sus médicos.

De modo semejante, se interesó mucho por los problemas de salud de los niños pobres, a quienes, se dice, atendía con gran interés y sensibilidad. Además, luchó para cambiar la situación de los niños que trabajaban en las fábricas.

Medicina - Obra escrita

En la primera década de 1800, Parkinson dejó de lado su participación en política y preparó varias obras médicas. Entre ellas, destaca un manual para público profano, que incluye una serie de enfermedades y condiciones que van desde la hidrofobia hasta el trismo. Buscaba en sus textos la promoción de la salud y el bienestar de la mayor parte de la población.

También preparó manuales y textos con indicaciones y sugerencias sobre cómo criar y cuidar a los niños y sobre problemas frecuentes en pediatría. Sus textos incluían sugerencias sobre higiene, prevención de enfermedades, primeros auxilios, formas de recuperarse de traumas, e informaba sobre técnicas de resucitación. Además, advertía sobre juegos o actividades peligrosas que podían causar heridas o complicaciones serias. Entre sus obras destacan:

  • Sus artículos sobre gota, en los que hace mención a su experiencia personal y la de su padre;
  • El efecto de las heridas por rayos, con sus consecuencias neurológicas;
  • Un caso sobre peritonitis y la primera operación de apendicectomía, donde participó con su hijo;
  • Un tratado sobre tifoidea y fiebres altas.
  • Un texto sobre cartas de un padre a su hijo que quería ser médico.

Ensayo sobre “parálisis agitante”

La obra escrita más conocida de Parkinson fue un ensayo de 66 páginas: Essay on the shaking palsy (1817). Allí, describe en forma sistemática experiencias clínicas en seis casos de personas afectadas por la enfermedad que denominó “parálisis agitante”. Al inicio de su ensayo es humilde y claro al mencionar que no había tenido posibilidad de realizar estudios anatómicos rigurosos y reconoce que se basaba en conjeturas en vez de en una investigación rigurosa. Describe que se trata de “movimientos temblorosos involuntarios, estando la fuerza muscular de las partes en reposo disminuida, lo que provoca tendencia a inclinar el cuerpo hacia adelante y a caminar con pasos rápidos y cortos; sin que los sentidos y la capacidad intelectual estén afectados”.

El trabajo original de Parkinson permaneció en el olvido. Más de 60 años después de la descripción inicial, el famoso neurólogo francés Jean-Martin Charcot fue quien acuñó el término “Enfermedad de Parkinson” y quien la amplió observando que, en un momento dado, la mente se puede ver comprometida y la memoria se puede deteriorar.

Charcot solía enfatizar a sus estudiantes: “Si dicen de un médico que tiene muchos conocimientos, que sabe mucho de anatomía y fisiología, eso no es un gran elogio, pero, si dicen que es un observador, que sabe cómo ver y comprender, ese es probablemente el mayor elogio que se puede hacer”.
JPEG - 23.7 KB
Esquema de hombre con enfermedad de Parkinson, (Autor: William Richard Gowers, 1886. Fig. 66 de A Manual of Diseases of the Nervous System de Herter, 1892)

Geología

Parkinson también tenía un interés importante en la geología y en la paleontología. Reunió una de las colecciones más importantes de fósiles y publicó tres volúmenes de su texto sobre fósiles Restos orgánicos del mundo anterior, en el que trató de brindar una explicación científica sobre los fósiles. Él mismo se ocupó de ilustrar sus obras.

Fue uno de los 13 miembros fundadores de la Geological Society of London, en 1807. Inclusive, en los círculos geológicos se recuerda a Parkinson por varios epónimos. Varios fósiles fueron llamados según él: Apiocrinuxs parkinsoni, ammonite parkinsonia parkinsoni, gastropod rostellaria parkinsoni, y la palma sin tallo nipa parkinsoni. Después de su muerte, gran parte de su colección fue adquirida por el Museo Británico de Historia Natural y por las Universidades de Oxford y Cambridge.

Química

Otro de sus muchos campos de interés fue la química. En 1800, escribió un libro de bolsillo sobre química para principiantes, del cual publicó cuatro ediciones.

Comentario

La trascendencia de la vida de Parkinson fue más allá de la descripción de la enfermedad que hoy día lleva su nombre.

Además de su actividad como médico e investigador con amplios y variados intereses, trató de ayudar a la población, inclusive, desde el campo de la política, buscando mejorar las condiciones de vida, sobre todo de niños y enfermos mentales. De modo semejante, en sus textos buscó difundir información que pudiera ser de utilidad y ayuda para la población en general, proporcionando sugerencias médicas, sobre todo de tipo preventivo. Inclusive, en sus textos médicos y científicos, mantuvo la modestia y generosidad de las personas cuya grandeza las hace trascender.

Bibliografía

  • Bett, W.R. James Parkinson: Practitioner, Pamphleteer, Politician and Pioneer in Neurology. Medical Press, 1955, 234: 145.
  • Critchley, M. (editor).James Parkinson (1755-1824). A Bicentenary Volume of Papers Dealing with Parkinson’s Disease Incorporating the Original Essay on the Shaking Palsy. London, 1955.
  • Eyles, J.M. James Parkinson (1755-1824). Nature, 1955, 175: 580-581.
  • Haymaker, W.; Schiller, F. (Ed). The founders of Neurology. 2nd ed. Springfield, Illinois, Charles C. Thomas Pub.
  • Rowntree, L.G. James Parkinson. JHopkins Hosp Bul, 1912, 23: 33-45.

Curiosidad: Apesar de la gran influencia que tuvo Parkinson en campos tan variados, no hay retratos ni fotografías de él (la primera fotografía data de 1826, dos años después de su muerte).